Escúchenos en línea

Banqueros compran acciones en END y acaba especulación

Managua. Carta Bodán. | 12 de Mayo de 2011 a las 00:00
Directivos de El Nuevo Diario anunciaron este jueves a trabajadores del rotativo que un grupo empresarial inyectó de recursos líquidos al periódico fundado en los albores de la Revolución Sandinista y que agonizaba por problemas económicos. Uno de los inversionistas es el Grupo Pellas, según confirmó su Dirección Corporativa de Comunicación. La familia Ortiz, del grupo Banpro, sería el otro, revelaron versiones extraoficiales. Francisco Chamorro García, director del diario, anunció temprano a los trabajadores que ya estaba casi lista una negociación y habló de un "pre-arreglo". Casi al mediodía, Francisco, Ana María y Gabriel Chamorro reunieron a todo el personal de la compañía, incluyendo las áreas de contabilidad y administración. El otro director, Danilo Aguirre Solís, no estaba en el periódico. Fue entonces cuando Francisco anunció la noticia: Ya se había arreglado la situación y estaba lista una inyección económica "salvavidas". Pero no explicó detalles de la operación, si esta implicó venta de acciones, fue un préstamo o inyección de capital a través de publicidad inmediata del Grupo Pellas. Chamorro también destacó que se mantenía la política informativa del periódico y que todos los trabajadores mantenían sus puestos de trabajo. Además, lanzó otros datos que tienen una gran relevancia para el destino de END: Los nuevos dueños manejarían el área administrativa y Francisco Chamorro se mantiene como director. Un reportero preguntó sobre el destino final de Aguirre Solís en el diario. Primero se informó que se iba del diario de la peor manera, pero al final de esta tarde trabajaba normalmente. ¿Cambiará línea editorial? Ante el hermetismo de los directivos de END, surgen varias inquietudes. La primera, en nombre de la libertad de expresión y la tan criticada política de secretismo que dicen combatir en el rotativo, ¿por qué no informaron claramente a lectores, anunciantes y la sociedad en general los detalles de la negociación? ¿Dónde queda la transparencia que alegan promover los dueños del periódico? ¿Por qué esconden información y alimentan una vieja política de secretismo del sector privado en cuanto a negociaciones accionarias y cambios de dueño de empresas? ¿Investigarán los periodistas de END en el Registro de la Propiedad los nuevos socios de Editorial El Amanecer? Con la llegada del Grupo Pellas y la familia Ortiz, ¿está enterrado el tema de la insuficiencia renal crónica en las páginas del diario? ¿Quedará en el tintero la millonaria exoneración por US$2,997,338.29 otorgada por la construcción del Edificio Pellas? ¿Y el perjuicio económico al Estado por 45 millones 485 mil 957.03 córdobas causados por las empresas Agrosa y E. Chamorro Industrial, esta última miembro del Grupo Pellas, por la importación de seis mil toneladas de aceite comestible sin pagar el correspondiente 15 por ciento de impuestos en concepto del Derecho Arancelario a la Importación (DAI)? ¿Se olvidarán del escándalo de los Cenis, vinculado al grupo Banpro? ¿Ahora sí es válida y correcta la operación comercial, porque fue realizada por un grupo tradicional de derecha y no por un gobierno de izquierda? Hay otras preguntas vinculadas directamente al destino de Danilo Aguirre Solís como director fundador de dicho medio. ¿Su permanencia o salida fue parte de la transacción? En círculos empresariales se comenta que una salida suya significaría un alivio para el grupo empresarial que llega a El Nuevo Diario, ya que su permanencia implicaría la continuación del enfrentamiento directo con el gobierno, un tema que la empresa privada huye sobre todo en días electorales y ante la fuerte posibilidad de un triunfo del Frente Sandinista. Pero el mismo sandinismo resulta ganador con toda esta transacción millonaria no detallada, al presentar a los hermanos Chamorro capaces de negociar con quien sea con tal de mantener su estatus económico y, de paso, frenar en alguna medida los ataques periodísticos en su contra. ¿Autorizó el actual gobierno la transacción de un grupo privado nacional con quien ha mantenido excelentes relaciones a lo largo de los años bajo la condición de que cambiara la política editorial? ¿Es plata sandinista manejada e invertida por los Pellas-Ortiz para legitimar la operación? ¿Le dieron una salida a Francisco Chamorro y sus hermanos al no pagar el costo político de venderle directamente al gobierno? ¿Cambiará poco a poco su línea editorial el