Escúchenos en línea

Dos tercios de los bolivianos respaldan a Evo Morales

None | 13 de Enero de 2006 a las 00:00

La Paz – Evo Morales recibirá el lunes del tribunal electoral sus credenciales de Presidente de Bolivia, seis días antes de asumir el 22 de enero, cuando goza de un elevado respaldo ciudadano del 65%, según una encuesta privada divulgada este domingo.

La muestra de la consultora Apoyo, Opinión y Mercado, entregada en su edición dominical por el diario La Razón, revela que con un margen de error del 3,1%, un 65% aprueba al presidente electo, que alcanzó una avasalladora victoria el pasado 18 de diciembre con un 54% de los sufragios. El estudio fue realizado entre el 22 y el 30 de diciembre del año pasado, antes de que Morales efectuara una gira internacional que concluyó el viernes y que lo llevó por ocho naciones de cuatro continentes.

El periplo internacional fue considerado exitoso por el propio Morales tanto en el plano político como en el económico ya que logró compromisos de créditos concesionales, condonaciones de deudas bilaterales y donaciones por unos 350 millones de dólares.

En la víspera de recibir los documentos que lo acreditan como Presidente de Bolivia la publicación señala además que el 67% de 1.016 entrevistados en las ciudades de La Paz, El Alto, Santa Cruz y Cochabamba piensan que Morales tendrá una gestión positiva. Un 82% de los consultados dijo estar dispuesto a apoyarlo, mientras un pequeño 11% se declaró opuesto al líder del Movimiento Al Socialismo (MAS).

A despecho del amplio respaldo del futuro gobernante, el analista independiente Cayetano Llobet afirmó en una columna en el diario La Prensa que "la popularidad traducida en votación no significa coincidencia de intereses" y se preguntó cómo hará Morales para reconstituir un Estado tan polarizado como el boliviano. "¿De dónde va a sacar los factores de institucionalidad que le permitan establecer las normas mínimas de estabilidad y permanencia?", se preguntó Llobet tras recordar la fuerte inestabilidad política en Bolivia que en menos de dos años cambió a dos presidentes y puso a un interino.

El futuro gobernante dio más o menos la clave de su apuesta –La Paz y Santa Cruz se disputan el poder regional– al proponer un equilibrio en su gabinete. Además "la idea es que sobre la estrategia del plan de gobierno hay que adecuar los ministerios (..) en función de la estretagia política, económica y social que tiene el MAS", según el vicepresidente electo, Alvaro García Linera.

El futuro mandatario boliviano esbozará su plan de gobierno en el discurso de apertura en el Congreso cuando sea investido el venidero domingo. Un día más tarde, en ocasión de la asunción de su gabinete en el Palacio Quemado de La Paz, formulará una propuesta acerca de la nacionalización de los hidrocarburos, según sus allegados.

Morales ratificó durante su gira por Venezuela, España, Bélgica, Holanda, Francia, China, Sudáfrica y Brasil que la recuperación del control del negocio del gas para el Estado boliviano no entraña confiscación ni expropiación de los bienes de las petroleras extranjeras.

Junto a Morales recibirán credenciales 27 senadores electos (12 leales al MAS) y 130 diputados, de los cuales 72 son afines al nuevo mandatario.

Morales pide investigar complot contra su futuro gobierno

La Paz – El presidente electo Evo Morales pidió este sábado investigar una supuesta conspiración de Estados Unidos contra su futuro gobierno, que asumirá el próximo domingo, tras una denuncia formulada por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

"Ese tema debe ser investigado, no tengo ninguna información todavía, vamos a tratar de comunicarnos con el presidente Chávez para que nos pueda dar alguna información", declaró Morales ante consultas de la prensa.

Chávez dijo en un acto castrense en Caracas que "la embajada de Estados Unidos en Bolivia ya debe haber comenzado la conspiración contra Evo Morales, estoy seguro también que los militares norteamericanos en Bolivia deben estar conversando, buscando golpistas contra (el presidente electo)".

