Escúchenos en línea

Maestros de Wisconsin están bajo amenaza de perder sus trabajos

Madison. Agencias. | 26 de Febrero de 2011 a las 00:00
Los distritos escolares de Wisconsin advirtieron a los profesores que sus contratos podrían quedarse sin renovación, luego que el plan del gobernador Scott Walker para revocar los derechos de negociación colectiva de prácticamente todos los empleados públicos sigue en el limbo. La propuesta dio un paso concreto el viernes, cuando los republicanos en la Asamblea del estado aprobaron abruptamente la iniciativa y la enviaron al Senado después de tres días de debate y en medio de la confusión entre los demócratas. Pero en vista de que los 14 senadores estatales demócratas siguen fuera del estado, otro estancamiento espera a la medida que, según Walker, ayudará a resolver los déficit de Wisconsin y a evitar un despido masivo. El estancamiento legislativo llevó a que la Asociación de Juntas Escolares de Wisconsin advirtiera a los distritos que tienen hasta el lunes para alertar a los profesores sobre la posibilidad de que no les sean renovados los contratos. Ello obedece a que, si la iniciativa de Walker se convierte en ley, anularía los acuerdos colectivos de los profesores que definen los protocolos y plazos para realizar despidos. El nuevo administrador del distrito de New London, Bill Fitzpatrick, dijo que había recibido autorización de su junta escolar para emitir notificaciones sobre la no renovación a los 180 profesores de la demarcación, pero negociaba una extensión del plazo con funcionarios del sindicato de maestros, a fin de evitar un envío masivo de los avisos. "Es como ir al doctor y que te digan que tienes algún tipo de enfermedad, pero que eso es todo lo que te pueden decir", dijo Fitzpatrick el viernes. "Este temor a lo desconocido, a no conocer el futuro de tu forma de vida, es lo que preocupa ahora a la gente en este edificio". Pese a la incertidumbre generada por la ausencia de demócratas en el Senado, quienes salieron del estado hace más de una semana para bloquear la votación sobre la iniciativa de Walker, Jane Cooper, profesora del jardín de niños Marshfield, culpó a los republicanos. "Están tratando de reventar a nuestro sindicato", dijo Cooper. "Es algo grave". El proyecto de ley republicano que despojaría a la mayoría de los empleados públicos de sus derechos en la negociación de contratos colectivos de trabajo,es la primera medida significativa entre los planes del nuevo gobernador republicano. Los demócratas, que son minoría en la Asamblea estatal, demoraron la votación con tácticas dilatorias y el ofrecimiento de decenas de enmiendas, lo cual forzó a los republicanos a rechazar esas propuestas, una a una, durante una sesión que se prolongó más de tres días seguidos. La votación puso fin a la sesión, pero el estancamiento político creado por la iniciativa está lejos de terminar. El proyecto de ley debe ser ahora considerado por el Senado, donde la minoría demócrata se ha ocultado por una semana. Nadie sabe cuándo regresarán de Illinois, ni cuáles serán sus siguientes pasos. Los republicanos que controlan el Senado enviaron a la policía estatal a buscarlos en sus domicilios el jueves, pero no los encontraron. La propuesta del gobernador Scott Walker contiene varias cláusulas que, dice, tienen el propósito de cubrir el déficit presupuestario estatal de 137 millones de dólares y solucionar un déficit previsto de 3.600 millones en el presupuesto 2011-2013. El punto neurálgico de su propuesta es la inclusión de reformas que quitarían a casi todos los empleados públicos su derecho a negociar de manera colectiva los contratos de trabajo y las condiciones laborales. Los demócratas y los sindicatos ven la medida como un ataque a los derechos de los trabajadores y un intento por socavar el apoyo de los sindicatos a los demócratas. Las organizaciones laborales han planteado que están dispuestas a aceptar las medidas que aumentarían las contribuciones de los trabajadores a sus pensiones y al sistema de salud, siempre y cuando puedan negociar de manera colectiva. Pero Walker ha rechazado la propuesta. Decenas de miles de personas han sitiado el Capitolio estatal desde la semana pasada para protestar haciendo sonar tambores y gritando consignas tan fuerte que la policía que los resguarda ha tenido que equiparse con tapones de oídos. Cientos de manifestantes han dormido en el recinto.

Descarga la aplicación

en google play en google play