rotativo, permitiendo trabajos críticos contra Ortega, pero también destacando logros de su administración? Y las últimas interrogantes están ligadas directamente a la transacción en pesos y centavos: ¿De qué naturaleza fue la operación empresarial que salvó a END? ¿Es este el final de la crisis o un salvavidas de unos cuantos meses a la empresa periodística? Todas estas preguntas serán respondidas con el tiempo, ya que, nuevamente, una gran negociación entre privados se mantiene secreta. Solís: Podría negociarse arreglo con embargo El magistrado sandinista Rafael Solís aseguró a Canal 12 que el embargo preventivo impulsado por trabajadores despedidos de El Nuevo Diario, alegando incumplimiento de la patronal de sus prestaciones sociales y el no reconocimiento de depreciaciones de cámaras en el caso de reporteros gráficos, podría llegar "a un arreglo". La medida judicial fue ordenada por el juez de ejecución Ramón Real, quien respondió de esta manera a la demanda laboral de once ex trabajadores despedidos. "Es un grupo de trabajadores, yo creo que ya llegan a un arreglo, hoy vi que ellos decían que ya habían pagado a cuatro trabajadores. Y la cantidad que vi que es un millón de córdobas, un poco menos de 50 mil dólares, no creo que estén en la luna y sea tan difícil para El Nuevo Diario, máximo que ya le pagó a cuatro", indicó Solís. "Ahí no hay nada político, es totalmente laboral, ni idea teníamos nosotros de esa situación. Estaban en una situación difícil, han tenido negociación y pueden pensar que es algo político, pero no ha habido nada político, es totalmente laboral y espero que se arreglen en los próximos días", insistió. Morales: END es rentable El vicepresidente Jaime Morales Carazo aseguró que se reunió con Francisco Chamorro, director de END, para conocer la situación del rotativo. "Mi relación con su padre fue estrechísima, de mis amigos más antiguos, más queridos, fuimos socios en diferentes empresas, su madre también fue amiga mía de la infancia. Fue una reunión de tipo familiar, yo fui padrino del hijo menor de Javier Chamorro Cardenal, Juan Sebastián Chamorro, hasta hace poco director de la Cuenta Reto del Milenio", indicó. "La situación de la empresa es una situación financiera delicada, pero manejable, una empresa que tiene activos fijos muy valiosos en terrenos, en edificios, en maquinaria, de la rotativa, una empresa muy grande, ARDISA, con una generación de efectivo muy atractiva, ventas de 30 mil ejemplares diarios, son 200 y tantos mil córdobas al día, en un mes son seis millones y tantos, en un año son más de 75 millones, sólo en ventas de periódicos sin meter anuncios. El problema que han tenido es la caída de los anuncios, los altos costos, el papel", dijo Morales a Canal 12. "Yo creo que hay distinguir la empresa periodística, que es un concepto diferente de tipo comercial, común y corriente, y la parte objetiva y práctica, que es el concepto de la empresa comercial, donde se fusionan ingresos con egresos y utilidades. Yo no creo que el gobierno pueda meter la mano en este tipo de operaciones, es una empresa privada que tiene que resolver su problema negociando con sectores de inversionistas y requiriendo capital y creo que lo van a encontrar, es atractiva, rentablemente, esta empresa, porque está caminando, tiene efectivos y tiene un buen nombre, creo que diariamente además de los 30 mil ejemplares que vende, en su página Web hay visitas de más de 45 mil visitantes diarios", señaló. Navarrete: "Están haciendo una gran alharaca" Por su parte, el periodista Félix Navarrete, ex editor del desaparecido diario La Tribuna, lamentó que cuando dicho rotativo atravesó por problemas económicos nadie hizo nada por su sobrevivencia. "Nadie hizo nada por La Tribuna, los empresarios no fueron solidarios para decir: Señores, ¿cuánto necesita Haroldo Montealegre para que este diario siga como un instrumento de la libertad de expresión? Ahora están haciendo una gran alharaca. El Nuevo Diario ha venido teniendo problemas económicos serios y creo que es importante que los periodistas razonen un poco, porque el periódico nadie lo está cerrando, está quebrando producto de un mal manejo administrativo financiero de los dueños", señaló "Yo espero que los trabajadores al menos sean indemnizados, porque en mi caso el señor Haroldo Montealegre me debe una plata. A mí me da un poco de tristeza, que a veces los periodistas cerramos los ojos ante una realidad objetiva: Un medio de comunicación es un negocio", puntualizó.

Descarga la aplicación

en google play en google play