"Evo Morales no tiene agentes de inteligencia, sería importante que el gobierno, las Fuerzas Armadas, los equipos de inteligencia, de contrainteligencia nos den un informe para preservar la democracia", reaccionó Morales.

El futuro gobernante, que arrasó en los comicios nacionales de diciembre pasado, dijo que los bolivianos se decidieron por un cambio a través de los votos y no de las balas, por lo que "estoy seguro que se va a defender la democracia. Si alguna gente externa o interna quiere conspirar contra la democracia, se equivoca porque vamos a defender la democracia para que en democracia podamos hacer profundas transformaciones".

El tono del Morales difiere del utilizado por el presidente saliente Eduardo Rodríguez que reaccionó con dureza ante la alerta de Chávez. "No somos parte de ningún protectorado", sostuvo Rodríguez luego que Chávez advirtió que "si alguien se atreve contra Evo Morales, estará Venezuela de pie apoyando al gobierno de Bolivia, gobierno legítimo, gobierno popular".

Evo Morales será investido descalzo y en atuendos indígenas

La Paz – El presidente electo de Bolivia, el indígena Evo Morales, será investido el 21 de enero, descalzo y enfundado en atuendos indígenas, del poder espiritual y temporal, en una mítica ceremonia de características ancestrales en las milenarias ruinas de Tiawanacu, informaron los organizadores.

Al pie de los 'achachilas' o montañas andinas que rodean este centro ceremonial de una cultura cuyo apogeo se extendió por casi tres milenios, el rito, inscrito en la cosmovisión andina, será presidido por un 'kallaguaya', chaman o sabio indígena aymara secundado por 24 'mallkus' (autoridades supremas) de la zona, de acuerdo con un vocero de la alcaldía de Tiawanacu, Julián Ramírez.

Según el programa del acto que precederá a la ceremonia oficial de investidura Morales contraerá un compromiso telúrico con la Pachamama (madre tierra) y el Tata Inti (padre sol) en un ritual sobre una 'huajta' (mesa).

La ceremonia oficial será el 22 de enero en el palacio Legislativo de La Paz, ante presidentes y jefes de gobierno, reyes, ministros, autoridades y delegados de organismos internacionales.

Tras el mencionado compromiso, Morales se trasladará "descalzo caminando" sobre la pirámide Akapana, aún enterrada en los predios del "sagrado" templete semisurráneo del Kalasasaya, donde recibirá el bastón del mando terrenal de los pueblos originarios del Ande boliviano.

"Esta ceremonia no sólo reconocerá el poder político que pasará a tener Evo Morales, sino que le reconocerá su carácter religioso. No sólo será eso. Además le comprometerá a trabajar por el bien colectivo", precisó el antropológo Carlos Osterman citado por el tabloide capitalino La Razón.

Tiwanaku es la cultura más longeva de América del Sur, con 27 siglos y medio de duración desde el 1580 AC al 1172 DC.

La ciudad de Tiawanacu se encuentra a 3.800 m de altitud y a 71 km de La Paz.

La ceremonia, que según los organizadores será presenciada por unos 10.000 indios aymaras y quechuas, bolivianos y peruanos, y cubierta por un millar de periodistas de diversos países del mundo, movilizará a unos 2.500 agentes de inteligencia y policías bolivianos.

Tras el acto de posesión, Morales ofrecerá a sus invitados un 'ajpati', comida comunitaria o buffet andino en base de tubérculos, carnes de res, camélido y pescado deshidratadas, queso y picantes, que se sirven con las manos y comparten con la pachamama.

La urbe prehispánica de Tiwanaku fue la capital de un extenso Estado andino que comprendía la parte occidental de Bolivia, el noreste argentino y la costa litoral de Chile, desde Copiapó hacia el norte del desierto de Atacama. La capital de este imperio --que extendió sus dominios físicos a alrededor de 600.000 km2-- es Tiwanaku, llamada también Taipikala. La civilización tiwanacota declinó, según algunos estudios, por una sequía atroz provocada por un fenómeno climático similar a El Niño, hacia el siglo XI después de Cristo.

