Escúchenos en línea

«Estoy en Trípoli y no en Venezuela», afirma Gaddafi

Trípoli. Agencias. | 21 de Febrero de 2011 a las 00:00
El presidente de Libia, Muammar Al Gadaffi, apareció este lunes en la televisión local de su país Libya Tv desde Trípoli (capital) y dijo: "Estoy en Trípoli y no en Venezuela", con lo que desmiente los rumores de su supuesta huida hacia nuestro país. Gaddafi apareció en directo la noche de este lunes desde su residencia de Bab Al Azizia en Trípoli, donde se estaba subiendo a un vehículo y portaba un paraguas para cubrirse de la lluvia. "Voy a ver a los jóvenes a la plaza verde. Sólo para demostrar que estoy en Trípoli y no en Venezuela y desmentir a las televisiones de perros. Quería decirles algo a los jóvenes que están en la plaza Verde [en Trípoli] y quedarme con ellos hasta tarde, pero empezó a llover. Eso es algo bueno, gracias a Dios", expresó Gaddafi. La televisión estatal libia anunció por la noche un operativo de las fuerzas de seguridad contra "saboteadores y terroristas", que provocó "varios muertos" sin más precisiones, antes de mostrar imágenes "en directo" de manifestantes pro Kadhafi en la principal plaza de la capital. Saif al Islam, hijo del máximo dirigente de ese país, Muamar Kadhafi, anunció la creación de una comisión para investigar "las circunstancias y acontecimientos que provocaron varias víctimas". Más temprano, la Cancillería de Venezuela a través de un comunicado desmintió el supuesto viaje del líder de Libia a Caracas como había dicho Hague. Previo a estas declaraciones, el secretario de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, William Hague, expresó en una rueda de prensa que "había visto cierta información" que confirmaba la huida de Gaddafi de su país y su viaje a Caracas, la capital de Venezuela. El canciller de Venezuela, Nicolás Maduro y su par libio, Moussa Koussa se comunicaron vía telefónica y ratificaron que Gaddafi "se encuentra en Trípoli, ejerciendo los poderes que le otorga el Estado y haciendo frente a la situación por la cual atraviesa el país", indicó un comunicado de la Cancillería venezolana. "Los Cancilleres de Libia y Venezuela acordaron mantener el contacto para intercambiar información de primera mano sobre la evolución de la situación en ese país hermano", expresó el texto. El vice-ministro de Asuntos Exteriores de Libia, Khaled Kaim, negó la afirmación de Hague por medio de un correo electrónico enviado a la agencia AFP, en el que le explicó que "era totalmente falso" que el gobernante libio estuviera camino a Venezuela. Por su parte, Khaled Kaim lo confirmó en una entrevista con la cadena de noticias Al Jazzera; donde recalcó que los rumores de que Qaddafi haya abandonado el país para refugiarse en Suramerica "no tienen ningún tipo de fundamento". "Esta noticia no tiene fundamento. No tiene base", señaló. La afirmación fue desmentida también por la directora de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, quien en una reunión ministerial alegó que La Haya "desconocía información concreta al respecto" y sólo se basaba en "rumores infundados". Protestas continúan Mientras tanto, en Libia, los medios locales continúan reseñando protestas, tanto por parte de los opositores a Gaddafi, que critican un supuesto abandono de servicios públicos y exigen la renuncia de las autoridades; como de los adeptos que defienden al gobernante. Este lunes la cadena Al Jazzera señaló que las protestas llegaron a varias localidades de Trípoli (capital del país). Con respecto a los altos niveles de violencia desatados en las calles, el hijo de Gaddafi, Saif al Islam, anunció la creación de una comisión que investigará esos crímenes. En este sentido, el corresponsal de teleSUR en Medio Oriente, Hisham Wannous confirmó que "la situación en Libia es muy tensa". A su vez reportó que "ha habido choques entre los manifestantes y los hombres de seguridad de las Fuerzas Armadas". "Los hospitales están abarrotados de heridos y las autoridades tratan de instalar tiendas en las afueras para atenderlos", agregó. Ante el panorama, que se enmarca en una ola de rebeliones populares en varios países árabes como Siria, Túnez, Jordania, Egipto, Yemen, Argelia y Bahréin, el analista político mexicano Ángel Guerra, comentó que "no hay realidades iguales en el mundo árabe" y agregó que "a pesar de que hay comunes denominadores en todas rebeliones, no se puede pensar que en todos los países va a ocurrir lo mismo". Con este argumento, Guerra indicó en una entrevista exclusiva con teleSUR que si bien es cierto que en Libia "hay un descontento popular, también hay otros factores como la rebelión y la economía" que pueden hacer que el "conflicto o se agrande o se minimice". De acuerdo con los reportes de Al Jazzera, los opositores al gobierno de Gaddafi, que no han dejado de denunciar "represiones" por parte de los cuerpos armados del país, han incendiado edificios de varios organismos gubernamentales. Del mismo modo, el principal medio de comunicación estatal Libya TV reseñó que los manifestantes también han saqueado otras instituciones y agredido a varios funcionarios. En otros países del medio oriente En Yemen, miles de personas iniciaron una sentada en Saná y varios miles de chiitas se manifestaron en Saada (norte) contra el presidente Alí Abdalá Saleh, en el poder desde hace 32 años, amenazado por una ola de protestas que en una semana se cobró 12 vidas, incluyendo la de un manifestante este lunes en Adén (sur). Los ulemas yemeníes prohibieron usar la fuerza contra los manifestantes y condenaron los arrestos arbitrarios y la tortura, en un comunicado emitido el lunes tras una reunión de esos clérigos musulmanes. Pese a esa presión, Saleh declaró en una conferencia de prensa que no piensa renunciar y que solo se irá "por medio de las urnas". En Bahréin, el rey Hamad Ben Issa al Jalifa ordenó este lunes la liberación de presos chiitas y aplazar los procesos judiciales que cursan contra otros prisioneros políticos, según la agencia de prensa oficial. El monarca aceptó así una de las peticiones de la oposición un manifestante chiita. Un herido de bala el pasado viernes falleció en un hospital de Manama, elevando a siete el número de muertos durante las revueltas, iniciadas el 14 de febrero. A pesar de la oferta de diálogo lanzada por el príncipe heredero, los manifestantes continuaron acampados este lunes en la plaza de la Perla de la capital de este reino del Golfo, donde tiene su sede la V Flota de Estados Unidos. Al mismo tiempo, miles de partidarios del régimen, exhibiendo banderas del país y retratos de los principales dirigentes, se manifestaron el lunes en apoyo de la familia real sunita de los Al Jalifa. La oposición de este país con mayoría de la población chiita, prepara para el martes una gran manifestación contra la dinastía Al Jalifa. Como consecuencia de la agitación, el emirato renunció este lunes a organizar el 13 de marzo el Gran Premio de Fórmula 1, que abría la temporada en el circuito de Sahkir. En Marruecos, donde el domingo hubo disturbios tras las manifestaciones organizadas en todo el país, el ministro de Interior, Taib Cherkaui, informó del hallazgo de cinco cuerpos calcinados en el interior de una sucursal bancaria en Alhucemas (norte). En esta ciudad, así como en Larache y en Marrakech se registraron los incidentes más graves. Cherkaui agregó que 128 personas, entre ellas 115 miembros de las fuerzas de seguridad, resultaron heridos durante los disturbios.

Descarga la aplicación

en google play en google play