Escúchenos en línea

Españoles de Alcorcón quieren seguir peleando con los latinos

Varias agencias. | 22 de Enero de 2007 a las 00:00
El gobierno de España asegura que en Alcorcón, un municipio de 160 mil habitantes contiguo a Madrid, la capital, no hay grupos latinos violentos, y considera que los incidentes del fin de semana se han debido a un episodio puntual de convivencia entre jóvenes. Sin embargo, vecinos de la localidad madrileña están siendo convocados mediante mensajes de teléfono móvil a otra jornada de lucha contra los Latin Kings (una organización juvenil de origen latinoamericano). Además: Tensa calma en Alcorcón Batalla campal entre latinos y españoles en un pueblo vecino a Madrid "Alcorcón unido contra los Latin Kings. Es nuestro barrio. Quedada el día 27 de enero en las canchas del Coura". Ése es el mensaje que han recibido en su teléfono móvil vecinos de la localidad madrileña (164.000 habitantes). Por correo electrónico, circula otro mensaje (con obvios errores ortográficos): "El dia 27 de enero quedada en las canchas del parque de la paz en contra de los putos latins, podeis venir como y con lo que querais hay que batir el record de 300 y pico personas del domingo 21 que sepan que no nos achantamos, que se agan a la idea de que tendran que salir de alcorcón. ALKORKON ES NUESTRO!!. PASALO!!!". El pasado sábado, una multitudinaria reyerta en la que se vieron involucradas unas 50 personas dejó tres heridos, uno de ellos grave; ayer, un millar de jóvenes protagonizaron una protesta contra las bandas suramericanas. Convocados a través de Internet y mensajes a móviles ("A las 6 todo Alcorcón en las canchas, donde el centro joven. Gente del barrio está muriendo y Alcorcón unido jamás será vencido"), los jóvenes se concentraron en el centro de la localidad, quemaron contenedores y arrojaron piedras a la policía, que se vio obligada a intervenir. "Latin King fuera" y "Vamos a por ellos, vamos a matarlos" fueron algunas de las consignas más repetidas. Algunos de los concentrados reconocían que estaban buscando a miembros de aquella banda violenta, mientras que por las calles no se veía a ningún ciudadano con rasgos suramericanos. La noche del lunes en Alcorcón, no ha habido incidentes. La delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, ha mostrado esta mañana su preocupación por estos episodios de violencia. "No tenemos constancia de que en Alcorcón haya bandas latinas; de los nueve detenidos, ninguno pertenece a una banda latina", ha dicho Mestre. Al Ejecutivo le preocupan dos factores: la juventud de los implicados (de los nueve detenidos, seis son menores), y el riesgo a que se genere un brote de xenofobia, algo "que no existe en absoluto en Alcorcón, que es un municipio tranquilo". También ha insistido en esta última idea el alcalde de la localidad, el socialista Enrique Cascallana. Mestre ha anunciado una serie de medidas para evitar nuevos brotes de violencia. La presencia policial será "importante y visible" y las autoridades mantendrán contactos con los directores de colegios e institutos de secundaria, que conocen más a los jóvenes. Además, ha hablado con Cascallana para que se implementen las medidas de integración que tiene en marcha el Ayuntamiento.

El gobierno regional culpa al gobierno central

El gobierno autonómico, a través de su vicepresidente segundo, Alfredo Prada, ha responsabilizado al Ejecutivo central de los episodios de violencia en Alcorcón, puesto que, en su opinión, si hubiera reforzado la presencia policial "no hubieran ocurrido". "Una vez más, lamentablemente, los hechos nos dan la razón; llevamos tres años diciendo al Gobierno de Zapatero que Madrid necesita 3.000 policías y guardias civiles más en toda la Comunidad; seguramente si hubiera habido mayor presencia policial, esto no hubiera ocurrido", ha dicho Prada. Además, "se puede hablar de medidas de integración o educativas", pero "a veces resultan insuficientes", ha añadido.

Descarga la aplicación

en google play en google play