Escúchenos en línea

Agenda reciclada para tour de Bush

Por Orlando Oramas Leon, diario Granma, Cuba. | 5 de Marzo de 2007 a las 00:00
El presidente George W. Bush prepara las maletas para visitar en apenas siete días cinco países de América Latina, pero en su viaje lleva una agenda vieja, con fórmulas de condicionalidad y la intención de revertir la marea de cambios en el continente. Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México serán las escalas de Bush entre el 8 y el 14 de marzo, en momentos en que América Latina vive transformaciones que la Casa Blanca intenta detener con promesas de ayuda y recetas recicladas, cuyas secuelas sociales tienen heridas abiertas en la región. Thomas Shannon, secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, declaró ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes que las prioridades de Washington en Latinoamérica residen en tres principios básicos: ayuda, comercio e inversiones. Según Shannon, Estados Unidos podría aumentar su ayuda financiera a los gobiernos latinoamericanos para enfrentar "la pobreza, la desigualdad y la exclusión social de sus ciudadanos más pobres y vulnerables". Pero lo que no reconoció es que precisamente las recetas de corte neoliberal, impuestas desde Washington, y también por la vía de los organismos financieros bajo su control, están entre las grandes responsables de la desigualdad imperante en las naciones del área. Según la fuente, el mandatario estadounidense redoblaría la asistencia para combatir el analfabetismo y extender la asistencia médica, metas que ahora preocupan a EE.UU., cuando miles de latinoamericanos aprenden a leer y escribir por estos días con el método Yo, sí puedo, y la operación Milagro devuelve la visión a otros miles condenados por la ceguera del capitalismo salvaje. Indicó que "Estados Unidos está comprometido a ayudar a nuestros socios de las Américas", y la afirmación lleva implícita toda la condicionalidad con que la potencia norteña se vincula con el "traspatio" e incluye desde pautas económicas, hasta la supeditación en la llamada cruzada antiterrorista y las certificaciones en el tema del narcotráfico. Bush desembarcará en América Latina con la varita mágica del comercio libre, ya no por la vía del ALCA, pero sí con los ALCA bilaterales o subregionales, que debilitan el poder de negociación de los gobiernos sujetos a los TLC con Estados Unidos y se enfilan cual muro de contención a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA). "Todos los ciudadanos, no sólo las elites, deben obtener beneficios de las oportunidades de la democracia", apostilló Shannon, pero bajo tal precepto Bush buscará también la apertura de los mercados latinoamericanos para la avalancha de las transnacionales, en perjuicio de los productores locales. El tema seguridad estará en la agenda del presidente norteamericano, cuya administración busca aumentar la presencia militar en el continente, otra fórmula desempolvada ante la época que vive América Latina, donde la Casa Blanca encuentra cada vez más obstáculos para fijar pautas de obediencia.

Descarga la aplicación

en google play en google play