Escúchenos en línea

Managua no pierde la calma por tropas EU en suelo tico

Managua. Radio La Primerísima. | 13 de Diciembre de 2010 a las 00:00
La Asamblea Legislativa de Costa Rica analizará esta semana otra autorización para el ingreso de marines de Estados Unidos a Costa Rica, pese al rechazo de la población a la presencia militar norteamericana. A mediados de este año el Congreso del vecino país autorizó el atraque de siete mil efectivos, 46 buques de guerra, más de 200 helicópteros, 10 aviones Harrier y dos submarinos. Sin embargo, las autoridades de Nicaragua no pierden la calma ante tales hechos. El coronel Juan Ramón Morales, vocero del Ejército de Nicaragua, declaró que las fuerzas armadas de Costa Rica pueden realizar las maniobras militares que deseen en cooperación con efectivos extranjeros, siempre y cuando lo hagan dentro de su propio territorio. “Costa Rica es un Estado libre y soberano dentro de su territorio y sus autoridades tienen el derecho de permitir en su país la presencia de fuerzas militares extranjeras que estimen conveniente”, indicó Morales al diario La Prensa. En Costa Rica se han dado protestas de grupos pacifistas que aseguran que el Gobierno de la presidenta Laura Chinchilla está permitiendo la militarización del país por parte de fuerzas extranjeras. Organizaciones de la sociedad civil opuestas al militarismo convocaron a una protesta frente a la sede del Parlamento este lunes a las 3 de la tarde, cuando comienza la sesión legislativa. El permiso provocó el repudio de partidos de la oposición y de sectores sociales, que lo calificaron como anticonstitucional y violatorio de la soberanía. “Esto es dar un cheque en blanco para la entrada de las tropas estadounidenses. No podemos ser partícipes de un acto ilegal”, denunció en aquella ocasión el diputado del Partido Unidad Social Cristiana y ex ministro de Seguridad, Luis Fishman. “Como Ejército siempre hemos mantenido y vamos a continuar manteniendo los dispositivos de tropas que continuamente cumplen misiones de vigilancia en las fronteras marítimas y terrestres, en pleno ejercicio de nuestra soberanía e independencia en nuestro territorio”, informó el coronel Morales. “Mantendremos nuestro patrullaje permanente en la búsqueda y captura de bandas de narcotraficantes y el crimen organizado que originan desde el territorio costarricense”, aseveró Morales. Vía telefónica desde Santiago de Chile, Jacinto Suárez, secretario de Relaciones Internacionales del Frente Sandinista y presidente del Parlamento Centroamericano (Parlacen), dijo no estar sorprendido por la información de la presencia del ejército estadounidense, ya que según él ha sido una constante del Gobierno costarricense permitir el desplazamiento en su territorio de efectivos militares foráneos. “Esos cuatro mil efectivos se van a sumar a los 14 mil efectivos que ya están en Costa Rica... ¿ya no se sabe que Costa Rica es un lugar que está militarizado por fuerzas extranjeras? Ese país desde hace rato que perdió su soberanía”, opinó Suárez. El canciller tico, René Castro, habría explicado desde julio pasado a su contraparte nicaragüense, Samuel Santos, que la presencia de los militares estadounidenses era temporal y no comprendía la instalación de una base militar en el país. “El canciller tico, René Castro, explicó a las autoridades nicaragüenses el asunto del tránsito por aguas costarricenses de barcos de Estados Unidos y negó que se trate de establecer una base militar”, informó el canciller Santos en esa ocasión, de acuerdo a los reportes de prensa. El alto cargo dijo en esa ocasión a los periodistas que el canciller Castro explicó que la idea es que, en vez de ir dando permiso por permiso para el tránsito de los barcos estadounidenses, autorizaron su paso por cinco años. Santos manifestó que el propio Castro indicó que el paso de esos barcos por aguas territoriales costarricenses había dado la imagen “como que se estaba haciendo una base militar” norteamericana en esa nación centroamericana, lo que no era apegado a la realidad. El jefe de la diplomacia nicaragüense reconoció que el paso de estos barcos estadounidenses por Costa Rica había causado “preocupación” en Managua, pero todo había quedado aclarado. “Ya recibimos una exposición y parece que ha habido una confusión, según nos explicó el propio canciller René Castro”, mencionó el canciller Santos a mediados del año pasado. El presidente Daniel Ortega reiteró el viernes pasado que Nicaragua no ha reforzado sus puestos militares en la frontera con Costa Rica, en clara alusión a las maniobras en esta zona que está llevando a cabo San José. “Busquemos cómo bajar tensión, nosotros no tenemos blindados en la frontera con Costa Rica, ahí no hay tanques, no hay cañones; lo que están son las fuerzas de frontera que continuamente están patrullando, más que por resguardar territorio, soberanía, están patrullando, lo han hecho y lo continuarán haciendo, para combatir el narcotráfico. En eso no podemos dar un paso atrás, tenemos que mantenernos firmes ahí con el Ejército y con la Policía”, dijo el mandatario. La presencia de las tropas militares estadounidenses en Costa Rica se da en el contexto de nuevas propuestas de mediación por parte de Nicaragua. El presidente Daniel Ortega, instó a su homóloga costarricense, Laura Chinchilla a sentarse a la mesa de diálogo con presencia de mandatarios latinoamericanos como observadores, con el fin de buscar un acercamiento que permita establecer soluciones frente al diferendo territorial que enfrentan las dos naciones desde octubre. "Yo estoy dispuesto a ir (a dialogar) donde ella (la presidenta Chinchilla) lo diga, sin precondiciones", afirmó Ortega durante el acto de clausura de la XV Promoción de Cadetes del Ejército de Nicaragua, en el Centro Superior de Estudios Militares, General de División José Dolores Estrada Vado. El presidente Ortega se refirió a la propuesta del gobierno de Costa Rica de reunirse el 20 de este mes en Liberia, para que dos comisiones técnicas, con ayuda de la Organización de Estados Americanos (OEA), busquen una salida al conflicto y despejen tropas armadas o de seguridad de la zona en disputa. Sin embargo, Nicaragua considera que el trabajo de la OEA en lo que respecta a la controversia sobre el Río San Juan está agotada ya que este organismo carece de competencia para tratar temas limítrofes.

Descarga la aplicación

en google play en google play