Cómo es un gobierno "de poncho"

Por Pablo Stefanoni, diario Página/12, Buenos Aires

"Otra cosa es con guitarra", reza un repetido dicho popular boliviano. Y el 18 de diciembre una avalancha de votos socialistas puso el instrumento en manos de Evo Morales, un líder campesino cocalero que se fue acercando a la utopía de ocupar el sillón presidencial en paralelo al desprestigio de unas elites políticas incapaces de transformar la cohabitación territorial en un proyecto de nación incluyente. Y del rápido agotamiento de un modelo económico que, lejos de la prometida modernidad, aportó mayor precariedad a la vida de los bolivianos. Ahora las proclamas antineoliberales del MAS deberán encarnarse en una nueva institucionalidad que responda a las demandas de cambio que posibilitaron ese sueño. "En lo inmediato tenemos tres desafíos: concretar un gabinete que proyecte la perspectiva de cambio, transformar la exitosa gira internacional de Evo Morales en una segunda victoria política y materializar la propuesta refundacional en los actos y el discurso de posesión del presidente electo", le dijo a Página/12 uno de los operadores de la transición hacia el nuevo gobierno.

Estos tres temas están marcando el paso de la izquierda boliviana que vuelve al poder después de más de dos décadas y deberá abordar Morales después de su maratónica "gira mundial". Hay que matizar: la izquierda que ganó las elecciones con el 53,7 por ciento ya no es la "criolla" partidaria y marxista de antaño, sino un archipiélago de movimientos sociales y sindicales –simbiosis entre partido y sindicatos– con ritmos, culturas, políticas y objetivos no siempre coincidentes ni fáciles de articular, y con fronteras ideológicas más amplias y pragmáticas. Por lo pronto, la Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia, en boca de Román Loayza, y la Federación de Cooperativistas Mineros, ya reclamaron la asignación de ministerios. Con la derecha conservadora debilitada por el "masazo" de las urnas, los primeros desafíos que deberá enfrentar el MAS probablemente provengan del frente interno, incluyendo una bancada de 72 diputados de diferentes trayectorias políticas y sindicales. Para encontrar otra experiencia de "cogobierno" hay que remitirse a la Revolución Nacional de 1952, cuando la entonces poderosa Central Obrera Boliviana (COB) tenía el derecho a nombrar ministros y controlaba las milicias obreras.

"Esperemos que no se reemplace el "cuoteo" de cargos por una distribución corporativa; considerando la escasez de cuadros es posible que se quede, al menor durante un tiempo, el 80 por ciento de la actual administración pública", continúa la fuente, poniendo el acento en uno de los desafíos del MAS: cómo articular la suma de corporativismos que lo componen en un proyecto contrahegemónico y cómo incorporar a los "técnicos" –más cercanos a la figura del asesor que de la del intelectual orgánico– al proyecto político masista sin excluir a los excluidos de siempre. "Usted va a ser presidente de la República el 22 de enero pero, al parecer, su entorno y los cargos más importantes de su gobierno van a ser ejercidos por gente no indígena y campesina, lo cual sería repetir la vieja práctica de la casta qüara (blanca) que, a lo largo de los 180 años de vida de Bolivia, ha menospreciado a nuestros hermanos indígenas y campesinos", dice el sociólogo indígena Esteban Ticona –que apoya críticamente a Morales– en una carta abierta al presidente electo.

Formado en la escuela del sindicalismo campesino, alejada de los cócteles y los canapés de los seminarios de las ONG internacionales, Evo Morales sabe que seguir siendo "uno más" entre sus bases es un capital que no puede dilapidar. Y la mayoría de los bolivianos vio con agrado que "el Evo" recorra el mundo y se entreviste con los dignatarios de varias potencias mundiales, incluido el rey de España, en pulóver o camisa de manga corta, y no comenzara su gira con esas peregrinaciones a Washington,como era costumbre. "Es una muestra de dignidad que pone a Bolivia de otra forma en la escena internacional", dicen en el MAS, con sabor a venganza ante los pronósticos de la derecha que auguraban que si ganaba Evo Morales el país quedaría aislado de la comunidad internacional.

