Escúchenos en línea

Hallan paso clandestino de nicas hacia Costa Rica, cruzan decenas ilegalmente

Los Chiles. nacion.com. | 4 de Julio de 2010 a las 00:00
Decenas de inmigrantes cruzan todos los días, de forma ilegal, la frontera en Los Chiles, utilizando una conocida ruta que pasa muy cerca de un puesto estratégico de la Fuerza Pública. Este flujo de inmigrantes ocurre en Tablillas, zona donde no hay un puesto fronterizo autorizado por la Dirección General de Migración y Extranjería. Para ingresar a suelo costarricense, los extranjeros llegan hasta la frontera en diversos horarios. Lo hacen a bordo de taxis informales nicaragüenses. Luego, caminan por el borde de una cerca rústica de alambre, que hace las veces de línea fronteriza, y atraviesan fincas ticas para llegar hasta una parada de autobús. El sábado, José María Tijerino, ministro de Seguridad, manifestó no estar enterado sobre la situación en Los Chiles, pero prometió un cambio en 24 horas. Hace diez días, cuando este diario visitó la zona, un policía en Tablillas reconoció que saben cuáles son los puntos por donde ingresan los indocumentados, pero aseguró que “a veces las autoridades nos dicen que ni los agarremos (a los inmigrantes)”. El oficial no específico quién les da las indicaciones. Por su parte, en Migración también admiten conocer sobre la existencia de esa ruta ilegal. Eso sí, afirman no contar con datos que indiquen la magnitud del problema, explicó la directora Kathya Rodríguez Araica. La frontera con Nicaragua tiene una extensión de 297 kilómetros y solo hay dos puestos migratorios habilitados: Peñas Blancas, en Guanacaste, y Los Chiles; este último por medio del río Frío. Datos de Migración indican que en el último año, por Los Chiles entraron de forma legal 16.200 personas; salieron por allí 15.319. Por Peñas Blancas ingresaron 583.787 y salieron 568.679 personas con documentos al día. El puesto policial en Tablillas tiene una infraestructura aceptable, pero carece de vehículos y personal que permitan ejercer un mejor control en la frontera. El pasado jueves 24 de junio, allí solo se encontraba el oficial Félix Vargas Torrentes, mientras que del lado nicaragüense cinco militares vigilaban su territorio. La situación es más crítica en Cuatro Esquinas de Los Chiles. En esa zona, también hay vigilancia en el lado nica, pero en territorio tico hay un puesto policial desmantelado y sin un solo oficial. Aquel jueves, La Nación observó a una familia foránea ingresar por ese sector a Costa Rica. Lo único que tuvieron que hacer fue agacharse para pasar la cerca. En el grupo venían dos niños y una mujer embarazada. Jaime Díaz, el padre, afirmó que se dedicarían a labores agrícolas. En otro sitio de Cuatro Esquinas, el oficial costarricense Juan Ríos alegó que “por cada ilegal devuelto, entran otros diez”. Ríos alegó que eso se debe a que un policía debe vigilar hasta seis o más kilómetros de frontera. La directora de Migración admitió que hay carencia de recursos para implementar controles, aunque explicó que hay un plan para reformar la vigilancia. La Nación constató que lancha utilizada por Migración para deportar indocumentados está varada y en mal estado.

Descarga la aplicación

en google play en google play