Escúchenos en línea

Mayoría de estadounidenses tiene «visión realista» de inmigración

None | 25 de Abril de 2006 a las 00:00

Washington – La mayoría de los estadounidenses está de acuerdo con que los inmigrantes indocumentados que han estado varios años en el país se queden y obtengan la ciudadanía, pero espera que se ordene el proceso, dijeron hoy expertos.

Una encuesta realizada por la firma Opinion Research para la cadena CNN de televisión, mostró que el 77% de los entrevistados quiere que los inmigrantes indocumentados que han estado en el país más de dos años encuentren una senda hacia la legalidad y la ciudadanía.

"La gente común ve el problema de inmigración en términos más realistas que lo que aparece en el debate de los políticos", dijo Steve Johnson, del grupo conservador Heritage Foundation. "La mayoría de la gente también quiere que se ordene el proceso".

"La gente percibe los matices, y no todo en blanco o negro, y entiende que quienes han estado más tiempo en el país tienen mucho más en juego en quedarse aquí, y mucho más que perder si tienen que irse", agregó. El 64% de los encuestados apoya la idea de que los indocumentados que han estado en el país menos de dos años sean deportados. El 31% se opone a esa deportación masiva.

"Los resultados no son contradictorios ni me sorprenden", dijo a EFE el experto José Enrique Idler, del American Enterprise Institute. "Las personas que han estado más de dos años se han convertido en miembros de facto de la comunidad, y los que llevan más de cinco años probablemente ya tienen hijos, han echado raíces".

"Este es país fundado y alimentado por los inmigrantes", añadió. "Es una sociedad abierta, libre, democrática que gusta darle la bienvenida al recién llegado".

Por su parte Kinuthia Macharia, profesor de sociología en American University, opinó que "ese 77% seguramente lo componen personas que han visto los beneficios inmediatos de la inmigración, que tienen inmigrantes que trabajan para ellos o con ellos. Y la gente también es considerada, piensan en los niños, está el ángulo humano", añadió. "En este país todos, prácticamente, somos inmigrantes, o hijos, o nietos de inmigrantes. Todos aquí sienten sus raíces de inmigrantes".

En cuanto a los que se oponen a la legalización y ciudadanía para los inmigrantes indocumentados recién llegados, Macharia sugirió que se les ve a estos como menos arraigados y "además hay un sentimiento de territorialidad. Es posible que los mismos inmigrantes que llevan más tiempo vean a los recién llegados con suspicacia, que piensen que son demasiados", dijo Macharia.

De acuerdo con el sondeo de opinión difundido por CNN, el 56% de los encuestados se opone a una legislación -aprobada en diciembre por la Cámara de Representantes pero no, todavía, por el Senado- que convertiría la inmigración ilegal en un crimen punible con prisión.

El 39% de los entrevistados está de acuerdo con esa medida que, además, convertiría en un delito la ayuda a los inmigrantes indocumentados.

"Quizá la entrada al país fue por medios ilegales", señaló Macharia. "Pero muchos han hecho grandes esfuerzos, sacrificios para cruzar la frontera y desde que entraron han trabajado honestamente. No debería castigarse su esfuerzo. Si a los cubanos se les admite una vez que hayan llegado, aunque sea ilegalmente, ¿por qué no a los otros?".

El 54% de los encuestados para CNN se opone a una propuesta que permitiría que los inmigrantes indocumentados, que han estado en el país entre dos y cinco años, se queden sólo con una visa de tiempo limitado sin la oportunidad de solicitar la ciudadanía estadounidense.

El 40% de los entrevistados apoya la idea de un visado de tiempo limitado. Al vencimiento de esa visa los inmigrantes deberían irse de Estados Unidos.

La firma Opinion Research entrevistó a 1.012 estadounidenses adultos y la encuesta tiene un margen de error de tres puntos porcentuales más o menos.

Boicot total o parcial, el gran dilema de hispanos

Los Ángeles, California – A una semana del boicot económico "Un Día Sin Inmigrantes", los grupos hispanos de Estados Unidos están divididos entre aquellos que convocan a un paro total de las actividades económicas, y otros que apoyan marchas después de trabajar y asistir a la escuela.

