Escúchenos en línea

«Todos con Voz» a segunda fase

Managua. Radio La Primerísima. | 11 de Febrero de 2011 a las 00:00
El año pasado, una brigada de 60 especialistas médicos cubanos junto con médicos nicaragüenses atendieron a 126,316 personas con discapacidad y a sus familiares para conocer el panorama de la discapacidad en el país. Este año, el programa continúna para lograr insertar a esas personas a la comunidad. La Doctora Miladis Orraca, coordinadora de la brigada, habló el jueves en el programa Revista En Vivo con el periodista Alberto Mora sobre la Segunda Fase del Estudio sobre la Discapacidad, que se realizó el año pasado en Nicaragua con el nombre "Todos con Voz". En la primera etapa del programa, los médicos cubanos fueron por todos los departamentos, de casa en casa, cruzando cañadas y montañas para realizar el estudio. La mayoría de los discapacitados que encontraron jamás habían recibido una consulta médica; posiblemente, para muchos era la primera vez que miraban un médico. "Hace poco concluyó el Estudio Psicosocial, Pedagógico y Clínico Genético de las Personas con Discapacidad", contó la doctora Miladis Orraca. "Junto con el Movimiento de Médicos Sandinistas, pudimos llegar casa a casa de las personas con discapacidad. Esa fue la victoria más grande, el llegar a la casa de la persona". "En total estudiamos 126,316 personas, y atendimos 203,536 familiares, en la casa, sin incluir las 27,134 consultas que dieron los Especialistas de Genética en la casa, y sin contar las 37 mil consultas que dieron los médicos de otras Especialidades en los centros de salud; eso fue en el momento del Estudio" explicó Miladis Orraca. "No sólo fuimos a contar y saber el número de personas con discapacidad, sino a hacer una evaluación integral de la situación de la persona como un Ser biopsicosocial", cuentó Orraca. "Ahí llegaron Especialistas en Medicina, Asesoramiento Genético, Genética, Psicopedagogos, y evaluaron integralmente a la persona. En esa relación se elaboró una especie de Historia Clínica que nosotros le llamamos Instrumento", explicó. La doctora agregó que "en Cuba se ha desarrollado un gran número de Especialistas en Asesoramiento Genético, que como parte de la continuidad del Estudio, se está anunciando que hace pocos días llegaron a Cuba, nueve médicos procedentes de Nicaragua que van a cursar la Maestría en Asesoramiento Genético". "Son los primeros médicos que, gracias al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, por primera vez en Nicaragua, van a estudiar esta Maestría, que les va a dar todas las herramientas que les permitan hacer la prevención de las enfermedades genéticas en la comunidad", explicó. Esta primera etapa permitió conocer la cantidad de personas que requieren estudiar, la cantidad de personas que requieren incorporarse a la educación normal, a la educación especial; la cantidad de personas que requieren inserción laboral y que están aptas para trabajar, y una serie de datos con los cuales ha continuado trabajando el Gobierno Sandinista. Además, en un primer momento, se ha tratado de solventar todas las ayudas que necesitan los casos críticos, que fueron aquellos casos apremiantes, en los que si no se intervenía de manera inmediata, podían ir al traste con la vida de la persona. Pero los casos críticos no constituyen ni el 5% de las personas encontradas con discapacidad. "Nosotros estamos tratando de iniciar una Segunda Etapa de desarrollo en el Estudio de Personas con Discapacidad, pero en realidad la continuidad del Estudio no ha parado en ningún momento", afirmó la doctora. "La Segunda Etapa del Estudio tiene como objetivo fundamental continuar incorporando a las personas con discapacidad a la sociedad", dijo. "Es importante poder desarrollar acciones familiares y comunitarias, que permitan que la persona con discapacidad viva con mayor calidad de vida", explicó Orraca. Para la doctora, el lograr la integración a la comunidad más allá de cubrir las necesidades materiales "es lo más importante y es lo más difícil de lograr, porque se trata de cambiar la mentalidad de la población, que las personas se den cuenta" de la situación del discapacitado "para poder darles la ayuda humanitaria y el tratamiento especial que ellos merecen. No especial, en el sentido de conductas inadecuadas, sino especial, de que se tenga en cuenta que si se requiere eliminar una barrera arquitectónica, ¡hay que eliminarla!". Según la doctora Orraca, el trabajo en este sentido puede tratar de fomentar que los niños se incorporen a la educación especial, por ejemplo, de enseñar a los familiares de una persona sordomuda el lenguaje de signos para que la comunidad que la rodea y la familia donde vive, aprenda a comunicarse con esa persona. Actualmente, los miembros de la brigada están desarrollando un plan para divulgar los resultados del estudio entre todos los organismos del país, así como para definir el tipo de cooperación que se necesita de Cuba.

Descarga la aplicación

en google play en google play