Escúchenos en línea

Empieza a cundir pánico entre salvadoreños afectados por cientos de sismos

Agencia AFP. Desde Turín, El Salvador. | 20 de Diciembre de 2006 a las 00:00
La actividad sísmica en el occidente de El Salvador ha hecho cundir el pánico entre los pobladores de esta zona, donde muchas viviendas han sufrido daños, lo que ha obligado a las autoridades a declarar alerta verde en el departamento de Ahuachapán y un área de Santa Ana. Uno de los poblados más afectados por el enjambre sísmico que se registra desde el domingo es Turín, un pintoresco poblado del departamento de Ahuachapán, a unos 88 km al oeste de San Salvador, donde las viviendas de adobe han empezado a resquebrajarse, haciendo que muchos moradores las abandonen. José Cristales, el alcalde de Turín, comentó a la AFP que los movimientos telúricos remecieron "con más fuerza y más seguido" desde la noche del martes y que este miércoles "la situación se ha puesto peor". Según los informes oficiales, al menos seis viviendas en la zona, construidas con adobe, han resultado con grietas en las paredes. Fuentes de Cruz Roja Salvadoreña informaron de que en Turín decenas de personas pernoctaron en el parque central de la ciudad por temor a los movimientos telúricos que, según reiteró hoy el director de Protección Civil, Raùl Murillo, se deben a fallas geológicas locales. Según las fuentes del organismo humanitario, muchas personas en la zona afectada por los temblores han sufrido crisis nerviosas. "Aquí la gente no ha dormido, muchos han pasado en vela por temor a que su casita pueda caerse porque son de adobe, pero en general toda la población tiene incertidumbre y nosotros les hemos pedido calma", señaló Cristales. Este miércoles, la Dirección de Protección Civil y Mitigación de Desastres decretó alerta verde (preventiva) en todo el occidental departamento de Ahuachapán, así como en la zona sur del departamento de Santa Ana, que incluye los municipios de Chalchuapa, San Sebastián Salitrillo y El Porvenir. Al igual que en Turín, en el vecino poblado de San Lorenzo, en la frontera con Guatemala, los sismos también han afectado al menos a 10.000 personas, dijo a la AFP el regidor Walter Ortíz. Varias instituciones de socorro como los Comandos de Salvamento han viajado desde San Salvador y han montado un puesto de socorro en San Lorenzo. "Es necesario que todos estemos listos para atender a la gente que lo necesite y por lo mismo es necesario que se traiga acá sábanas, colchones y alimentos para la gente que así lo requiera", señaló el vocero de Comandos de Salvamento, Eduardo Rivera Mayén. En San Lorenzo, donde la mayoría de la población se dedica a la agricultura, el miedo cunde entre los residentes. "Uno se aflige si es que a cada rato que se siente un samaquión (un temblor) hay que salir de las casas y eso es a toda hora, no se está tranquilo", comentó Rosario Esperanza Ortez, de 35 años, residente de San Lorenzo. La mujer se dedica a vender frutas y verduras en el mercado municipal de esa localidad, pero este miércoles decidió no hacerlo por "temor a un accidente por los temblores". De acuerdo al jefe de Vulcanología del Servicio Nacional de Estudios Territoriales, Carlos Pullinger, el enjambre sísmico es originado por fallas locales, y desde el domingo se han contabilizado 657 sismos, de ellos, 119 sentidos por la población. "Lo que teníamos es un enjambre sísmico que había sido considerado de los normales en esa zona, pero se nos ha disparado y quizá se debe a que ahora se presenta la actividad sísmica principal, pero no podemos predecir si va a haber sismos de mayor magnitud", explicó a la AFP el jefe de vulcanología del SNET, Carlos Pullinger. Hay "un súbito incremento en la actividad sísmica en el departamento de Ahuachapán (oeste). La actividad se incrementó con sismos que oscilan entre los 2,5 y los 4,3 grados de magnitud en al escala de Richter y con profundidades focales que oscilan entre cinco y diez kilómetros", señaló en un último informe el Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET). El temblor de mayor magnitud que se ha registrado hasta ahora fue de 4,3 grados Richter, ocurrido a la 1.20 hora de la madrugada del miércoles, con epicentro en la ciudad de Atiquizaya, en el departamento de Ahuachapán, con una profundidad focal de 7,9 kilómetros. La oleada sísmica se registra en los poblados de San Lorenzo, Apaneca, El Refugio, Atiquizaya y Turín, en el departamento de Ahuachapán, pero es en éstos dos últimos en donde los movimientos de tierra son percibidos por la población. Las otras poblaciones afectadas son Juayúa, en el departamento de Sonsonate, y Chalchuapa, en el de Santa Ana. La cadena sísmica en la zona se desató a las 9.58 hora local del pasado domingo (15.58 GMT) con un temblor de 3,3 grados en la escala de Richter y con epicentro en la población de Turín, en Ahuachapán. Los poblados están ubicados entre los occidentales departamentos de Ahuachapán y Sonsonate, en donde los movimientos telúricos causados por "reacomodamiento de fallas tectónicas locales", se han estado registrando desde el pasado domingo. Ante el incremento de la actividad sísmica en esas cinco localidades occidentales, la Dirección de Protección Civil y Mitigación de Desastres se alista para declarar una alerta verde (preventiva) en esa zona, con lo que se activarán los comités de emergencia locales para que estén prestos para atender eventuales emergencias. El SNET ha pedido a los residentes de la zona que estén atentos a las recomendaciones que emanen de la Dirección de Protección Civil y no atender rumores, ya que podrían poner en peligro sus vidas. La última cadena sísmica en la zona occidental salvadoreña se registró entre el 7 y 13 de abril de 2005, con un total de 183 temblores, 24 sensibles para la población.

Descarga la aplicación

en google play en google play