Escúchenos en línea

General Fraser no ve una amenaza militar convencional de Raúl, Chávez u Ortega

Miami. diariolasamericas.com | 14 de Julio de 2010 a las 00:00
El general de cuatro estrellas de la Fuerza Aérea, Douglas M. Fraser, Jefe del Comando Sur, luce relajado, como quien tiene todo bajo control. Además goza de buen humor. En personas como él, en los tiempos que vivimos, estas son buenas señales. Los que residimos en esta nación, y los floridanos en especial, debemos confiar que quien comanda esta fantástica fuerza militar combinada, tiene la cabeza sobre sus hombros. La junta editorial de Diario Las Américas se reunió con el general en la sede del Comando Sur en la ciudad de Doral, abordando diversos temas. Le acompañó su Asesor en Política Exterior, embajador Paul Trivelli, representante del Departamento de Estado. A Fraser no le quitan el sueño las frases ofensivas que desde Caracas, la Habana o Managua, se pudieran proferir contra los Estados Unidos. El alto mando dijo que a pesar de diferencias con algunos gobiernos, las relaciones con los militares son buenas. Con Cuba no están permitidas, y a los de Venezuela y Bolivia se les invita a las actividades. A pesar que no asisten, Fraser los continúa invitando. El radio de acción del Comando Sur abarca Latinoamérica a partir de la frontera de México con Guatemala, incluyendo el Caribe, las aguas que rodean a Centro y Suramérica, y parte del Océano Atlántico, completando 31 países y 10 territorios. El general no se aventura en temas políticos, y procura enfocarse en labores humanitarias y la frase de Sociedad para las Américas, sus relaciones con ejércitos del área, y asistencias a los países más necesitados. Obviamente conoce la región, y que finalizada la Guerra Fría entre 1989 y 1990, ha surgido “gente, incluyendo al señor Chávez, que quieren imponer de nuevo ese modelo.” Renglón seguido aseguró que “no veo una amenaza militar convencional hacia los Estados Unidos. Tampoco veo una amenaza convencional para la región. Hay ciertos desacuerdos, algunas tensiones, y en la mayoría de los casos se han solucionado a través de la diplomacia, el diálogo…” Es sabido que ningún país de la región, ni la suma de ellos, sería amenaza para Estados Unidos, el país más poderoso del planeta. Otras son las preocupaciones del militar. A 21 años de finalizada la Guerra Fría, el problema es distinto. “¿Así que cuál es el tema real…?”, se preguntó el general, para definirlo como “un desafortunado grupo de circunstancias que se juntaron al mismo tiempo, como la pobreza y su continuidad en la región, la inequidad de ingresos que persiste, y la corrupción; y le añadimos el dinero y la violencia que viene con los traficantes ilícitos”, y sus luchas, lo que “tiene el potencial de incrementar la inseguridad y la inestabilidad. Esa es mi preocupación.” El militar cree que se debe tratar como asunto regional. Las drogas, según Fraser, constituyen una industria de $400 mil millones al año. Algunos han criticado que el Plan Colombia y el Plan Mérida, que entrega recursos y asistencia a dos países por la producción y trasiego de drogas hacia Estados Unidos, ha llevado a desatender el corredor de la droga, es decir Centroamérica y el Caribe. En relación a la denunciada influencia iraní en la región, que según estudios recientes asciende a más de $20 mil millones en diversas áreas, Fraser dijo verlo en dos niveles, “la interacción económica y diplomática, vivimos en un mundo globalizado, y las personas y naciones buscan alrededor del mundo diferentes oportunidades.” Ahora bien, ante la aparente gestión “política” iraní, a Fraser le surge el “escepticismo” por la relación de Irán con los grupos terroristas Hamas y Hezbolá, y a pesar que insiste no tener evidencia de malas intenciones, “hay una conexión, y hay miembros de Hamas y Hezbolá en Latinoamérica” aunque dijo que sin relación con “actividades terroristas.” Fraser es franco, pero cauteloso. No dice lo que no se le pregunta ni lo que no le corresponde. A su lado permanece Trivelli, el hombre del Departamento de Estado. En abril de este año Norman A. Bailey, profesor del Instituto de Política Mundial, presidente del Instituto de Crecimiento Económico Global en Washington, y ex funcionario de alto rango de órganos de inteligencia y seguridad, dio a conocer un estudio en encuentro del Centro de Política Hemisférica de la Universidad de Miami (UM). Bayle consideró a Chávez como una amenaza a la seguridad de Estados Unidos, pues se opone a las iniciativas norteamericanas, ha tratado de influir en acontecimientos políticos de otros países, apoya grupos terroristas y guerrilleros, e invierte miles de millones de dólares en armamento, además de promover a Irán y brindarle facilidades. Funcionarios de alto nivel de Irán han sido acusados por la justicia de Argentina por los ataques que en 1994 sufrió la Asociación Mutual Judía en Argentina (AMIA), en Buenos Aires, causando la muerte de 86 personas. Fraser reconoce que le preocupa la venta de Rusia a Venezuela de 100 mil fusiles automáticos AK-47, porque son más del doble de los que necesitan. También mostró preocupación por la posible construcción de fábrica de los fusiles y municiones. A pesar de esto cree que algunos países de la región están en proceso de modernizar sus inventarios militares, como Chile y Brasil, entre otros. El general sabe que el mundo ha cambiado y continúa cambiando. El monitorea la región con nuestros jóvenes, lo mejor de la tecnología y sofisticados recursos. Con nosotros los periodistas, no especula. Pero sin duda hace bien su trabajo.

Descarga la aplicación

en google play en google play