Escúchenos en línea

Un médico español atiende a Fidel

Agencia AP y El Periódico, de Catalunya. Desde Madrid. | 25 de Diciembre de 2006 a las 00:00
Las autoridades españolas confirmaron este lunes que ha viajado a Cuba un reconocido cirujano para evaluar la posibilidad de volver a operar al presidente Fidel Castro. El doctor José Luís García Sabrido, director del departamento de cirugía del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, viajó el pasado jueves a La Habana, dijo a reporteros Manuel Lamela, consejero de sanidad de la comunidad de Madrid. Añadió que el departamento de salud de Madrid ha enviado medicamentos a Cuba desde junio, pero se negó a dar detalles, diciendo que ello revelaría la patología del paciente y, por tanto, vulneraría la confidencialidad médica y la política informativa que sigue el gobierno de La Habana. Dijo que España continuará dando su apoyo y asistencia al gobierno cubano. El Presidente Castro, de 80 años, no ha aparecido en público desde que se sometió a una cirugía intestinal en julio y delegó todas sus funciones en el vicepresidente y ministro de las Fuerzas Armadas, General Raúl Castro. García Sabrido ha operado a varios dignatarios en el extranjero y goza de gran prestigio en España y en el exterior. Recientemente fue uno de los oradores en una conferencia de cirugía en Cuba.

El cirujano español examina a fondo a Fidel

Por Margarita Sáenz-Diez, desde Madrid. El Periódico de Catalunya

El hospital Gregorio Marañón mantiene la más estricta reserva acerca de las conclusiones que el cirujano español José Luis García Sabrido habría obtenido tras reconocer en profundidad a Fidel Castro. Tal y como publicó el domingo EL PERIÓDICO, el médico, especialista en el aparato digestivo, viajó el jueves a La Habana en un avión fletado por Cuba para tratar a Castro. Fuentes sanitarias consultadas por este diario no descartaban incluso que se mantuviera durante unos días el silencio sobre el estado de salud del presidente cubano. Según las fuentes consultadas, el hermetismo oficial se mantendría incluso en el caso de que el jefe del servicio de Cirugía de uno de los hospitales más prestigiosos de Madrid ya hubiera intervenido quirúrgicamente al mandatario cubano. García Sabrido voló en un avión que el Gobierno cubano había fletado al efecto para que llegara sin demora a tratar al mandatario gravemente enfermo. De las gestiones previas para concertar la visita, así como de la planificación del viaje hasta los últimos detalles, se ocupó la Embajada de Cuba en España. El avión trasladó también material clínico de última generación del que no se dispone en La Habana en previsión de posibles intervenciones quirúrgicas o de nuevos planteamientos terapéuticos. Aunque el doctor García Sabrido había sido informado por el equipo médico que atiende a Castro, estaba a la espera de practicarle un reconocimiento a fondo para decidir si era aconsejable o no practicar otra intervención. En el hospital Gregorio Marañón aguardan cualquier petición de nuevo material que les pueda llegar desde La Habana. En las conversaciones que García Sabrido mantuvo con el equipo médico que atiende a Castro, antes de abandonar Madrid, al parecer se consideró probable la solución quirúrgica dado el mal pronóstico del paciente. No obstante, quienes le atendían diariamente subrayaron el alto riesgo que supondría dado su estado de salud. También se barajó la posibilidad de aguardar alguna mejoría antes de recurrir de nuevo al quirófano. Este extremo es el que le tocaría decidir a García Sabrido. Fuentes sanitarias desvelaron que el doctor García Sabrido había sido llamado en consulta médica a La Habana para que dictamine qué pasos podrían adoptarse para detener el progresivo deterioro de la salud de Castro, según lo adelantado ayer por este diario. García Sabrido, jefe del servicio de Cirugía del hospital público Gregorio Marañón de Madrid, salió el pasado jueves. De las gestiones previas para concertar la visita, así como de la planificación del viaje hasta los últimos detalles, se ocupó la Embajada de Cuba en España, que ayer rehusó hacer ningún comentario. El avión trasladó material clínico de última generación del que no se dispone en La Habana en previsión de posibles intervenciones quirúrgicas o de nuevos planteamientos terapéuticos. En el hospital Gregorio Marañón aguardan cualquier petición de más material. García Sabrido es un reconocido especialista que ha tratado a personalidades importantes cuyos nombres se mantienen en la reserva. Lo que no es ningún secreto es su palmarés de aciertos, y su fama internacional. Asiduo participante en los congresos de su especialidad, se da la circunstancia que muy recientemente, José Luis García Sabrido dictó una conferencia magistral, como otros muchos colegas, en el IX Congreso Cubano de Cirugía que se celebró en el Palacio de Convenciones de La Habana. El médico español llamado a tratar a Fidel Castro fue discípulo del cirujano José Luis Barros, que sentó escuela en Madrid con nuevas técnicas quirúrgicas en los años 60 y 70. Cuando a Barros le fue diagnosticada una grave enfermedad intestinal eligió a su discípulo más experto en aparato digestivo, García Sabrido, para que le interviniera quirúrgicamente. Aunque el diagnóstico de la enfermedad de Fidel Castro permanece resguardado por la deontología profesional de quienes le asisten, los servicios norteamericanos de información apuntan la posibilidad de un proceso cancerígeno en la zona del abdomen. No obstante, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, negó rotundamente que se tratara de un cáncer.

Descarga la aplicación

en google play en google play