Escúchenos en línea

¡El colmo! Doña Chinchilla ordena meter preso a Edén Pastora, ¡clase de cáscara!

Managua. Radio La Primerísima. | 17 de Noviembre de 2010 a las 00:00
El gobierno de Laura Chinchilla, dominado tras bambalinas por los hermanos Rodrigo y Oscar Arias, ha llegado al extremo de lo ridículo al ordenar a través de un tribunal a su servicio, la captura de Edén Pastora, delegado por el Presidente Daniel Ortega para limpiar el Río San Juan de Nicaragua. Pastora calificó como un invento la orden de la señora Chinchilla y advirtió que no sólo no lo intimida, sino que lo fortalece para continuar con la misión encomendada por el Presidente Ortega de limpiar los primeros 33 kilómetros del Río San Juan, para recuperar parte de su caudal histórico y que pueda navegarse en todo tiempo. "Esto es un invento de los costarricenses y pueden girar diez órdenes de capturas", dijo Pastora, entrevistado por Lucía Pineda Ubau, del canal 15 de televisión. La orden de Chinchilla es por supuesto daño ambiental en la zona del dragado, que es territorio nicaragüense. Pastora también reveló que escapó con astucia de una trampa que le habían tejido las autoridades costarricenses, en la cual han sido cómplices periodistas de varias empresas de Costa Rica. "Medios costarricenses me solicitaron una entrevista ahí en el delta. Entonces yo se las iba a dar al lado de Nicaragua, pero los cuerpos de inteligencia de Costa Rica cometieron la estupidez, la imbecilidad, de creer de que yo iba a entrar a Costa Rica", dijo Pastora, entrevistado desde su puesto de trabajo en el Río San Juan. Llegó al punto fronterizo sobre el río San Juan, pero que ante el arribo de la Policía abandonó el lugar en helicóptero. "A nadie se le puede ocurrir disparate tan grande de que voy a entrar ilegalmente a Costa Rica (...) qué chiste es que me vayan a detener injustamente, aunque no haya orden de captura yo no voy a ir a Costa Rica, me linchan los ticos", dijo. "Los cuerpos de inteligencia ticos cometieron estupidez e hicieron despligue quemando gasolina que me iban a capturar como que si fuera tonto, idiota. Todo lo que hacen ellos son tonteras", agregó y recomendó que "se pongan a hacer cosas serias". Reitero que las obras de limpieza son en Nicaragua. "La isla calero está a 25 kilometros de Harbour Head. Lo que se ha hecho es en territorio nicaraguense. La limpieza es en nuestro rio y nuestro caño, de acuerdo a los Tratados. Este es un invento de los costarricenses, pueden girar 10 ordenes de captura que ni fu ni fa", insistió Pastora. "El presidente Ortega quiere el diálogo. Si nos ponemos a ver esas estupideces no nos vamos a entender entre hermanos", dijo. Explicó que como parte de la limpieza, han quitado los árboles llamados "sangrillos", que habían crecido en las zonas pantanosas, y todo se ha hecho en territorio nicaragüense. "El presidente me dijo que tuviera cuidado y que el pueblo de Nicaragua estaba alarmado y que no se complicara la cosa, que no me acercara mucho y que tuviera mucho cuidado", explicó Pastora. También reiteró que el dragado continuará. "Eso va adelante, eso no lo para nadie y sí estamos trabajando con la draga, con pala, y si tenemos que cortar ahí con los dientes, cortamos con los dientes, pero eso no lo detiene nadie, al pueblo de Nicaragua no lo para nadie en este proyecto de defensa de la soberanía", agregó Pastora. La limpieza del Río San Juan de Nicaragua se hace sobre la base de un extenso estudio de impacto ambiental realizado por especialistas nicaragüenses. Según los cálculos de Pastora, dentro de un año podrá navegarse en todo tiempo en el Río, con panga, y en dos años más, lo podrán hacer embarcaciones de mediano calado, para turismo y comercio. "Todo ese territorio es nicaragüense y lo que pasa es que los costarricense piensan que Costa Rica no tiene fin", concluyó Pastora. Somos pueblos hermanos, recuerda Pastora Más temprano, en una entrevista con Radio Nederland Wereldomroep, Edén Pastora, encargado por el presidente Daniel Ortega para dirigir las obras en torno al dragado del Río San Juan, dijo que "no es posible" que el histórico diferendo entre Nicaragua y Costa Rica en torno a la demarcación fronteriza del río sobrepase los límites de la diplomacia. "No es posible", explica Pastora, "somos pueblos hermanos. Hay organismos internacionales; hay amigos en toda América Latina y el mundo que no nos dejarían llegar a más. Nosotros somos partidarios del diálogo y la razón, de la justicia y los acuerdos internacionales. Somos amantes de la paz. Estamos cansados de la guerra. Hemos luchado internamente por la libertad y la democracia. No hay posibilidad mínima que esto pase a más". Pro también, Edén Pastora fué directo: "La única explicación es el expansionismo de Costa Rica y la xenofobia. Porque esto no tiene lógica. Ellos, históricamente, nos han ido quitando terreno, hasta encontrarse con el Presidente Daniel Ortega, con una determinación firme, sandinista, nacionalista. Basta ya de blandenguerías y de estarle cediendo a los costarricenses, cuando el Laudo Cleveland está claro y meridiano". Hace dos semanas, el gobierno de la Presidenta Laura Chinchilla denunció que tropas nicaragüenses habían ingresado a su territorio en la zona del fronterizo río San Juan. Pero Managua negó de forma inmediata la acusación y afirma que sólo realiza trabajos de dragado del cauce de un río que le pertenece. San José decidió enviar policías de élite fuertemente armados a la zona en que se encuentran las tropas nicaragüenses. Entonces Managua reforzó su presencia militar con más tropas, argumentando operativos contra el narcotráfico. Pastora, encargado por el presidente Daniel Ortega para dirigir las obras en torno al dragado del Río San Juan, dice que "las tensiones no van a llegar a más". El gobierno de Costa Rica ha pedido a la OEA que convoque a una reunión de cancilleres con el fin de tratar de solucionar la disputa fronteriza con Nicaragua. La mediación del organismo es algo que irrita a Managua, al descalificarlo por su postura política. De hecho, Ortega amenazó de forma directa con retirar a su país de la OEA. Fue el pasado viernes que el Consejo Permanente de ese organismo aprobó una resolución que pide a ambos países alejar soldados y policías de la frontera e iniciar cuanto antes un diálogo bilateral. "No me explico por qué Costa Rica apela a una institución política como es la OEA, y no a una institución de justicia, de árbitro, como es la Corte Internacional de Justicia. Nosotros estamos porque vayamos a la CIJ. La OEA no funcionó con las Malvinas, ni con el golpe de Estado a Manuel Zelaya, ni en Panamá. La OEA nunca ha podido funcionar", comenta Edén Pastora. "Me sorprende que a pesar de todos los laudos, Costa Rica no quiera definir la frontera. No hablo del río San Juan, porque eso está definido. Hay dos mil kilómetros de frontera que los costarricenses rechazan demarcar", concluye Pastora. Haga click aquí para escuchar toda la entrevista.

Descarga la aplicación

en google play en google play