Escúchenos en línea

EEUU «bendice» (¿maldice?) a Lewites y veta a Daniel

None | 25 de Diciembre de 2005 a las 00:00

El embajador de EEUU en Nicaragua, Paul Trivelli, afirmó que su país estaría dispuesto a trabajar con un Gobierno de "centro-izquierda" en Nicaragua siempre y cuando este no sea presidido por el máximo líder sandinista, Daniel Ortega.

"El problema con Daniel es histórico, porque fue presidente de Nicaragua por 10 años. Está quemado y es difícil imaginar un régimen más malo", dijo Trivelli.

En declaraciones que publica este sábado "El Nuevo Diario", Tivelli dijo que EEUU tiene muy buenas relaciones con países como Argentina, Brasil, Uruguay y Chile, que son gobernados por partidos de izquierda y que por tanto Nicaragua no sería una excepción. "Si hay un Gobierno de centro-izquierda, no tenemos problemas", dijo Trivelli durante una visita de cortesía que hizo al medio de comunicación el viernes.

El diplomático consideró que las elecciones presidenciales de noviembre del 2006 en Nicaragua no se las disputarán solo el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), porque los nicaragüenses tienen otras opciones que no pertenecen necesariamente a esos partidos.

Trivelli ha dicho que EEUU no ve objeciones sobre la candidatura a la presidencia del disidente sandinista, Herty Lewites, quien según las últimas encuestas goza de mucha simpatía entre los nicaragüenses para alcanzar ese cargo. "Es interesante pensar qué tipo de Gobierno tendría Lewites", dijo Trivelli.

Indicó que EEUU puede cohabitar con el presidente electo de Bolivia, Evo Morales, como lo han hecho con los otros gobiernos de América del Sur que no son de derecha "aunque la retórica de los primeros días después de las elecciones, no es muy alentadora".

Lewites fue expulsado del FSLN por pretender disputar a Ortega la candidatura presidencial, pero ahora será candidato por la alianza "Herty 2006", que agrupa a partidos de izquierda moderada y centro. A pesar de que ha perdido tres elecciones presidenciales consecutivas desde 1990, Ortega fue proclamado por un Congreso Sandinista como candidato presidencial en marzo de este año.

Ortega en diversas ocasiones ha calificado de injerencia las declaraciones del diplomático estadounidense y ha afirmado que EEUU hará todo lo posible para unir a la derecha y evitar que el sandinismo vuelva al poder.

Embajador Paul Trivelli descarta una eventual victoria de Ortega

William Briones, El Nuevo Diario

El embajador estadounidense, Paul Trivelli, aseguró que su nación no tendría obstáculos de convivir con un gobierno de "centro-izquierda" en Nicaragua, pero no con un Daniel Ortega que a su consideración, no ha cambiado en nada desde que gobernó el país en la década de los 80.

Durante una visita de cortesía que realizó ayer a EL NUEVO DIARIO, el diplomático dijo confiar que las elecciones de 2006 podrían ser a más de dos bandas, lo que incluye al candidato Herty Lewites, aunque no ocultó el interés de unificar a la derecha en una sola casilla.

Anotó que EU podría cohabitar con el presidente electo de Bolivia, Evo Morales, como lo han hecho estos años con gobiernos similares de América del Sur.

"Estamos dispuestos a ver qué hace la Administración de Evo Morales. La retórica en los primeros días, después de las elecciones, no es muy alentadora", comentó

"El problema con Daniel (Ortega) es histórico, porque fue presidente de Nicaragua por diez años. Está quemado. Es difícil imaginar un régimen más malo. Es cierto que dentro del FSLN hay personas que quieren reformarse, pero me parece que Daniel no ha cambiado", dijo.

Aseguró que éste mantiene "el discurso militante de los años 80. No he visto en él y sus consejeros evolucionar para nada. Es interesante pensar qué tipo de gobierno tendría (Herty) Lewites", agregó.

Trivelli asombró al indagar qué tan injerencista debe ser él como diplomático estadounidense.

Danilo Aguirre, Director de EL NUEVO DIARIO, le recordó que tradicionalmente EU ha respaldado a la derecha nicaragüense y advirtió que cometen un nuevo error al polarizar las elecciones de 2006. "Durante el somocismo apoyaron a Somoza, y por más que se les decía que (el régimen) caería en mil pedazos, el mensaje nunca le llegó al Gobierno de EU. Del 90 para acá ha sido la idea de unificar el sandinismo contra el antisandinismo, y eso ha conducido a la polarización", observó

"La mayor influencia que puede tener la Embajada, con todo lo que representa, es tratar que en este país se profundice la democracia, gane quien gane, y dentro de las reglas del juego claro. La idea que tiene la gente es que la Embajada trabaja para reunificar a la derecha contra Ortega, y esa apreciación no le hace ningún bien a la democracia", anotó.

"La idea que se junte la derecha, los partidos que se dicen democráticos, contra los que califican de antidemocráticos ha demostrado desde los 90 que los votos del Frente se mantienen tan fuertes como en las pasadas tres elecciones. Ese tipo de confrontaciones hace que el FSLN mantenga su fortaleza", dijo.

Francisco Chamorro, Subdirector de END, consideró que la visión estadounidense hacia Nicaragua no va a cambiar mientras Ortega sea candidato presidencial, considerando que los asesores de George Bush son los mismos de la época de Ronald Reagan, "con más poder ahora, va a ser inevitable la presencia de ustedes (EU), sobre todo después de Evo Morales, Hugo Chávez y estos movimientos latinoamericanos".

"No sé qué decir del populismo de Suramérica, pero a pesar de las ideologías, tenemos relaciones cordiales con Brasil, Argentina, Uruguay y Chile. Los cuatro tienen gobiernos de centro-izquierda. Si hay un gobierno de centro-izquierda, no tenemos problemas", admitió Trivelli

Por otra parte, el embajador dijo percibir mayor evolución económica en el país, que había visitado hace diez años. "Hablando francamente, viendo END todos los días, veo un periódico mucho más objetivo y profesional", anotó.

"He seguido la política y economía de Nicaragua desde hace muchos años, y veo muchos cambios. Por ejemplo, Managua es una ciudad completamente transformada, mucho mejor. En la parte política es otra cosa. Gracias a Dios que no estamos en una guerra todavía, pero los mismos detalles políticos que delegaron hace años, son parte de los problemas", dijo.

En lo que no aprecia mejoría es en el tema institucional. "O sea que las instituciones democráticas son muy débiles, hay muchas cosas que necesitan mucho esfuerzos", dijo, al tiempo que recordó que cada seis meses hay crisis políticas. "A lo mejor este año (2006) vamos a tener más", advirtió.

El diplomático analizó también la crisis en el Poder Judicial, el TLC previsto que entre en vigencia en enero próximo, la disparidad en la asignación presupuestaria entre la educación primaria y el 6% para las universidades. Destacó que es el segundo embajador estadounidense que visita las instalaciones de END, y recordó que antes lo había hecho solamente la embajadora Bárbara Moore.


Descarga la aplicación

en google play en google play