Escúchenos en línea

ONU alerta sobre falta de fondos en programas de remoción de minas terrestres

Nueva York, Naciones Unidas. Adital. | 4 de Abril de 2011 a las 00:00
El Secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, llamó la atención sobre el déficit de financiamiento de programas para la remoción de restos de minas y explosivos terrestres para este año. El alerta fue dado este lunes, en el marco de las celebraciones del Día Internacional de Informaciones sobre el Peligro de las Minas y de Asistencia para Actividades Relativas esos Explosivos. Según Ban Ki-moon, los programas de desactivación de las minas y explosivos terrestres cuentan, este año, con un déficit de 367 millones de dólares. Este dinero estaba destinado no solo a la remoción de los explosivos, también a la asistencia a las víctimas y para divulgar informaciones sobre los peligros de las minas. Actualmente, más de 150 estados ya han firmado la Convención de la ONU que prohíbe este tipo de artefactos explosivos utilizados en guerras y que son activados con la presencia o proximidad de personas. Las minas, además matar y herir personas, también perjudican actividades de desarrollo de los países, principalmente la agricultura. Para el secretario de la ONU, la remoción de tales artefactos "crea oportunidades de empleo, transforma las zonas peligrosas en tierras productivas y encamina a las sociedades hacia una seguridad duradera". Esto porque instaladas (las minas) en tierras durante las guerras, si no fueren retiradas o accionadas, pueden permanecer en el territorio por mucho tiempo, volviendo la zona peligrosa, aun después del fin del conflicto. Por esta razón, los programas de la Organización de la Naciones Unidas tratan de educar a las comunidades sobre el peligro de las minas y de promover acciones para la destrucción de los explosivos. Según la ONU, el año pasado fueron destruidos más de un millón de minas y restos de explosivos solamente en Afganistán. En la República Democrática del Congo y en Sudán, la retirada de los artefactos posibilitó la reapertura de más siete mil kilómetros de carreteras. Además, el número de muertes a causa de las minas se redujo, en 2010, a cuatro mil personas, representando una reducción del 75% en relación al año 1997, cuando se registraron 26 mil víctimas fatales. En Irak, la retirada de minas y explosivos entre los años 2007 y 2010 posibilitó que 1500 familias recuperasen sus tierras para la agricultura. A pesar de estos avances, todos los años, los restos de minas cobran nuevas víctimas. Destaca el caso de Colombia, segundo país con mayor número de minas en el mundo, solamente superado por Afganistán. Según informaciones de la Oficina de la ONU en Colombia, el país registró, en 2010, 512 víctimas de minas terrestres. De 1990 hasta ahora, los explosivos ya cobraron más de nueve mil víctimas en el país, 71 solamente en este año.

Descarga la aplicación

en google play en google play