Escúchenos en línea

A diez años de firmar la paz, las causas de la guerra están intactas en Guatemala

Agencia AFP. Desde ciudad Guatemala. | 28 de Diciembre de 2006 a las 00:00
La pobreza, la mala distribución de la tierra y la discriminación de los indígenas, que provocaron el alzamiento de la guerrilla guatemalteca en 1960, siguen latentes diez años después de suscritos los acuerdos de paz que pusieron fin a un conflicto armado de más de tres décadas y con 200.000 muertos y desaparecidos. La propia ex guerrilla que signó los compromisos en 1996 no participará el viernes en los actos oficiales programados por el gobierno del presidente Oscar Berger por considerar casi nulos los avances en los compromisos adquiridos. "No participaremos en ningún acto oficial porque consideramos que a 10 años de la paz los resultados no son los esperados", afirmó a la AFP la otrora comandante Alba Estela Maldonado de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), convertida ahora en partido político. "Es cierto, ahora hay más apertura política y respeto a los derechos humanos que durante la guerra, pero los cambios estructurales no se han dado, los males que crearon el conflicto sigue presentes", lamentó. Entre estos males, la ex guerrillera mencionó que la pobreza aún afecta al 80% de los casi 13 millones de habitantes, el 90% de la buena tierra la mantienen concentrada el 5% de guatemaltecos y los indígenas siguen excluidos de la educación y salud. Maldonado, más conocida como la comandante Lola, también criticó el supuesto avance en el cumplimiento de los acuerdos por parte del Ejército. "El avance del Ejército es relativo porque dicen que se redujo (de 30.000 a 15.500 efectivos), pero piden incrementar su presupuesto, la doctrina de seguridad democrática no se ha dado y el Ejército tiene la misma (doctrina) empleada durante la guerra cuando se inmiscuía en temas civiles y los resultados no son palpables", dijo. El cardenal Rodolfo Quezada Toruño, uno de los negociadores de la paz, consideró que "en los temas sustantivos no me atrevería a dar porcentajes, pero creo que no llegamos al 50%, inclusive ha existido cierta campaña en contra de los acuerdos de paz", lamentó. Sin embargo, aseguró que le sigue apostando a que "los acuerdos de paz sí podrían darnos una nueva Guatemala, una Guatemala más solidaria, más justa, con menos pobreza y más oportunidades". Las organizaciones feministas también critican el poco avance de los acuerdos que buscan dar participación política al género, pues en las elecciones del 2003 solo ocho alcaldesas fueron electas en los 332 municipios, mientras en el Congreso solo hay 14 diputadas -incluida una indígena- de un total de 158 curules. Sandra Morán, activista del Foro de la Mujer, explicó a la AFP que en la administración de Berger, quien asumió en enero de 2004 y entregará el cargo en enero de 2008, solo dos de los 13 ministerios han sido dirigidos por mujeres. Los acuerdos de paz fueron firmados el 29 de diciembre de 1996 y pusieron fin a una guerra de 36 años (1960-1996). Los principales acuerdos firmados fueron el de cese del fuego y los relativos a derechos humanos y justicia, seguridad y defensa, pueblos indígenas y poblaciones desarraigadas, la incorporación de los insurgentes a la vida civil, el de la institucionalidad de la paz y el de política fiscal.

Descarga la aplicación

en google play en google play