Escúchenos en línea

150 mil nicas se verán en apuros en Costa Rica
ante vigencia de Ley migratoria

None | 2 de Noviembre de 2005 a las 00:00

Será casi imposible que los más de 150 mil nicaragüenses indocumentados en Costa Rica puedan legalizar sus documentos en ocho meses, como lo establece la nueva Ley Migratoria costarricense, porque cuentan con diversas limitaciones que les impiden cumplir con esos requisitos.

La mayoría de esos pobladores se encuentra trabajando fuera de la capital, en lugares donde no existen oficinas para tramitar los documentos respectivos, además de que tienen que invertir más dinero para transportarse hacia la capital.

Otra problemática de los miles de nicaragüenses, expuesta por Martha Cranshaw, representante de la Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones, es que los empleados no cuentan con permiso de trabajo, pero son contratados porque en Costa Rica necesitan de la mano de obra. "El año pasado se presentaron varios nicaragüenses a realizar gestiones que sólo se pueden hacer desde nuestro país, pero el proceso es ineficiente y tardado", dijo.

Cranshaw hizo un llamado a todas a las autoridades del Ministerio del Trabajo (Mitrab), Cancillería, Consejo Supremo Electoral (CSJ), para que trabajen con prontitud antes que finalice el periodo expuesto en la ley, porque de lo contrario miles de nicaragüenses serán deportados

A toda esa problemática de la gestión de documentos se suman cuatro grandes cambios que están contemplados en la nueva Ley. El primero de ellos se relaciona con las sanciones que serán aplicadas a todas aquellas personas que ofrezcan trabajo a nicaragüenses indocumentados, quienes deberán pagar de dos a doce meses de impuesto como sanción, correspondientes a 754 dólares, hasta 4 mil 524 dólares.

Con la nueva Ley, el borde fronterizo no es de cinco kilómetros, ahora será de 50 kilómetros, lo que cubrirá una extensión a lo largo y ancho del territorio costarricense, desde Punta Castilla hasta Punta Salinas, es decir, que todo nica indocumentado que se encuentre dentro del territorio antes mencionado tendrá menos oportunidad de quedarse en ese país, y a lo inmediato la Policía Migratoria lo llevará hacia la frontera.

Presidente Abel Pacheco dice que no vetará nueva ley de migración

El presidente de Costa Rica Abel Pacheco anunció este martes que no vetará la nueva ley de migración aprobada por el Congreso costarricense y que el candadito opositor y Premio Nóbel de la Paz Oscar Arias le pidió públicamente vetar, al considerarla "draconiana".

"Si don Oscar me lo pidiera le digo que no, que ya es muy tarde", declaró Pacheco en su acostumbrada rueda de prensa semanal.

Arias, candidato del Partido Liberación Nacional (PLN, socialdemócrata) aseguró el domingo que pediría a Pacheco un veto parcial de la nueva ley de migración, aprobada por el Congreso la semana anterior, la cual calificó de "represiva y demasiado draconiana" y podría prestarse a abusos contra los inmigrantes ilegales.

Pacheco razonó que si vetara la ley "me expondría a un resello (en el Congreso) y a quedar en ridículo", pues 39 diputados la votaron a favor, inclusive los del PLN, y solo cinco legisladores se opusieron. Si Arias tenía objeciones pudo haberlas hecho a su debido tiempo, añadió.

La nueva ley tipifica el delito de tráfico ilegal de extranjeros (coyotaje) y lo sanciona con prisión de dos a seis años; pena aplicable también a quienes alojen, oculten o encubran a personas que se encuentran indocumentadas en el país. Si el infractor es un funcionario público, la pena puede ser de hasta ocho años de cárcel.

La nueva normativa niega también a los extranjeros que hayan ingresado ilegalmente la posibilidad de normalizar su situación, e impone prohibiciones de ingreso al país a los extranjeros que hayan sido condenados por delitos sexuales, explotación de menores, homicidio, genocidio, evasión fiscal, y tráfico de personas, drogas o patrimonio cultural, arqueológico y ecológico.


Descarga la aplicación

en google play en google play