Escúchenos en línea

Narcotráfico y geopolítica en el conflicto entre Costa Rica y Nicaragua

Buenos Aires. Por Alejandro Jasinski, La Voz de Rusia. | 10 de Noviembre de 2010 a las 00:00
Finalmente, la Organización de Estados Americanos suspendió la sesión de su Consejo Permanente, luego de que su secretario general, José Miguel Insulza, presentara recomendaciones a Costa Rica y a Nicaragua para solucionar la crisis que explotó hace menos de dos semanas. Al fracasar el intento por acercar posiciones entre los dos países y en aras de seguir conversaciones informales, la OEA pospuso la reunión para este jueves. El diferendo probablemente llegue a buen puerto. Sin embargo, algunas declaraciones pusieron de relieve cuestiones de fondo. En primer lugar, la cuestión del narcotráfico. Según el informe de Insulza, hay disposición de ambas naciones para "prevenir y confrontar el narcotráfico, el tráfico de armas y el crimen organizado" en la frontera. Entre las primeras denuncias ticas, se encontró la acusación al ejército nicaragüense de "invasor" de su territorio. Desde el gobierno sandinista aclararon, sin embargo, que se trató de tropas dispuestas detrás de sus fronteras para enfrentar el tráfico de drogas y armas. Esta versión fue defendida por el mismo secretario Insulza, tras visitar la zona. Así, la moción costarricense sólo fue apoyada por Panamá, Colombia y Guatemala. De esta forma, ambos gobiernos acordaron que es necesario afinar la demarcación territorial con un amojonamiento, aunque los ticos pusieron como condición la retirada del ejército nicaragüense y una respuesta antes de las 48 horas; propuesta que fue rechazada por inexistente por la parte nica. En efecto, el embajador nicaragüense ante la OEA rechazó las acusaciones y devolvió la pelota: aseguró que el conflicto está motivado por los intereses narcotraficantes, quienes presentaron "falsas denuncias" al gobierno costarricense para "proteger sus actividades ilícitas", mientras aseguró que se trata de actividades criminales provenientes de Panamá y Colombia. La decisión de la OEA dejó en expectativa al gobierno nicaragüense, aunque con franco descontento a las elites ticas. En efecto, las editoriales del diario La República de Costa Rica, criticaron la decisión de la OEA y la misma presencia de su secretario general. No puede pasar de largo el dato de que Nicaragua es un país integrante de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), liderada por el gobierno venezolano de Hugo Chávez. En tanto, el gobierno costarricense es un aliado fundamental de Estados Unidos, que recientemente permitió el ingreso de miles de tropas y armamento norteamericano a su país. La posición de Nicaragua En su intervención ante el Consejo, el representante permanente ante la OEA, embajador Denis Moncada Colindres, expresó que los diferentes grupos del narcotráfico y el crimen organizado son los más interesados en sostener estas diferencias entre los dos países. Moncada insistió en que la defensa que hace Nicaragua del río San Juan y de sus limítrofes se basa en el tratado de límites Jerez Cañas (1858) y sus instrumentos Laudo Cleveland y Laudo Alexander y en la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de 2009. El embajador Moncada recordó que este problema con Costa Rica inició luego que un grupo de narcotraficantes, que fueron golpeados por el Ejército de Nicaragua, procedieron a acusar en San José a nuestro país de estar "invadiendo" territorio tico. "Estando claro, como lo dijo la Corte (Internacional de Justicia), que el Río es de Nicaragua de manera plena y soberana. Y estando claro que en el Río no puede haber tráfico de gente armada de la hermana República de Costa Rica. Estando claro que de acuerdo a la misma sentencia de la Corte, del año 2009, que se basa en los laudos Cleveland y tratados Jérez–Cañas, etc., nos da el derecho de realizar el dragado para recuperar el caudal histórico del Río San Juan, para el beneficio de ambos países. Porque a ambos nos beneficia una recuperación del caudal del Río San Juan". A pesar de estas dificultades, en el mes de julio de 2010 se han capturado dos mil 756 kilos de cocaína que provienen de Costa Rica, en septiembre otros 380 kilos de estupefacientes, en las que están involucrados hondureños y colombianos, entre otros operativos que dejaron la incautación de importantes alijos de droga. Asimismo, para Costa Rica, el planteamiento de Nicaragua, que insistió en una comisión binacional para trabajar la agenda pendiente, incluyendo el amojonamiento y la delimitación de la frontera, entre otros aspectos, es una "burla". "Es una burla para los esfuerzos que ha realizado la OEA, para Costa Rica, para el Sistema Interamericano, para la paz en la región, que un país invasor, agresor, se conduzca de esa manera", destacó el embajador Castillo. Moncada, por su parte, afirmó que su país "rechaza y no admite las afirmaciones de Costa Rica en el sentido de que somos un país agresor invasor y que las Fuerzas Armadas están violando su soberanía". "Eso no es cierto y lo hemos afirmado reiteradamente, enfáticamente, en este foro y en otros. La defensa de la