Escúchenos en línea

Costa Rica acepta dialogar

Coco Beach, Belice. Agencias. | 16 de Diciembre de 2010 a las 00:00
Minutos antes de que el primer ministro beliceño, Dean Barrow, abriera la cumbre en una isla caribeña, el presidente guatemalteco, Alvaro Colom, anunció que Costa Rica había aceptado la propuesta de diálogo lanzada el martes por el presidente Daniel Ortega Saavedra. "Los gobiernos de Guatemala y México ofrecieron a los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua fungir como facilitadores en un mecanismo informal de diálogo y concertación política con el objetivo de propiciar, mediante el acompañamiento de otros países latinoamericanos y caribeños, la distensión entre las partes y generar un ambiente propicio de diálogo que contribuya a una solución satisfactoria de su actual diferendo", dijo Colom al leer un comunicado. "Los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua aceptaron dicho ofrecimiento", agregó el mandatario guatemalteco. Minutos antes del anunciamiento, el vicecanciller costarricense Carlos Roverssi dijo a la prensa, que su país no aceptaría establecer un diálogo hasta que sean retiradas las tropas nicaragüenses del territorio en disputa y esa nación reconozca las resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA). El pasado martes, el presidente de Guatemala, durante una reunión sostenida en Managua con su par nicaragüense, Daniel Ortega, aceptó una propuesta de éste para liderar el proceso de negociación para resolver el litigio limítrofe que su país mantiene con Costa Rica. En esa oportunidad, Ortega propuso que los Gobiernos de Cuba, México y Venezuela participarán como "testigos de honor" del proceso, y señaló que Costa Rica podría invitar con las mismas calidades a los países latinoamericanos que deseara. La cumbre tiene por finalidad discutir asuntos de seguridad, pero la disputa entre San José y Managua ha acaparado la agenda. "Tengo el honor de darles la bienvenida a Belice y a esta maravillosa isla", dijo el primer ministro Barrow en su discurso de apertura de la cumbre, en Coco Beach, un balneario de la isla de Ambergris Caye, uno de los principales destinos turísticos de la ex colonia británica. A la cumbre acudieron sólo cuatro gobernantes de los ocho países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), que tiene a dos de sus miembros sumidos en un conflicto fronterizo desde hace casi dos meses. Por los otros cuatro países del bloque acudieron vicepresidentes, ministros o viceministros. Está contemplado que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, se integre como observador a los debates de la cumbre, que debe culminar este mismo jueves por la tarde. Los mandatarios llegaron en lanchas de guardacostas desde la Ciudad de Belice, donde fueron recibidos por una guardia militar. Desde la playa al salón de reuniones viajaron en carritos de golf (uno por cada país) y tanto gobernantes como ministros y guardaespaldas vestían guayaberas blancas. Los únicos que vestían traje (aunque sin corbata) eran los representantes de los dos países en conflicto: el vicepresidente costarricense Alfio Piva y el ministro de Comercio nicaragüense, Orlando Solórzano. Piva y Solórzano acudieron en representación de sus respectivos presidentes, Laura Chinchilla y Daniel Ortega. Tampoco asistió el mandatario panameño Ricardo Martinelli ni el de República Dominicana (país asociado al SICA), Leonel Fernández, quienes fueron representados por viceministros en esta cita. La cumbre, programada desde meses antes de que se desatara el diferendo a mediados de octubre, está destinada a preparar una conferencia internacional de seguridad para el istmo, programada para el 8 y 9 de junio de 2011, y buscar formas de regularizar las reuniones de los presidentes de los países del SICA. El conflicto entre los países centroamericanos data del pasado 21 de octubre, cuando San José denunció que Managua vertía en su territorio los sedimentos de un dragado que ese país realiza en el río San Juan, asunto que el gobierno de Daniel Ortega niega. Posteriormente, San José denunció la invasión de tropas nicaragüenses, pero Managua aseguró que los soldados se mantienen en su territorio. El Consejo Permanente de la OEA aprobó el viernes pasado una resolución en la que solicita a los dos países que inicien un diálogo, y sugiere, además, el retiro de cualquier personal armado de la zona en disputa, acuerdo que fue rechazado por Nicaragua.

Descarga la aplicación

en google play en google play