Escúchenos en línea

Continúan los graves daños por intensas lluvias

Managua. Radio La Primerísima. | 1 de Septiembre de 2010 a las 00:00
Un total de 170 personas habitantes de los cinco sectores de la comunidad de Tepalón en la comarca de Malacatoya, Granada, fueron ubicadas en dos albergues en esta misma comarca, luego de que miembros del Ejército de Nicaragua y la Defensa Civil, en acciones coordinadas con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación procedieran a evacuarlos de sus viviendas inundadas producto de las constantes lluvias ocurridas durante el fin de semana, reporta el portal El 19 Digital. Según el teniente coronel Andrés Rizo Gutiérrez, jefe de Defensa Civil de la IV Región, la comunidad más afectada fue el sector de Tepalón 2, donde aunque las lluvias han cesado en los dos últimos días, las inundaciones se mantienen en las viviendas y en la carretera, sitio por el cual se dificulta el tránsito vehicular y peatonal, por los altos niveles del agua. En las cinco comunidades habitan aproximadamente 214 familias, lo que da un total de 1,100 personas, de las cuales solamente 170 han sido evacuadas de sus viviendas para luego ubicarlas en los albergues Rafaela Herrera y en la comunidad de El Tabacal. El teniente coronel manifestó que de seguir lloviendo las personas corren un alto riesgo, porque aunque deje de llover por unos días y el nivel del agua del río baje, con pocas lluvias que caiga sobre el territorio de Boaco podría a presentarse una situación similar por la que están pasando los habitantes de los Tepalón 1, 2, 3, 4, y 5. “La población de la zona, en lo que resta del invierno, está en alto riesgo porque en cualquier momento retomamos la misma situación crítica que hemos estado viviendo”, agregó Rizo. Cabe destacar que a pesar del trabajo desarrollado por la Defensa Civil, el Minsa y el Mined, muchas personas se niegan a salir de sus viviendas aunque estas estén inundadas. “Nosotros hemos recomendado que se debe evacuar las viviendas de manera preventiva. La mayoría de las casas están anuentes, pero se está trabajando en función de que la gente comprenda que deben ser evacuados y el llamado que le hacemos a la población es que nos esperan estos meses de constantes de lluvias, que está situación que se ha presentado desde la semana pasada continuará, el nivel del río subirá y nosotros estamos para apoyar a la población, pero la gente debe estar clara que deben ser evacuadas”, dijo el jefe de la defensa civil de la IV Región. Iván García, coordinador del Albergue Rafaela Herrera, expresó que a las 170 personas que se encuentran en los dos albergues de la comarca se les está garantizando la alimentación, atención médica así como la atención en salud a las personas que todavía se encuentran en sus casas en las comunidades afectadas. En Tipitapa Aproximadamente unas cinco mil personas del municipio de Tipitapa fueron afectadas de una u otra forma por las copiosas lluvias del invierno, según las autoridades del gobierno municipal. Además, la Alcaldía registra más de 50 kilómetros de caminos destruidos y más de cuatro comunidades aisladas e inundadas por las crecidas de los ríos. El incremento del caudal del Río Tipitapa, que une al Lago Xolotlán y el Cocibolca, más la presa Las Canoas y el Río Las Banderas, según César Vásquez, alcalde de Tipitapa tiene anegados e incomunicados a por lo menos cinco mil habitantes de distintas comunidades del municipio, entre ellas la comunidad El Brasil, Comalapa, Santa Bárbara y la Empanada, entre otras. Enrique Morales, habitante del centro de la ciudad, quien se encontraba contemplando la fuerte corriente del río Tipitapa, expresó que estaba sorprendido por el crecimiento de este caudal. Para los habitantes que viven cerca del río Tipitapa, la situación se tornó más peligrosa, porque las aguas se metieron en los patios y las humildes viviendas. “Además es peligroso, porque las personas por la necesidad de hacer sus compras, de ir al trabajo o simplemente aprovechar para pescar, imprudentemente cruzan el río, cuando las corrientes son muy fuertes y los pueden arrastrar”, dijo Guissell López. A doña Blanca Segovia Huembes, el agua del Río Tipitapa se le metió al patio y a la casa, por lo que tuvo que salir de inmediato. “Yo tuve que ir alquilar un cuarto más al centro de la ciudad, en un lugar más alto. Tengo niños pequeños y no podía quedarme más aunque tengo muchas cosas que perder, como mis animales de granja que quedaron solos desde ayer”, comentó. Muchas de las familias que viven a la orilla del río lamentaron que, además de las lluvias, sean afectados también por la delincuencia, que también aprovecha la situación para robar lo que encuentran en las casas vacías o asaltar a las personas que tratan de cruzar las aguas. La Comunidad El Brasil de Tipitapa, está incomunicada con la crecida del Río Las Banderas. Si bien las viviendas de las familias que habitan el lugar no están inundadas, se encuentran sin comunicación para trasladarse de un lugar a otro, porque las personas no pueden cruzar el río para buscar el centro de Tipitapa donde los chavalos estudian, los padres trabajan o hacen sus compras. José Quintanilla dijo que tienen varios días de estar incomunicados, que ni siquiera pueden salir de emergencia con los niños y por eso su familia toma las medidas higiénico-sanitarias para evitar que se enfermen. La señora Ángela Robles sugirió a las autoridades construir un puente para que las personas puedan tener libre movilización, independientemente que el río Las Banderas crezca su caudal. “Con las lluvias, el río creció tres veces su nivel, al punto que la única lancha de un motor que traslada a las personas se ha dado vuelta en ocasiones, porque son muchas las personas que se suben para poder pasar las aguas”, señaló. Alonso Urbina y Nohemí López, ambos de la Comunidad El Brasil, sostuvieron que viven una situación terrible, porque con el invierno los mosquitos proliferan y los niños se enferman y tampoco pueden realizar ni las actividades más sencillas, como ir de compras. El edil César Vásquez, manifestó que las constantes lluvias mantienen los caminos hacia las comunidades destrozados que son intransitables para los vehículos livianos y difíciles para los pesados, porque muchas veces se quedan atorados entre las grandes charcas y el lodo. Carlos Marenco de la Comunidad El Brasil dijo que los caminos de tierra, que son los únicos de acceso a las comunidades, están difíciles de transitar al menos para las unidades de transporte colectivo. “Nos ha pasado que el bus se queda en algún pegadero y todos los pasajeros nos hemos bajado del bus para empujarlos y pasar, lo cual no es correcto, porque nos ensuciamos todos y tal vez la gente va a trabajar, además que se pierde tiempo”, describió. César Salinas del gabinete del Poder Ciudadano de la Comunidad El Brasil explicó que han buscado apoyo porque es urgente mejorar los caminos y brindar atención médica a las familias, porque la situación se les ha vuelto insoportable. Vásquez sostuvo que se hace una evaluación de las familias afectadas y los daños en infraestructuras. Sostuvo que los mismos productores que han reportado daños en su producción, facilitaron un tractor para apoyar en la mejoras de los caminos. De éstos el edil aseguró que se contabilizan al menos 58 kilómetros destruidos tanto en el casco urbano como rural, sin mencionar detalles de las nueve mil manzanas de tierras que sembraron los productores. “Por lo pronto tenemos contemplado esparcir en los caminos material de grava que eviten que los vehículos se queden atorados. También hemos gestionado con la brigada de médicos sandinistas para que vengan a brindar asistencia a tiempo a las personas”, sostuvo Vásquez. El alcalde también dijo que trabajan en un Plan Especial de Emergencia en coordinación con la Defensa Civil, entre otras instancias para atender a las familias.

Descarga la aplicación

en google play en google play