Escúchenos en línea

«Narciso» Arias

San José. Por Gerardo Trejos, elpais.cr | 14 de Diciembre de 2010 a las 00:00
El señor Oscar Arias falta a la verdad o se equivoca una vez más cuando en Proa de La Nación del domingo 5 de diciembre nos acusa a los costarricenses de "mezquinos" por negarnos a reconocerles sus incalculables méritos y virtudes. En lo que a mi concierne, al menos, he reconocido siempre pública y privadamente muchos de los méritos que adornan la personalidad de mi ínclito coterráneo. Todo herediano se cree sabio. En efecto, de mi propio peculio, en honor del señor Arias y para inmortalizar su nombre he colocado en el mero centro de la ciudad capital -como dirían los mexicanos- en la avenida segunda, calle 19, una placa de bronce, de esas que al él tanto le gustan, para inmortalizar su nombre y para gloria de los heredianos. También en su honor, al lado de la placa, he plantado un pequeño pero hermoso jardín en su honor: el Jardín Arias. La placa y el jardín están situados exactamente diagonal a la inaugurada -por el señor Arias- e inexistente nueva Casa Presidencial. El jardín es apacible. Es un oasis de paz en la transitada avenida segunda capitalina. Ahí el visitante puede encontrar todo en honor del señor Arias, narcisos, margaritas, cafetos, caña de azúcar, chinas y otras muchas plantas más, que serán el deleite del peripatético visitante. Como puede leerse en el Diccionario de la RAE, el narciso es una planta herbácea, anual, exótica, de la familia de las Amarilidáceas, con hojas radicales largas, estrechas y puntiagudas; flores agrupadas en el extremo de un bohordo grueso de dos a tres centímetros de alto, blancas o amarillas, olorosas, con perigonio partido en seis lóbulos iguales y corona central acampanada, fruto capsular y raíz bulbosa. Se cultiva en los jardines por la belleza de sus flores. Como es sabido el nombre de esa planta, el narciso, proviene de la mitología griega y hace referencia al hombre que cuida demasiado de su adorno y compostura, o se precia de galán y hermoso, como enamorado de sí mismo. Visite el Jardín Arias. La entrada es gratis. (El autor fue diputado costarricense)

Descarga la aplicación

en google play en google play