Escúchenos en línea

Fracaso total de OEA

Washington. Agencias. | 6 de Diciembre de 2010 a las 00:00
La reunión de cancilleres convocada por la Organización de Estados Americanos (OEA) para abordar el conflicto fronterizo entre Nicaragua y Costa Rica este martes se anuncia de bajo perfil, con solamente tres ministros confirmados hasta ahora, según fuentes diplomáticas. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, no asistirá al encuentro, ni tampoco su adjunto para América Latina, Arturo Valenzuela, de gira estos días precisamente por América Central, según confirmó una fuente del Departamento de Estado a la AFP. El hecho de que la disputa fronteriza entre ambos países se haya trasladado a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya contribuye a la relativa poca atención que suscita en el seno de la OEA el asunto, sugieren fuentes diplomáticas. Costa Rica acusa desde octubre a Nicaragua de desplegar soldados en el extremo de una isla en la costa del Caribe, a orillas del río San Juan. Managua afirma que esos soldados sólo realizan obras de dragado, y que nunca abandonaron suelo nicaragüense. San José se movilizó internacionalmente para denunciar lo que consideraba una agresión innecesaria e inquietante, ante un país vecino que forma parte de la Alianza Bolivariana de los pueblos de Nuestra América (ALBA). Pero esa movilización no rinde frutos por el momento dentro de la OEA, cuyo secretario general, José Miguel Insulza, ya puso sobre la mesa una propuesta a ambas partes hace un mes. Esa propuesta consiste en que ambos países retiren todo tipo de fuerzas de seguridad del terreno y que entablen negociaciones directas. Una reunión de cancilleres en la OEA representa en principio el último escalón antes de tomar medidas contra un país, como sucedió el año pasado contra Honduras, que fue inmediatamente suspendida de la organización a causa del golpe de Estado contra el entonces presidente Manuel Zelaya. Pero esta cita del martes tiene el título de 'reunión de consulta', lo que presagia un debate mucho menos controvertido. Nicaragua arguye que la OEA ya no tiene competencia en el caso, y esa postura fue apoyada por Venezuela, Ecuador y Paraguay en la última reunión de embajadores del organismo. 'La estamos tomando (la reunión) con cierta preocupación', explicó vía telefónica el embajador costarricense ante la OEA, José Enrique Castillo Barrantes. 'En este momento se atraviesa la cumbre (medioambiental) de Cancún y muchos países ya enviaron sus cancilleres, de manera que va a haber pocos cancilleres, algunos vicecancilleres' en Washington, reconoció. Solamente tres países, la propia Costa Rica, Colombia y República Dominicana, han confirmado la asistencia de sus respectivos cancilleres a la reunión, según Barrantes, una información corroborada por la AFP. La embajada de Nicaragua ante la OEA no estaba disponible para un comentario. El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, no asistió a la Cumbre Iberoamericana de Mar de Plata este pasado fin de semana, algo lamentado por San José, que no quiere que el asunto vaya siendo poco a poco postergado de la escena diplomática regional. El embajador Barrantes reconoció sin embargo que su país no tiene gran margen de maniobra en una asamblea de cancilleres que acostumbra a tomar decisiones por consenso. Insulza abordó el diferendo Costa Rica-Nicaragua en sus reuniones con mandatarios en Mar de Plata, explicaron fuentes de la OEA a la AFP. Pero esas fuentes reconocieron que no hay detalles sobre algún tipo de propuesta nueva para desatascar el asunto de parte de Insulza para este martes. La Corte de La Haya tiene agendadas reuniones para escuchar a ambas partes los días 11 y 13 de enero.

Descarga la aplicación

en google play en google play