Las convocatorias de los grupos hispanos para el próximo 1 de mayo, se dividen entre no ir al trabajo, faltar a la escuela y dejar de comprar en las cadenas cuyos empleados son hispanos, u organizar marchas una vez se hayan cumplido con las jornadas laborales y estudiantiles porque "venimos a este país a trabajar".

"Tenemos que seguir el ejemplo de Francia de hace unas semanas, y pararnos drásticamente para que sientan nuestra protesta, para que se den cuenta que no pueden seguir irrespetándonos con las propuestas de reforma migratoria que nos criminaliza", propone Nativo López, presidente de la influyente Mexican American Political Association (MAPA).

Pero para la Coalición Para los Derechos de los Inmigrantes (CHIRLA) con el apoyo de la iglesia Católica en voz del cardenal de Los Angeles, Roger Mahony, -muy influyente en la comunidad latina en Estados Unidos-, han afirmado públicamente que aunque están a favor de la causa migratoria no creen que la "táctica" del boicot sea la mejor.

De su lado, una líder histórica como Dolores Huerta, 76 años, y fuerte activista de las causas de la comunidad hispana en el país, quien participó en el boicot contra la uva al lado del legendario César Chávez -líder chicano del campesinado en Estados Unidos- afirma que el paro total debe estar dirigido sólo contra de las compañías que apoyan los movimientos antiinmigrantes.

"Nada de esto significa una fractura de los grupos inmigrantes. Difieren en las estrategias, es una comunidad muy grande y variada, pero coinciden en que tiene que hacer algo", dijo a la AFP Andrés Jimenez, director general del Centro de Investigación de Políticas Públicas de la Universidad de California.

"Paren todos o protesten algunos luego de trabajar, no importa, todos coinciden en que hay que volver a enviar un mensaje fuerte a Washington", indicó Jimenez.

Se trata de la primera minoría en Estados Unidos con 40 millones de personas, "por lo tanto pueden ser muchas las formas de protestas, el punto es que nadie se quiere quedar sin pronunciarse", explicó Angel Luévano, portavoz de la organización League of United Latin American.

Luévano al igual que portavoces de otros grupos de la comunidad, con sedes en varios estados del país, cuentan con una línea telefónica donde han recibido llamadas de gente que "la despidieron por haber participado en otras marchas o haber anunciado que respetarán el boicot del 1 de mayo", pero no dio cifras.

En Estados Unidos no se festeja el 1 de mayo como en otros países del mundo porque el Día del Trabajador es en septiembre, por lo tanto es un día laboral como cualquier otro.

"Respetamos todos los puntos de vista, igual aquí hay un movimiento espontáneo que está originando marchas que se convocan entre líderes comunales en distintos sectores del país. Pero el 1 de mayo hay que dar un mensaje contundente y parar la economía del país", recalcó Javier Rodríguez, de la influyente Coalición 25 de Marzo en California.

El presidente George W. Bush, instó el lunes al Congreso a aprobar una reforma migratoria "racional" que mejore la seguridad fronteriza, otorgue permisos de trabajo temporarios a extranjeros y defina la suerte de los indocumentados.

"Pero nosotros queremos una legalización de todos los trabajadores indocumentados, no tienen que probar nada más, la propuesta de Bush es una trampa", sostiene Rodríguez.

Varios líderes hispanos creen que los arrestos masivos de indocumentados divulgados la semana pasada y los anuncios desde Washington que se tomarán medidas más drásticas contra los inmigrantes ilegales -unos 12 millones en el país- es una estrategia intimidatoria como antesala al boicot.

"Por eso yo no voy a venir a trabajar", es la postura expresada por José, un guatemalteco que estaciona autos en un restaurant de lujo, Freddy, un mexicano que es maestro de una escuela pública en el centro de Los Angeles y Ana, la señora que limpia oficinas en un edificio de Hollywood.


Descarga la aplicación

en google play en google play