Escúchenos en línea

Remesas se recuperan

Managua. Radio La Primerísima / dpa | 27 de Noviembre de 2010 a las 00:00
Los nicaragüenses que residen en el extranjero aportaron a la economía nacional en los nueve primeros meses de este año 597,9 millones de dólares, según un reporte del Banco Central de Nicaragua (BCN) publicado este sábado por un rotativo local, informa un cable de la agencia dpa. Según el informe, los datos indican que la tasa de crecimiento de las remesas familiares se mantiene cerca del cinco por ciento, generando este año 27 millones de dólares más que en 2009. Asimismo, durante los primeros nueve meses del año previo, ingresaron al país 570,9 millones de dólares en concepto de remesas familiares, mientras que en el mismo período de 2010 el ingreso fue de 597,9 millones. Durante el primer semestre del año, las remesas familiares constituyeron la tercera fuente de recursos externos más importante para Nicaragua, representando el 13 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). El año pasado el ingreso por remesas cayó en 49,7 millones de dólares respecto al 2008 a causa de la crisis mundial. El reporte señala que ese año ha sido el mejor en cuanto al ingreso de recursos por remesas. En tanto, el economista Sergio Santamaría señaló a La Prensa que lo que ha ingresado el país mediante las remesas en solo nueve meses representa más de lo que se estima como aporte de la cooperación venezolana durante todo el año. La principal diferencia, dijo el economista, es que es "el activo más líquido que tiene el país", pues es un ingreso neto que no genera costos al aparato productivo nacional, explicó. "Son excedentes que tienen ellos (los nicaragüenses que emigraron) en el exterior y que ingresan al país para consumo, sin costo al aparato productivo, es casi una exportación invisible", afirmó Santamaría. Lo que el economista de La Prensa olvida, señala La Primerísima, es que, primero, los cientos de miles de nicaragüenses viviendo permanentemente en el exterior fueron a la escuela, muchos de ellos a la universidad, en Nicaragua, que así vio perdidos los recursos invertidos en su formación, para no hablar de sus talentos, los que por lo general son desperdiciados en el extranjero en trabajos no calificados y, comparativamente, muy mal pagados. Además, el economista olvida que la ayuda venezolana esta dirigida a inversiones productivas y de consumo social, desde carreteras e infraestructura hasta hospitales y escuelas, mientras que el ingreso por remesas es consumido individualmente, en buena parte, en productos que el país necesita importar aumentando de esta manera su endeudamiento con el resto del mundo en lugar de desarrollar su capacidad productiva. Ay, ay, ay... ¡Que Dios nos libre de tales economistas! Por eso es que a ciertos países les va como les va.

Descarga la aplicación

en google play en google play