Escúchenos en línea

Nica apuñala a rival que violó a su mujer en Costa Rica

San José. diarioextra.com | 4 de Mayo de 2010 a las 00:00
La policía capturó al sospechoso de herir al presunto violador de su mujer, mientras ésta le preguntaba si se sentía bien. Por defender a su novia, José Santos Romero Rocha se batió en un duelo a puñaladas con un hombre conocido como “Sapito”, quien recibió una estocada en el abdomen, lo que lo tiene entre la vida y la muerte. Según la policía, Romero atacó a “Sapito” en el bulevar Paseo Unión Europea, en avenida 4 de San José, por haber violado días atrás a su pareja, identificada como Johanna Meneses. Luis Moncada, oficial de la Fuerza Pública, comentó que la agresión se produjo en medio de una riña. “Se da un pleito entre dos hombres por una mujer, cuando llegamos el agresor estaba con ella, mientras que el otro hombre presentaba una profunda herida”, narró. La mujer, agradecida con su pareja, trataba de limpiarle la sangre que le cubría el rostro mientras aseguraba que había sido violada. “Hace unos días estaba tomando licor sola y ‘Sapito’ aprovechó que estaba borracha para abusar sexualmente de mí. Me hizo de todo, es un degenerado. Nunca he tenido nada con él, yo tengo mi novio, al que amo, y con tal de defenderme resultó herido”, recordó. Tras ser herido, “Sapito” fue llevado de emergencia al Hospital San Juan de Dios con una profunda herida en el abdomen. Flor Manzanares presenció la gresca, dijo que el pleito empezó con los puños y acabó con puñales. “Estaban discutiendo acaloradamente cuando sacaron los cuchillos y empezaron a darse. Cuando uno de ellos se dio cuenta que había herido a su rival se marcharon, pero fueron detenidos por la policía cuando trataban de meterse a una cantina”, recordó. La pareja de nacionalidad nicaragüense tiene un año y medio de estar junta y ahora estará separada varios días porque Romero quedó detenido como sospechoso de apuñalar a su rival. El caso está en manos de las autoridades. Suegro y yerno atropellados por borracho San Carlos, Alajuela. El súbito fallecimiento de Olman Jacinto Bello Obando, de 32 años y de su yerno Roberto Manzanares Durán, de 23 años, provocaba que ayer la vivienda de ambos, situada en Los Ángeles de La Fortuna en San Carlos, se viera envuelta en un ambiente de mucho dolor. “La vida nos ha golpeado sin ninguna misericordia”, expresó ayer Marta Ugalde Carranza, suegra del primero y abuela de la esposa del segundo. Suegro y yerno, que viajaban en una moto que conducía el primero, perecieron atropellados la madrugada del domingo por un chofer ebrio de apellido Arias, quien habría invadido el carril contrario, según la oficina de Prensa de la Fiscalía General. “Sentimos que nos han golpeado doblemente y con mucha fuerza”, agregó la señora. Olman y la hija de ella, Daria Campos, tenían 13 años de conocerse y 12 de convivir juntos. Ambos se conocieron en el poblado de Los Ángeles. En el caso de Roberto y su nieta Tamara, la relación era de cinco años. Tenían una hija de cuatro. Olman nació Las Segovias, se crió en Chontales y llegó a Costa Rica con sus padres cuando apenas tenía 12 años. La familia escapaba de la ola de violencia que envolvía a su país. Roberto vino aún más joven procedente de El Rama. El suegro y yerno, con sus respectivas mujeres, vivían bajo el mismo techo y eran muy amigos Al chofer Arias por ahora no le van a solicitar medidas cautelares, trascendió ayer.

Descarga la aplicación

en google play en google play