Escúchenos en línea

Siguen las manifestaciones sindicales en Wisconsin y otros estados de EU

Washington. EFECOM. | 23 de Febrero de 2011 a las 00:00
Si el año pasado fue el movimiento conservador Tea Party el que aglutinó el descontento popular antes de las elecciones de noviembre, ahora es la izquierda sindical la que ha comenzado a echarse a la calle en contra de los recortes anunciados por los nuevos gobernadores republicanos. Bajo el argumento de los abultados déficit presupuestarios, los gobernadores republicanos en varios estados del Medio Oeste del país están proponiendo leyes que apuntan a los "excesivos" derechos y beneficios de los trabajadores públicos al señalar la necesidad de contención en épocas de crisis económica. Héctor Sánchez, director del sindicato Labor Council for Latin American Advancent (LCLAA), calificó este miércoles el proyecto de ley lanzado por el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, que originó las protestas la pasada semana, como un "ataque muy serio y directo a los derechos básicos de los trabajadores". "No se trata sólo de Wisconsin, lo que hemos visto está ocurriendo también en Indiana, Ohio y Nueva Jersey. Y no se trata de un problema presupuestario, se trata destruir los logros de la lucha sindical", afirmó Sánchez, en una entrevista telefónica con Efe. El martes, el gobernador republicano de Wisconsin reiteró en un discurso televisado que las cuentas del estado "están en bancarrota", con un déficit de 137 millones de dólares, y afirmó que seguiría adelante con su propuesta. Sin embargo, la votación está paralizada desde el pasado jueves cuando parte de los senadores demócratas decidieron no comparecer ante el Congreso estatal para evitar el quórum necesario, y ayer mantuvieron a los senadores republicanos hasta altas horas de la noche con diversas maniobras burocráticas de obstrucción. En las afueras del Capitolio de Madison, Wisconsin, decenas de miles de manifestantes continuaban hoy las protestas en las que llevan ya más de una semana, en rechazo a la ley que además de los recortes de beneficios elimina el derecho de los empleados públicos a la negociación colectiva de sus convenios laborales. Por su parte, unos 2.000 miembros de diversas organizaciones sindicales y empleados públicos se congregaron hoy en Washington frente a las oficinas del Gobernador de Wisconsin para expresar su apoyo a las manifestaciones de protesta en ese estado. Además de Wisconsin, Indiana, Ohio y Nueva Jersey también han visto aumentar las movilizaciones tras los anuncios de sus respectivos gobernadores, todos republicanos, de subir las contribuciones de los trabajadores públicos y reducir el peso sindical en las negociaciones laborales. Todos ellos hablan de excesos de "privilegios" en los empleados públicos, y argumentan que es la única manera de reequilibrar las cuentas públicas de los estados. "En Wisconsin y en Ohio, han decidido que no quieren que existan dos tipos de ciudadanos: unos que reciben amplios beneficios de salud y retiro, y el resto que son quienes tienen que pagar por ello", dijo Chris Christie, el popular gobernador republicano de Nueva Jersey, al aplaudir las propuestas de sus colegas de partido. Salazar, sin embargo, considera que la excusa de los déficit presupuestarios no tiene base, y subrayó que los trabajadores han aceptado aumentar sus contribuciones pero que "jamás van a permitir que se supriman los derechos ganados en la negociación colectiva". Además, tras los proyectos de ley se encuentran "importantes intereses corporativos", y anunció que ya se han programado protestas en una veintena de estados del país por parte de diversas asociaciones sindicales hoy y en los próximos días. Mientras tanto, los 37 senadores demócratas de Indiana han seguido los pasos de sus colegas de Wisconsin y se han marchado a la vecina Illinois para evitar el quórum necesario, ante una propuesta de ley similar por el gobernador Mitch Daniels. "Permaneceremos aquí hasta que se nos asegure por parte del gobernador y el portavoz de la Cámara estatal que estas leyes no serán sometidas a votación durante esta sesión", explicó esta mañana en un comunicado el grupo de senadores demócratas "exiliados" en Illinois. La polémica se enmarca en el debate presupuestario nacional, donde el presidente Barack Obama, al presentar su propuesta para 2012 ante el Congreso, ya anunció la necesidad de la "austeridad fiscal" para que Estados Unidos viva "dentro de sus posibilidades". Los republicanos, mayoría ahora en el Cámara de Representantes, se muestran de acuerdo en los recortes, pero difieren en el monto y en la manera de efectuarlos, y reclaman para aprobar el presupuesto de Obama la reducción de impuestos como receta para el estímulo económico y la supresión de programas sociales para eliminar cargas.

Descarga la aplicación

en google play en google play