Para reforzar el perfil de "poncho y ojotas" del nuevo gobierno, Evo Morales realizará tres juras: la institucional, otra "ante el pueblo" en una plaza de San Francisco, testigo de la cruenta caída del gobierno neoliberal de Gonzalo Sánchez de Lozada en 2003, y una tercera en Tihuanacu, el 21, donde el primer presidente indígena de la historia boliviana le agradecerá y le pedirá permiso a la Pachamama para emprender lo que los más optimistas imaginan como un Pachakutik andino: una nueva era de cambio radical de la sociedad.

«Voy a escuchar a Kirchner»

El presidente electo de Bolivia, Evo Morales, confirma su fama de hiperactivo. Después de una maratónica gira que lo llevó por nueve naciones en cuatro continentes, volvió al país y se encerró en una inacabable saga de reuniones para armar la transición, que comenzaron a las cinco de la mañana y continuaban ayer a últimas horas de la noche. Al primer mandatario indígena de la historia boliviana se lo veía relajado, de buen humor y con cierto orgullo de haber sido recibido por los mandatarios de varias potencias mundiales, como Francia y China. Para el próximo 22 de enero, se espera un acto de asunción "refundacional", con invitados que van de Gabriel García Márquez (que habría confirmado su presencia) a Diego Armando Maradona, pasando por dirigentes de los movimientos sociales latinoamericanos que comienzan a considerar a La Paz una nueva meca del progresismo y del indigenismo latinoamericano. Fidel Castro, que no anticipa información sobre sus viajes, mantiene el misterio. En uno de los casi inexistentes huecos en su agenda, y con un pie en el avión que lo llevaría a Cochabamba, Evo Morales habló en exclusiva con Página/12 de su próximo viaje a la Argentina.

–¿Qué objetivo tiene su viaje a Buenos Aires este martes?

–Es una invitación del presidente argentino y nosotros tenemos derecho a establecer relaciones antes de tomar posesión. El viaje no es para negociar ni para firmar acuerdos, sino para escuchar al presidente Néstor Kirchner para ver en qué temas podemos avanzar entre los países vecinos. Habrá intercambio de propuestas en el tema energético, agropecuario, mecanización de la agricultura, y con seguridad en el tema de los migrantes. Son problemas a conversar y tomar acciones directas una vez que asumamos el gobierno.

–¿Llevará alguna propuesta en el tema migración?

–Primero queremos conocer en profundidad los problemas y reunirnos con la comunidad boliviana en Argentina.

–Usted mismo fue migrante al norte argentino.

–Sí, cuando tenía cuatro o cinco años mi papá, que era zafrero, me llevó a la zafra a Argentina. Me acuerdo que no había trabajo, caminamos cuatro o cinco días, no había qué comer, comíamos tostado de fideo con té. Ahí yo conseguí mi primer trabajo vendiendo picolé (helados de palito) y con eso ganaba algo de plata para ayudar a mi familia. Es una linda historia. Yo conocí escuela en el cañaveral Galilea, en Jujuy, pero como era un aymara cerrado, que casi no entendía el castellano, me sentaba, miraba y, al final, tuve que abandonar los estudios.

–¿Se siente cercano a Kirchner en este nuevo contexto de América latina?

–Sí, realmente Kirchner dignifica a Argentina y a Latinoamérica frente a los chantajes de Estados Unidos. En todo caso el gobierno norteamericano debe reconocer la dignidad y la voluntad soberana de los pueblos y, en ese marco, establecer las relaciones.

–Argentina y Brasil le pagaron la deuda al Fondo Monetario y se están distanciando, a Bolivia el FMI le condonó la deuda, ¿tendrá relaciones su gobierno con el organismo internacional?

