Escúchenos en línea

Benedicto XVI es el séptimo Papa más viejo en 600 años

Ciudad del Vaticano. Notimex. | 21 de Julio de 2010 a las 00:00
Benedicto XVI, de 83 años, se convirtió el 19 de julio en el séptimo Papa más anciano en los últimos 600 años de historia de la Iglesia Católica, justo por detrás de Juan Pablo II, informó este miércoles la Radio Vaticana. La estación publicó el elenco de los pontífices de mayor edad, encabezada por León XIII, quien falleció el 20 de julio de 1903 a los 93 años; el segundo lugar lo ocupa Clemente XII, fallecido el 6 de febrero de 1740 a los 87. Completan la lista Clemente X (22 de julio de 1676, 86 años), Pío IX (7 de febrero de 1878, 85), Inocencio XII (27 de septiembre de 1700, 85) y Juan Pablo II (2 de abril de 2005, 84 años). La estadística agregó la cantidad de años cumplidos al frente de la Iglesia por cada uno de los Papas, así como el porcentaje de su vida pasado ocupando el papel de líder máximo del catolicismo. Así León XIII, elegido a la edad de 67 años, condujo los destinos de la Iglesia durante 25 años, lo cual correspondió al 26.9 por ciento de su existencia, superado sólo por Pío IX, Papa por 31 años, acumulando el 36.5 por ciento de su vida en ese lugar. Juan Pablo II fue otro de los líderes religiosos que más duró en el trono de San Pedro, elegido el 16 de octubre de 1978 a la edad de 58 años, permaneció en el cargo durante 26, es decir guió a la Iglesia el 31 por ciento de su vida. En el caso de Joseph Ratzinger ha sido pontífice sólo el seis por ciento de sus días, habiendo sido designado en el puesto ya mayor, con 78 años en 2005 y, por lo cual, su papado se ha extendido apenas durante cinco años. En noviembre de 2008, según lo publicado por la Radio Vaticana, el mismo Benedicto XVI apuntó durante un discurso que el puesto de Papa suele estar relacionado con la ancianidad. "Verdadera ancianidad venerable no es sólo larga edad, sino la sabiduría y una existencia pura, sin malicia. El mundo considera afortunado quien vive mucho pero Dios, más que la edad, mira la rectitud del corazón", dijo. "El mundo -agregó-, da crédito a los sabios y a los doctores, mientras Dios privilegia a los pequeños. Dios es la verdadera sabiduría que no envejece, es la riqueza auténtica que no se marchita, es la felicidad a la cual aspira en profundidad todo corazón humano".

Descarga la aplicación

en google play en google play