Escúchenos en línea

América Latina defenderá a sus emigrantes en EEUU

None | 7 de Enero de 2006 a las 00:00

Ciudad de México (Agencia Xinhuanet) – Cancilleres y vicecancilleres de nueve países de América Latina se reunirán el lunes en México para el inicio de la defensa en bloque de los derechos de sus emigrantes en Estados Unidos.

Los gobiernos latinoamericanos han expresado preocupación de que el endurecimiento de las medidas antiinmigrantes aprobadas en Estados Unidos resulte en una violencia generalizada contra los indocumentados. El 30 de diciembre, un adolescente mexicano fue baleado por un agente fronterizo en territorio estadounidense y murió al día siguiente en un hospital de la ciudad de Tijuana, en el extremo noroeste de México.

Los cancilleres y vicecancilleres de México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, República Dominicana y Colombia analizarán la situación de los ilegales de esas naciones en Estados Unidos. La reunión fue convocada por México y Guatemala, los países latinoamericanos que tienen el mayor numero de emigrantes en Estados Unidos.

El secretario (ministro) de Relaciones Exteriores de México, Luis Ernesto Derbez, dijo que los cancilleres concertarán acciones conjuntas frente a la iniciativa aprobada en Estados Unidos para contener la inmigración de ilegales. "Es importante tener una visión y estrategia común porque afecta los intereses de todos nuestros países", afirmó.

Asistirán a la reunión los funcionarios diplomáticos de los países de América Latina con mayor población de emigrantes en Estados Unidos, aunque las medidas concertadas estarán abiertas a la adhesión de otras naciones de la región, agregó.

El pasado 16 de diciembre, la cámara de representantes de Estados Unidos aprobó un proyecto que prevé la ampliación de muros en la frontera con México, el aumento del número de agentes fronterizos y el envío a prisión de ilegales detenidos en lugar de deportarlos.

La iniciativa, que será sometida a aprobación al senado estadounidense, suscitó el rechazo de gobiernos y organizaciones civiles de varios países latinoamericanos por considerar que incrementará la violencia contra los ilegales en suelo estadounidense.

Derbez descartó que la iniciativa estadounidense esté dirigida contra los mexicanos en particular, sino contra los emigrantes en general. El canciller mexicano dijo que su país centrará sus esfuerzos diplomáticos en mostrar que la iniciativa antinmigrante tendrá consecuencias negativas para Estados Unidos, cuya economía se ha beneficiado de los trabajadores ilegales.

Los participantes en la reunión examinarán además las penurias que sufren los emigrantes sudamericanos que atraviesan Centroamérica y México para alcanzar la frontera con Estados Unidos.

Derbez dijo que es necesario que las autoridades de México y Centroamérica respeten los derechos de los emigrantes sudamericanos que se dirigen a Estados Unidos. El grueso de los emigrantes que ingresan de manera ilegal en Estados Unidos proceden de México y en segundo lugar de Centroamérica, y en menor medida de todos los países de Sudamérica y el Caribe.

Además de Derbez, confirmaron su asistencia a la reunión los cancilleres Jorge Briz, de Guatemala; Francisco Laínez, de El Salvador; Mario Fortín, de Honduras; Roberto Tovar, de Costa Rica, y Carolina Barco, de Colombia. Por Nicaragua asistirá el vicecanciller William Slate y por Panamá el vicecanciller Samuel Lewis Navarro, en tanto que República Dominicana enviará un representante.

Según organizaciones de derechos humanos, unas 300 personas, en su mayoría mexicanos, muere cada año en su intento por ingresar de manera ilegal en Estados Unidos por rutas desérticas.

Los emigrantes latinoamericanos envían desde Estados Unidos dinero a sus hogares por un promedio anual conjunto de unos 40 mil millones de dólares. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), con sede en Chile, los envíos de dinero de los emigrantes han reducido la pobreza en sus países. Los mexicanos residentes en Estados Unidos enviaron el año pasado a su país unos 20 mil millones de dólares.

Estados Unidos considera una medida soberana el refuerzo de sus fronteras para frenar la inmigración ilegal.


Descarga la aplicación

en google play en google play