Escúchenos en línea

Millares de nicas en Costa Rica celebran La Purísima en su embajada

San José. Agencias. | 7 de Diciembre de 2010 a las 00:00
Millares de nicaragüenses que residen en Costa Rica celebraron este martes la tradicional fiesta de "La Gritería", en medio de cánticos religiosos y llamados a la concordia entre los dos países, sumidos en un conflicto fronterizo desde octubre. Los residentes nicaragüenses, muchos con hijos costarricenses, repletaron el interior y alrededores de la Embajada de Nicaragua, en el barrio La California de San José, donde cantaron a la Virgen María y recibieron de regalo confites, frutas y otros alimentos, como se acostumbra en su país cada 7 de diciembre. La festividad cobró especial relevancia este año, debido a que ambos países están inmersos en una controversia desde el 21 de octubre, debido a las ambiciones expansionistas de Costa Rica y su pretensión de adueñarse del nicaragüense Río San Juan. "Ellos (los residentes nicaragüenses) me han dicho que lo que quieren es que haya entendimiento entre los gobernantes para que reinara la paz en los dos países para que, como hermanos, nos podamos dar la mano y abrazar", declaró a la AFP el embajador nicaragüense en San José, Harold Rivas. "Mucha gente viene por la fe para pedir a la Virgen por la paz en Nicaragua. Esperamos entre 4.000 y 5.000 personas", agregó el diplomático. La nicaragüense Violeta Sánchez, de la isla de Ometepe (en el Lago de Nicaragua), acudió a la celebración de "La Gritería" con su hija costarricense Lizbeth López, de 10 años, vistiendo ambas una camiseta que decía: "Ticos y nicas somos hermanos: celebremos juntos a La Purísima". La muchedumbre se agolpó en la embajada hacia el anochecer e hizo filas para ingresar a recibir sus regalos, mientras una banda de mariachis mezclaba música popular con canciones dedicadas a la Virgen. Afuera de la legación algunos asistentes detonaron petardos para celebrar, mientras un piquete de policías costarricenses ordenaba el tránsito debido a que los participantes en la celebración ocuparon parcialmente un tramo de la principal avenida de San José. Rivas contó que los dulces tradicionales fueron traídos desde Nicaragua y que empresas privadas -entre ellas una estadounidense de envío de dinero- donaron alimentos para regalar. Entre 500.000 y 800.000 nicaragüenses viven en Costa Rica, muchos de ellos indocumentados, constituyendo más del 10% de la población del país.

Descarga la aplicación

en google play en google play