Escúchenos en línea

CEPAL ofrece estremecedor pronóstico para agricultura centroamericana

Ciudad de México. Agencia Xinhua. | 2 de Diciembre de 2010 a las 00:00
El sector agropecuario en el Istmo Centroamericano experimenta grandes desafíos, entre ellos el cambio climatológico, y los gobiernos de esos países tienen la oportunidad de ayudar, señaló hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). El jefe de la Unidad Agrícola de la CEPAL, Braulio Serna Hidalgo, dijo a Xinhua que los gobiernos de los seis países (Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá) tienen un gran potencial en el sector agrícola, pero hay que ayudarlos, proporcionando recursos y asesoría. El investigador indicó que con base en un estudio, basado en cómo se comportaron las lluvias en los últimos 40 años, sacaron unos parámetros de cómo afecta la precipitación y la temperatura. Los escenarios son a partir de 2020 y en cada década, las pérdidas a la agricultura serán entre una cuarta y una quinta parte, considerando misma cantidad de gases de efecto invernadero y otra con medidas para mitigar los impactos. El 35 por ciento de las exportaciones de bienes que salen de Centroamérica son agrícolas y otra parte importante es construcción y de ahí habrá algo de industria. El funcionario agregó que el Istmo presenta otros dos desafíos: elevar los niveles de calidad y también alimentar a su población, en especial a los pobres y en Centroamérica muchos países de la región, presentan elevados índices de pobreza. Dijo que el sector agropecuario en la región ha crecido muy poco: 2,7 por ciento y además enfrentan otra situación, la competitividad en la caña de azúcar, los vegetales, en lácteos y en aves son muy buenos, pero en muchos otros productos no. La CEPAL detectó con base en estudios, que el sector agrícola presenta un proceso de descapitalización ya sea por inversión baja porque el dinero que manda la cooperación internacional para la agricultura en los últimos 15 años es muy baja. Explicó que el crédito agropecuario con respecto al crédito total ha caído fuertemente de 10 por ciento en 1990 a 2 por ciento, en la actualidad. En 1995, el crédito agropecuario con respecto al crédito total de la cartera crediticia del sistema bancario de todos los países, en 1925 está en 11 y ahora 5,2, que es menos de la mitad. Serna Hidalgo comentó el financiamiento al sector es cercano a cero en los países del Istmo centroamericano y otro problema es la rentabilidad, agregando que un estudio realizado en República Dominicana y Guatemala mostró que la rentabilidad de los productores agropecuarios en varios cultivos es negativa. Es decir, cada año están perdiendo y si la rentabilidad es cero o negativa, por los costos de los insumos, los fertilizantes, etc, se eleva mucho con el costo del petróleo, más las tasas de interés que se elevan, las pérdidas por moras y baja y mal pagada mano de obra hacen que el precio del producto quede estancado. Y en adición los precios de algunos productos de importación como el café, el azúcar, y las hortalizas crecen relativamente. El agricultor apuntó que sus costos se están elevando pero sus precios no, entonces está perdiendo, y asociada también, los precios internacionales y algunos productos como el del camarón, han caído en sus precios internacionales y golpean al consumidor. Un tercer impacto es el capital humano, y en la agricultura es variado. Hay profesionistas que estudiaron en las universidades estadounidenses o europeas con gerentes de muy buen nivel en las fincas pero cuentan con una mano de obra en la que 30 por ciento que no sabe leer ni escribir, "Entonces, no se tiene la capacidad para innovar o incorporar conocimientos tecnológicos, y mucho menos piensa integrarse a Internet", destacó. Otra problemática en la región es la destrucción de activos. En 1998, Honduras, con el Huracán Match, casi destruyó el sector agropecuario. El fenómeno causó graves daños y ante moras y renegociaciones no llega el recurso. "Estos fenómenos climatológicos extremos repercuten muy fuerte sobre todo en los más pobres", dijo Serna Hidalgo. El Jefe de la Unidad Agrícola dijo que observa tres grandes desafíos. Países como Argentina o Brasil están produciendo con cultivos genéticamente modificados, lo que les da grandes posibilidades de rendimiento y aumento de la producción. Dijo que Brasil, luego de estar dormido por años, ahora es una potencia agrícola, y está produciendo carne, soya y etanol. Expresó que los países tienen esos desafíos y más que llevarle recursos al campo, es necesario que los gobiernos se den cuenta de la importancia. El investigador comentó que hay que quitarse la idea de que el sector privado es malo y el público es bueno. "Creo que hay que empezar a tener estrategias conjuntas entre los dos y se establezcan meta de relanzar el sector agrícola". Si no pasa eso, dijo, las proyecciones son que los países van a importar más alimento, los precios internacionales van a seguir creciendo y tendrán que poner más dólares y empobreciendo aun más la agricultura y el medio rural.

Descarga la aplicación

en google play en google play