–Vamos a mantener relaciones con todos los gobiernos, con todos los organismos internacionales, pero se acabó la importación de programas de afuera. Se trata de cómo recoger y apoyar las propuestas de los pueblos. Felizmente tengo información de que hay buenas propuestas de las Naciones Unidas y algunos organismos internacionales. Por ejemplo, en el tema microempresas. Yo he hablado con el presidente del BID y ven con mucha admiración los resultados en Bolivia, por ejemplo en el tema microcréditos. En nuestro gobierno vamos a crear un nuevo ministerio de Producción y Microcrédito.

–Bolivia está asociada al Mercosur. ¿Pedirá su ingreso pleno, como lo hizo Venezuela?

–Vamos a estudiarlo. He entendido durante mi viaje, conversando con muchos presidentes, recogiendo sus experiencias y consejos, sobre cómo se maneja un Estado, que ser un buen presidente, un buen gobierno, es hacer buenos negocios para el país y para el pueblo y ahí vamos a analizar si es el TLC (Tratado de Libre Comercio), si es Mercosur, si es la CAN (Comunidad Andina de Naciones) lo que sirve a Bolivia. Y no solamente a algunos sectores sino a los micro y pequeños empresarios, a las cooperativas, a las empresas comunitarias. Algunos dicen que Evo se está sometiendo y no es así, se trata de actuar con humildad y sinceridad para cambiar nuestro país.

–¿El gobierno argentino contribuyó a capacitar cuadros del MAS?

–No, yo no conozco nada al respecto.

–Usted dijo desde Sudáfrica que "perdonaba a Estados Unidos". ¿Qué significa políticamente ese perdón?

–Mira, yo he escuchado declaraciones del Departamento de Estado de EE.UU. diciendo que Evo era mafia cocalera, narcoterrorista, que recibía plata de las FARC, y demás acusaciones falsas. Lo que yo digo es que si ahora la Casa Blanca pide diálogo se acabó el resentimiento, para dar vuelta la página y apostar por los pueblos, por las mayorías nacionales y por la democracia. Nosotros hemos ganado apoyados en la conciencia del pueblo.

–¿Tuvo algún simbolismo que su primer viaje fuera a Cuba?

–Fidel Castro ha sido el primer presidente que me invitó y como yo estoy siempre sin tiempo me dijo: "Te pongo un avión y en un día vienes y te vas". Y así fue. Luego vino Venezuela.

–Chávez le facilitó también un avión para la gira.

–Para parte de la gira. Hubo solidaridad de varios países, ayer llegué en un avión brasileño.

–¿Qué piensa de las declaraciones del presidente venezolano sobre un posible golpe de Estado contra su gobierno, alentado desde la embajada norteamericana?

–No tenemos información, vamos a pedirle a Chávez que nos amplíe su denuncia. Evo Morales no tiene agentes de inteligencia.

–Todos hablan de su vestimenta, ¿fue un gesto ir a ver a mandatarios europeos e incluso el rey de España con chompa (pulóver) y en mangas de camisa?

–Bueno, ya es una chompa famosa (ríe), algunos la llaman la "revolución de la chompa".

–El MAS organizó tres ceremonias de asunción: una ante la Pachamama en Tiahuanacu, otra ante el Congreso, y una ante el pueblo, ¿cuál es su significado?

–Es el pedido del pueblo boliviano y como siempre dije yo voy a mandar obedeciendo. La primera ceremonia refleja el compromiso ante los pueblos indígenas, la segunda ante las instituciones y la tercera ceremonia expresa el compromiso con el pueblo.

–¿Ya tiene los nombres del gabinete que lo acompañará en su gestión?

–No, hasta ahora no tengo ningún nombre. Lo que le puedo decir es que serán hombres y mujeres patriotas, comprometidos con Bolivia. Se combinará dirigentes de los movimientos sociales con personalidades intelectuales.


Descarga la aplicación

en google play en google play