Escúchenos en línea

Ecologistas constatan dragado del Río San Juan

San Juan de Nicaragua. Por Tatiana Rothschuh, El Nuevo Diario | 22 de Noviembre de 2010 a las 00:00
«¡Mojón y cojón!», fue la espontánea exclamación del científico nicaragüense, profesor Salvador Montenegro, cuando junto a representantes de organismos ambientalistas independientes del Estado, pisaron y palparon el material que a simple vista son sedimentos, y que con palas y picos extraen trabajadores del canal que permitirá recuperar el caudal del nicaragüense Río San Juan en su dimensión histórica. La expresión del también director el Centro de Investigaciones de Recursos Acuáticos, CIRA, de la UNAN-Managua, conjugó la demanda de amojonamiento que realizan el Gobierno y pueblo de Nicaragua ante Costa Rica, con base en el Tratado Cañas-Jerez y los laudos Cleveland y Alexander, y la sacrificada labor que, a su juicio, ejecutan los trabajadores con la apertura del caño, y los miembros del Ejército, en resguardo del dragado. Los líderes ambientalistas de Nicaragua realizaron un recorrido durante tres días con el voluminoso Estudio de Impacto Ambiental del dragado del río San Juan, mapas y GPS en mano, para verificar in situ la aplicación del mismo, motivados por los fundamentos técnicos y profesionales que requiere Nicaragua, ante la demanda que por daños ambientales y violación a la soberanía, el Gobierno costarricense ha interpuesto ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Además del investigador Montenegro, en la jornada de trabajo participaron Víctor Flores, Subdirector del Centro Humboldt; Antonio Ruiz, Director Ejecutivo de Fundación del Río; Tania Guillen, técnica ambiental de la Asociación de Municipios de la Laguna de Apoyo; Amaru Ruiz, de los Hijos del Río, y Gabriel Jaime, concejal de El Castillo. Tras georeferenciar 21 de los 23 puntos identificados en el EIA para el depósito de los sedimentos en el trayecto del Río San Juan, que será dragado, la comitiva nicaragüense penetró al área donde Costa Rica aduce que se ha violado su soberanía y se le ha causado daños ambientales. Al inspeccionar el canal en construcción de unos tres metros de ancho que bordea y delimita el área fronteriza de la vecina del Sur, contenido en el EIA, la laguna Harbour Head y el Hito I en Punta Castilla, los especialistas ambientales coincidieron en que "Nicaragua está haciendo una defensa activa de su soberanía nacional", y que no se le causado daños al vecino país. "De haber algún impacto ambiental --porque lo hay-- es en territorio nicaragüense, y el EIA contempla la revegetación", coincidieron los ambientalistas cuando pisaron el área a orillas del canal donde fueron derribados árboles, sitio que Costa Rica ubica en su territorio. Mal uso de suelo tico Los especialistas dijeron sentir ensanchado su corazón de orgullo nacional cuando posaron en el Mojón I, teniendo cuidado de no poner un pie en suelo tico. Precisamente en ese Hito, considerado de trascendencia histórica, el experto del CIRA dijo que "Costa Rica actúa de manera conspirativa agrediendo a Nicaragua, culpándola de sus propias irresponsabilidades, y ahora quiere hacernos aparecer como si somos los culpables de la erosión en su territorio y del mal uso de su suelo". Señaló que "en el recorrido que hemos hecho pudimos apreciar la enorme cantidad de sedimentos que provienen desde los ríos Sarapiquí, la cual supera las mil toneladas por día y 900 del San Carlos. Al auscultar el área, Montenegro aseguró que esa cantidad de material no corresponde al sitio, "lo que ha ocurrido por siglos, al día de hoy, es que en el norte de Costa Rica hay grandes extensiones de terreno deforestadas y sometidas a ganadería extensiva y a otros usos inapropiados del suelo, lo que permite la erosión, que no es más que la destrucción del suelo; los sedimentos vienen a depositarse aquí, formando bancos de arena, que no son más que el origen de estos islotes y de los diferentes cambios que tienen los caños en la parte final del río, en el Delta, y que es una planicie aluvional muy móvil". A juicio del especialista en temas acuáticos, además de los caños, también han sufrido modificación las islas, "antes había varias, ahora vemos una sola, hablamos de una transformación geográfica producto de la imprevisión y de la negligencia humana". Afirmó que Costa Rica ha causado una serie de daños ambientales a nuestro país, ligados al mal uso de los suelos y a la falta de capacidad de los anteriores gobiernos nicaragüenses, que no reclamaron ese daño ambiental. Para Montenegro, el dragado que hace Nicaragua es un esfuerzo por recuperar el Río San Juan y restaurar la ecología y la economía". Víctor Flores, del Centro Humboldt, explicó que tras esa visita al terreno, han constatado que la razón jurídica ambiental la tiene Nicaragua, por lo que consideró que la "acción del dragado es legítima, necesaria y soberana, y reivindica el uso y disfrute de nuestro medio ambiente, en contraposición con Costa Rica que sí esta violando la legislación internacional ambiental. Nicaragua ha tomado las precauciones debidas", precisó.

Descarga la aplicación

en google play en google play