Escúchenos en línea

Sergio Ramírez: tengo más lectores que electores

None | 30 de Enero de 2006 a las 00:00

Cartagena, Colombia (Agencia EFE) – A menudo parece "inevitable" que en América Latina "literatura y política caminen juntas", según expuso el periodista y escritor colombiano Juan Gossain al presentar el tema a debate durante el evento literario "Hay Festival" que se celebra en esta ciudad.

Le acompañaban dos hombres que fueron políticos: el ex vicepresidente de Nicaragua Sergio Ramírez y el ex presidente colombiano Belisario Betancur, ambos retirados, ambos literatos y escritores, el primero con una amplia obra publicada y el segundo, recatado como escritor y con un solo libro de poemas publicado, dice, a sus espaldas.

"La literatura y la política no siempre se han llevado bien", afirmó Betancur, aunque la experiencia política ha podido servir para crear obras literarias y la literatura ha servido para pasar ciertos "tragos amargos" en el ejercicio del poder.

Ramírez, en un deje de cierta autocrítica, dijo creer que los escritores "han sido por lo general malos gobernantes, porque no se adaptan a unas premisas" que atribuyó a Maquiavelo, quien aconsejaba al príncipe "no olvidar que el objetivo de la política no es la moral, sino el poder".

"Los sentimientos cuentan poco en el ejercicio del poder, no así en los escritores", porque éstos "no pueden desprenderse de una cierta ingenuidad que los políticos no pueden permitirse", dijo.

El ex político nicaragüense dijo que después de haber participado en la revolución que derrocó al dictador Anastasio Somoza e involucrarse durante años en la política, le llegó un momento en que se dio cuenta de que llevaba diez años sin escribir.

A pesar de que continuó todavía durante años en la política, de la que se retiró en 1996, se dijo: "Retomo la escritura o ya no lo podré hacer nunca", y se levantaba a la cuatro de la mañana para escribir cuentos o novelas que nada tenían que ver con su actividad diaria, "utilizaba la literatura como refugio de la política".

"Me di cuenta (en 1996) de que tenía más lectores que electores y opté por los primeros", dijo.

Para Betancur, el que los escritores hayan sido malos políticos, como afirmó Ramírez, "no siempre ha sido así", y puso varios ejemplos de quienes compaginaron bien la literatura y el ejercicio del poder.

Muchos caudillos iberoamericanos en el siglo XIX eran buenos escritores, y además sirvieron de referencia literaria, como en "Tirano Banderas" de Valle Inclán; en "Yo supremo" de Roa Bastos; en "El otoño del patriarca", de Gabriel García Márquez, o en "La fiesta del Chivo" de Mario Vargas LLosa, entre otros, citó Betancur.

Pero como si le diese la razón a Ramírez, recordó que en la obra de Gabriel García Márquez, la madre del patriarca afirma en un momento: "Si llego a saber que mi hijo iba a ser presidente, le habría enviado a la escuela".

"Las relaciones entre la política y la literatura, siempre han pasado por tensiones, pero no siempre han sido desagradables", dijo.

Ramírez, que aceptó ese argumento, aseguró que en América Latina nada es previsible y "estamos llenos de anormalidades, los caudillos han sido una de ellas y por eso han sido -y pueden seguir siendo- personajes para la literatura".

En lo que ambos estuvieron de acuerdo es que el ejercicio de la política, del poder, sí puede dar lugar a una literatura, porque en muchos casos se escribe sobre lo que se conoce, a partir de la propia experiencia, y aunque algunos, recordaron, digan que en literatura hay sólo dos temas, el amor y la muerte, también la locura y la política lo pueden ser.

Preguntados por su refugio como lectores cuando ejercían el poder, y sobre todo en los momentos más difíciles, la poesía clásica desde los griegos y latinos hasta el Siglo de Oro español eran las lecturas de Betancur, mientras que para Ramírez, "era y es el Antiguo Testamento, porque ahí, al contrario que en el Nuevo, Dios se comportaba como un ser humano, incluso equivocándose".

El festival literario de Cartagena reúne a escritores, editores y destacadas personalidades del mundo de la cultura durante los días 26 a 29 de enero de 2006.


Descarga la aplicación

en google play en google play