soberanía y de la integridad territorial de Nicaragua no es un tema de discusión para Nicaragua, es una cuestión de principio y un derecho irrenunciable del pueblo nicaragüense", sostuvo. Insistió en que la defensa que hace Nicaragua del río San Juan y de sus limítrofes se basa en el tratado de límites Jerez Cañas (1858) y sus instrumentos Laudo Cleveland y Laudo Alexander y en la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de 2009. Costa Rica no movilizaba fuerzas policiales a la frontera desde los años 80, cuando operaban en esa área los rebeldes "contras" nicaragüenses financiados por Washington, que intentaban derrocar al gobierno revolucionario sandinista que encabezaba Ortega. Antecedentes El tribunal de La Haya ventiló en julio de 2009 un conflicto de navegación entre Nicaragua y Costa Rica por el río San Juan, en que confirmó el dominio de Managua sobre el importante caudal que desemboca en el Caribe y que ha mantenido enfrentadas a las dos naciones desde hace más de un siglo. Ahora el diferendo es por un inhóspito pedazo de tierra de 151 kilómetros cuadrados en el sector de la isla Calero. Nicaragua sostiene que la porción territorial que los costarricenses llaman isla Calero no es más que la isla Harbour Head, territorio que les pertenece según laudos internacionales. El territorio, que ambos países reclaman como suyo, está ocupado desde el fin de semana por efectivos del ejército de Nicaragua, que arriaron la bandera costarricense y enclavaron la de su país, según el resultado de un sobrevuelo costarricense en la zona. El enfrentamiento comenzó a incubarse hace poco más de un mes, luego de que Nicaragua decidiera dragar el río San Juan, del que tiene soberanía conforme a un fallo del tribunal de La Haya de julio de 2009, pero sobre el que Costa Rica tiene derechos a perpetuidad de libre navegación con fines de comercio, al amparo del tratado Cañas-Jerez, de 1858. Costa Rica, que desde un comienzo miró con recelo la limpieza por Nicaragua del cauce porque recoge las aguas de ríos costarricenses, denunció el 21 de octubre en una nota de protesta que los sedimentos estaban siendo lanzados en su territorio, sobre una zona denominada Finca Aragón. El gobierno costarricense responsabilizó a Edén Pastora, ex guerrillero sandinista y luego líder de la contra financiada por Estados Unidos, quien dirige la operación de dragado, de haber provocado una tala de árboles en su territorio y afectado un humedal de 2 mil 500 metros cuadrados. Un día después de la protesta, el Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica envió a la región un contingente de 70 policías armados para vigilar la zona. Nicaragua respondió el 27 de octubre a los reclamos de Costa Rica con una enérgica nota de protesta, en la que más bien acusó a tropas de las fuerzas armadas costarricenses de ser las que habían invadido su territorio. El 1 de noviembre Costa Rica dirigió otra nueva carta de protesta a Nicaragua, en la que denunció la incursión del ejército vecino. Pero al día siguiente Pastora insistió en que isla Calero forma parte del territorio de Nicaragua y dijo que las operaciones de dragado se realizan en suelo de su país. El presidente Daniel Ortega anunció que su país optó por demandar a Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, porviolación a la soberanía nicaragüense. ¿Qué hay detrás del conflicto? Lo que en verdad hay que preguntarse es qué hay detrás de este nuevo conflicto regional. A los ojos de la historia de las relaciones entre ambos países, esta contienda es un hecho menor, por eso llama la atención la movilización de fuerzas armadas y las duras acusaciones a alto nivel. En tanto, Ortega está alineado al ALBA, la alianza bolivariana que encabeza el presidente de Venezuela Hugo Chávez. Esta postura nicaragüense convierte a este país en rival de los gobiernos pronorteamericanos de Costa Rica, Colombia y el gobierno de Honduras, que es heredero del golpe apoyado por Washington en junio del año pasado. Sin embargo, Costa Rica estaría abandonando su histórica postura neutral, que fue una característica adoptada por este país en 1948 cuando también implementó la medida de disolver al ejército. Pero, desde que la presidenta Chinchilla alcanzara poder, Costa Rica firmó con Washington la presencia de miles de marines y de patrullas costeras, conformadas por barcos, aviones y helicópteros, con la excusa de combatir al narcotráfico. De esta manera, es fácil concluir que a la llegada de gobiernos afines con Estados Unidos, se suma a la presencia militar norteamericana, lo que constituye un cerco para Nicaragua, que ya fue asediado en la década del 80 por guerrillas armadas por Estados Unidos. Además, no es casual que el conflicto por el río San Juan surja en este momento cuando la Corte Internacional de Justicia de La Haya está analizando un conflicto fronterizo marítimo entre Nicaragua y Colombia, que lleva más de una década. Tanto Costa Rica como Honduras solicitaron a la CIJ que los incluyera como parte en el conflicto bilateral, cuyas declaraciones favorecerán probablemente a Colombia.

Descarga la aplicación

en google play en google play