Escúchenos en línea

Casi millón y medio marcharon en La Habana

None | 24 de Enero de 2006 a las 00:00

En Cuba se está librando una batalla por la defensa e integridad de los pueblos de América Latina y el Tercer Mundo, afirmó Ortega en declaraciones a Prensa Latina. Ortega sostuvo que a Cuba le asiste el derecho a defenderse ante las reiteradas provocaciones de la Casa Blanca, que a lo largo de más de cuatro décadas ha mantenido una política hostil hacia la Isla. Esta marcha, señaló, es expresión de la firmeza de Cuba y su proyecto social.

En cuanto a la postura asumida por el gobierno de Bush en torno al caso de Posada Carriles, apuntó que ello constituye una expresión de la doble moral de Washington frente a su pretendida lucha contra el terrorismo. Por un lado, dicen combatirlo y por el otro lo promueven, añadió. El ex presidente Ortega recordó que Posada Carriles, considerado el criminal más peligroso del hemisferio occidental, es un engendro de la política agresiva norteamericana.

Frente al emblemático malecón habanero, al lado de Cuba, se mostraron carteles como: "Cuba, Chile está contigo"; también los estudiantes de decenas de países que cursan distintas carreras en el país, llegaron para sumarse al ejemplo de solidaridad y humanismo de la Revolución.

Deportistas, artistas, médicos, científicos, obreros, militares, niños, jóvenes y adultos mayores formaron un mar de pueblo bravío, dispuesto no solo a esta demostración de dignidad y fuerza moral, sino que como dijera el líder cubano poco antes de iniciar la marcha, daría hasta su última gota de sangre en caso de una agresión bélica.

"Quien intente apoderarse de Cuba solo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre si no perece en la contienda". La frase del General Antonio Maceo en boca del invencible Comandante en Jefe lleno de patriotismo a esta marcha contra las provocaciones del Gobierno de Estados Unidos, que alberga a connotados y confesos terroristas internacionales como Orlando Bosh y Luis Posada Carriles, al mismo tiempo que envía a sus hijos a morir en guerras en nombre de una falsa lucha antiterrorista.

Ese es el mismo Gobierno que en cambio encierra y secuestra a Cinco jóvenes por combatir el terrorismo, por salvar muchas vidas cubanas, y estadounidenses. Incluso advirtieron a las autoridades de aquel país sobre actos terroristas, pero en vez de capturar a los asesinos, los capturan a ellos. ¿Con que ejemplo puede hablar Estados Unidos de lucha antiterrorista?

Cuba nunca aceptará ultrajes a su dignidad y soberanía y eso lo sabe muy bien el presidente de Estados Unidos, George Bush, dijo el Jefe de Estado cubano, Fidel Castro minutos antes de comenzar la multitudinaria concentración frente a la Oficina de Intereses estadounidense en la capital cubana.

El mensaje del estadista, dirigido "al noble pueblo de Estados Unidos y a la opinión pública mundial" relacionó los objetivos de Washington en la nueva y peligrosa campaña anticubana, ya dados a conocer en su comparecencia televisada del pasado domingo.

Fidel recordó que, como parte de la trama, se pretende poner en libertad al terrorista Luis Posada Carriles, autor intelectual de la voladura de un avión comercial cubano en pleno vuelo, en 1976, con el saldo de 73 personas muertas.

Dijo que Posada fue reclutado y entrenado por los servicios de inteligencia norteamericanos desde 1961 y participó en monstruosos crímenes y en la Operación Cóndor, organización internacional terrorista que asesinó a personalidades latinoamericanas.

Agregó que fue liberado por la CIA de la prisión en Venezuela, en 1985, vinculado a la guerra sucia contra Nicaragua y utilizado durante cuatro décadas para tratar de asesinar al presidente cubano.

Hoy 24 de enero, cuando se analiza el deseo de Estados Unidos de liberar a Posada Carriles, el pueblo cubano en gigantesca marcha exige la libertad de sus Cinco cubanos, que no solo son inocentes, sino ejemplo de valentía, de verdadera posición de lucha contra el terrorismo, y se alzan hoy como inconfundibles símbolos de paz.

Discurso del presidente cubano frente a la SINA

Palabras del Presidente de la República de Cuba, Fidel Castro Ruz, al pueblo de Cuba, al noble pueblo de Estados Unidos y a la opinión pública mundial, al iniciarse la marcha del pueblo combatiente, frente a la Oficina de Intereses (SINA), 24 de enero del 2006. (Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado de Cuba)

Queridos compatriotas:

Al iniciarse la marcha frente a la pérfida y provocadora oficina del imperio, deseo reiterar lo que dije el domingo al finalizar mis palabras al pueblo heroico de nuestra querida patria, al noble pueblo de Estados Unidos y a la opinión pública mundial:

El Gobierno de Estados Unidos busca deliberadamente los siguientes objetivos:

Primero: Poner en libertad al terrorista Luis Posada Carriles, al que las autoridades de ese país, incluido el padre del actual Presidente, entrenaron y utilizaron para cometer monstruosos crímenes contra el pueblo de Cuba. Este repugnante personaje fue reclutado y entrenado desde 1961 para cumplir misiones especiales en la invasión mercenaria de Bahía de Cochinos; entrenado ulteriormente para cometer horribles actos terroristas contra Cuba, para lo cual fue preparado con esmero junto a Orlando Bosch, amnistiado por Bush padre cuando era Presidente; instruido para participar en la Operación Cóndor, organización internacional terrorista que cometió odiosos crímenes contra personalidades latinoamericanas; organizador y autor intelectual del sabotaje y la explosión en pleno vuelo de la nave de Cubana de Aviación, que costó la vida de 73 personas, el 6 de octubre de 1976 en Barbados; liberado por la CIA de la prisión en Venezuela el 18 de agosto de 1985; vinculado de inmediato a la guerra sucia contra Nicaragua, suministrando armas desde El Salvador y trasladando drogas a Estados Unidos en los mismos aviones que traían las armas. Luis Posada Carriles mantuvo siempre estrechos vínculos con los órganos de inteligencia de Estados Unidos y fue financiado por varios gobiernos de ese país y utilizado a través de la llamada Fundación Cubano-Americana, a lo largo de más de cuatro décadas, para tratar de asesinar al Jefe del Estado cubano. Fue puesto en libertad por gestiones del actual Presidente de Estados Unidos, mediante indulto suscrito por la presidenta de Panamá, Mireya Moscoso, el 26 de agosto del 2004. Conducido bajo protección del Gobierno de Estados Unidos a un país centroamericano, fue autorizado a ingresar clandestinamente al territorio norteamericano, lo que hizo entre el 18 y el 20 de marzo del 2005, en el yate Santrina, conducido por el connotado terrorista Santiago Álvarez, hoy extrañamente también preso por trasiego de armas y gravísimas violaciones de las leyes de seguridad de Estados Unidos. Nadie en el mundo podrá negar estas verdades.

Segundo: El actual Gobierno de Estados Unidos ha fracaso totalmente en sus planes de aislar y de asfixiar económicamente a Cuba, no se resigna a su fracaso y se desespera peligrosamente.

Tercero: El Gobierno de Estados Unidos hizo todo lo posible por satisfacer los deseos de la mafia terrorista cubano-americana, que condujo al presidente George W. Bush, mediante fraude en la Florida, a la disputada presidencia de ese país.

Cuarto: El presidente Bush y su gobierno se han comprometido con el macabro plan de transición para Cuba, una grosera injerencia en la soberanía de nuestro país, que lo conduciría a siglos de retraso.

Quinto: El Gobierno de Estados Unidos adoptó todas las medidas para privar a Cuba de ingresos absolutamente legítimos, obstaculizando todo envío de remesas, apelando incluso al inhumano procedimiento de prohibir o dificultar el máximo a residentes de ese origen en Estados Unidos las visitas a familiares cubanos.

Sexto: El Gobierno de Estados Unidos, por presiones de la mafia cubano-americana, se propone entre sus primeros pasos violar abiertamente el Acuerdo Migratorio con Cuba.

Séptimo: El Gobierno de Estados Unidos busca pretextos para impedir a toda costa la venta de productos agrícolas a Cuba, que se viene realizando en volúmenes crecientes sin que nuestro país haya dejado de pagar puntualmente un solo centavo durante cinco años, algo que ese gobierno no creía posible en una nación agredida y bloqueada.

Octavo: El Gobierno de Estados Unidos, inconforme con la decisión adoptada por el presidente Carter el 30 de mayo de 1977, se propone forzar una ruptura de los actuales vínculos diplomáticos mínimos con Cuba. Las groseras provocaciones que se vienen realizando desde su Oficina de Intereses en La Habana, no tienen ni pueden tener otro propósito.

El Gobierno del presidente Bush sabe muy bien que ningún gobierno del mundo puede aceptar tan perverso ultraje a su dignidad y soberanía.

La conducta y las acciones de respuesta de Cuba frente a las provocaciones del imperio serán absolutamente pacíficas, pero golpearemos con toda la fuerza de nuestra moral el insulto, y estaremos dispuestos a responder con todas las armas y a derramar hasta la última gota de sangre para rechazar cualquier agresión bélica del imperio revuelto y brutal que nos amenaza. Nadie olvide un instante aquella grandiosa promesa del Titán de Bronce: quien intente apropiarse de Cuba recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre si no perece en la lucha.

Observaré esta marcha junto a los ardientes pioneros y estudiantes que desde la Tribuna Antimperialista alientan a nuestro valiente y combativo pueblo, que marchará hoy ante esa pérfida y provocadora oficina, como marchará al combate contra cualquier agresor.

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!


Descarga la aplicación

en google play en google play