Escúchenos en línea

Nicas despiden año viejo con limpias, cohetes, quemas de muñecos y fiestas

Managua. EFE. | 31 de Diciembre de 2010 a las 00:00
Los nicaragüenses se preparan para despedir hoy la Noche Vieja y recibir el Año Nuevo con "limpias", supersticiones, fuegos artificiales, quema de muñecos y bailes en fiestas populares en los 153 municipios del país. En los hogares nicaragüenses despiden la Noche Vieja en medio de celebraciones familiares en las que abunda la música, la comida, el licor y los petardos, y en otras la oración. Apenas se anuncia, con fuegos artificiales y música con volumen a todo dar, el fin de la Noche Vieja y el inicio del Año Nuevo, los nicaragüenses se funden en abrazos y reparten besos, pero también hay quienes prefieren seguir con las tradiciones. Los nicaragüenses acostumbran a hacerse "limpias" para empezar el año y son muy supersticiosos cuando el reloj marca las 00.00 horas del 1 de enero. Una de las costumbres manda verter un huevo fecundado o "de amor" en un vaso con agua, colocarlo detrás de la puerta principal de la casa y esperar a ver qué forma aparece para interpretar la "suerte" del nuevo año. Si la figura que se forma se asemeja a una iglesia significa matrimonio; si es un ataúd, muerte; y si es un banco, dinero. Se confía también en las frutas frescas en la mesa principal de la casa para atraer la buena fortuna y dinero. Hay quienes se visten de rojo para atraer el amor; de blanco, para asegurarse paz y armonía familiar y laboral; o de amarillo, los que quieren suerte y dinero. Los más temerosos del mal general llevan el último día del año la ropa interior al revés para ahuyentar a los "malos espíritus". Los que desean viajar acostumbran dar una vuelta a la cuadra de su casa, a la medianoche, con una valija en la mano, unos lo hacen en familia y otros solos, para que de esta forma, según la creencia, el año naciente les garantice a todos un viaje a un mejor destino. Otras familias deciden viajar a los balnearios para despedir el año y recibir el venidero, o bien en hoteles, restaurantes, bares y clubes, donde son comunes las fiestas hasta el amanecer. Los fuegos artificiales completan la tradición nicaragüense para acabar con todo lo malo del año que acaba y asegurar un buen comienzo en 2011. La llegada del 1 de enero se anuncia con un retumbar de petardos seguido de bengalas y fuegos artificiales con los que además se inicia la quema de los monigotes de 2010, que representan lo peor del año que acaba. Los muñecos, vestidos con la ropa más vieja y llenos de papeles y pólvora artesanal, a veces representan, en sus rostros, las caras de los peores personajes del año, algunos políticos y otras personalidades, que el nicaragüense desea "quemar" con la despedida de la Noche Vieja.

Descarga la aplicación

en google play en google play