Escúchenos en línea

25 millones de emigrantes latinoamericanos hacen crecer 35 veces las remesas

None | 21 de Marzo de 2006 a las 00:00

Montevideo – Las emigraciones de latinoamericanos y caribeños han llegado en 2005, a 25 millones de personas, con México, Colombia y la Comunidad del Caribe a la cabeza de las estadísticas, estableció la Comisión Económica para América latina y El Caribe (Cepal) que cumple en Montevideo su 31o. período de sesiones.

En un documento llamado "Migración internacional, derechos humanos y desarrollo en América latina", presentado en esta reunión, se establecen los alcances del fenómeno migratorio. México, la Comunidad del Caribe y Colombia, superan individualmente el millón de personas. Otros nueve países sobrepasan los 500.000 emigrantes: Argentina, Brasil, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Perú y la República Dominicana.

Se agrega que en varios países del Caribe más del 20% de la población se encuentra en el exterior, mientras que en América latina las tasas mas altas son para Cuba, 8.7%, El Salvador 14.5%, México 9.4%, Nicaragua 9.6%, República Dominicana 9,3% y Uruguay 8.3%.

La Cepal indica que el destino preferido es Estados Unidos y hacia 2004 había 18 millones de inmigrantes de la región que, junto a sus descendientes nacidos allí, ya son la primera minoría étnica del país. Se establece que casi el 50% de los latinoamericanos y caribeños vive indocumentado.

No obstante, Cepal advierte que este fenómeno se está diversificando y ampliando con referencia a los destinos y desde la década pasada ha crecido el número de latinoamericanos que se dirige a Europa, principalmente España, pero también a Japón y Canadá, número que se estima en tres millones de personas hacia esos destinos. Hacia España viajaron 1,2 millones de personas en 2004.

En el orden intraregional, los principales destinos de los emigrantes son Argentina, Costa Rica y Venezuela.

En la cuanto a las remesas de dinero que envían los emigrantes, en algunos casos se convirtieron en las principales fuentes de financiamiento externo para la región, sostiene Cepal.

El envío de remesas por parte de los inmigrantes latinoamericanos anotó un crecimiento "notable" de 35 veces entre 1980 y 2004 al pasar de mil 120 millones de dólares a 40 mil millones de dólares, reveló hoy un informe divulgado por la Cepal

El estudio "Migración internacional, derechos humanos y desarrollo en América Latina y el Caribe" del organismo precisó que "el notable aumento y la considerable magnitud de las remesas tienen profundos efectos macroeconómicos en varios países".

"La región aglutina la mayor parte de las remesas del mundo, que han sido objeto de iniciativas en muchos países, además de las que promueven organismos internacionales", apuntó el documento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El texto añadió que "las remesas demuestran que las estrategias de los trabajadores migrantes tienen un potencial simbólico de vinculación y representan un sustrato material de apoyo a la economía de los países, que desafía a las políticas públicas".

El organismo acotó que se comenzó a reconocer que "la importancia de las remesas como fondo de inversión son la otra cara de la moneda de la falta de fuentes de financiamiento de la inversión productiva, tanto públicas como privadas".

La Cepal realiza en Montevideo su 31 Período de Sesiones, el cual será inaugurado este miércoles en forma oficial por el presidente uruguayo Tabaré Vázquez para analizar el tema de protección social en la región.

El informe del organismo de Naciones Unidas indicó que esos envíos "siguen siendo un fenómeno social y económico que se focaliza en un número reducido de ellos. México, Brasil y Colombia concentran más del 60 por ciento del total de las remesas percibidas".

La Cepal, con sede en Chile, clasificó en tres grupos a los países latinoamericanos de acuerdo con la cantidad de dinero que reciben cada año de los inmigrantes.

En un primer bloque están Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, México y República Dominicana, los cuales perciben una suma similar o superior a los dos mil 500 millones de dólares al año. En el caso particular de México, entre 1992 y 2002 el número de hogares receptores de remesas pasó de 650 mil a un millón 400 mil, mientras que el volumen de recursos se elevó desde mil 900 millones de dólares a tres mil 600 millones de dólares en el mismo período.

Un segundo conjunto está integrado por Ecuador, Haití, Honduras, Nicaragua y Perú, quienes se integraron en forma "tardía" a la recepción de remesas y registran un nivel cercano o por sobre los mil millones de dólares anuales.

El último grupo está conformado por Argentina, Bolivia, Costa Rica, Chile, Panamá, Paraguay, Venezuela y Uruguay, con remesas inferiores a los 500 millones de dólares al año.

El informe aseveró que los efectos que tienen los envíos de dinero por parte de los inmigrantes se vinculan con el tamaño de las economías ya que pueden llegar a constituir 24 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), como ocurre en el caso de Haití.

Luego se ubican El Salvador (14 por ciento), Nicaragua (11), Honduras (10), República Dominicana (10), Ecuador (6), Guatemala (6), Colombia (3.1), México (1.7) y Perú (1.5).

Puntualizó que en los casos de Guatemala y El Salvador, las remesas superan en al menos seis veces la Inversión Extranjera Directa (IED).

El organismo de Naciones Unidas añadió que las remesas son un "importante aporte de recursos económicos a sectores específicos de la economía nacional, regional y local. Junto con eso, para muchas familias receptoras son una sustantiva fuente de ingresos".


Descarga la aplicación

en google play en google play