Escúchenos en línea

Zelaya acusa a su antecesor Maduro de saquear a Honduras

None | 2 de Marzo de 2006 a las 00:00

"Nos dejaron instituciones estatales literalmente saqueadas y en condiciones de quiebra... y los desafueros de la administración pasada constituyen verdaderas bombas de tiempo para el gobierno", añadió.

Instó asimismo a la iglesia católica, empresarios, obreros y medios de comunicación a que "nos ayuden en este reto que hemos asumido (porque) tenemos la fuerza necesaria y la guía de Dios para salir adelante".

La comparecencia del gobernante fue observada desde un hotel de Tegucigalpa por Maduro y unos 25 de sus ex compañeros de gabinete. Los ex ministros de Maduro dijeron que "con sus ataques, Zelaya quiere justificar su incapacidad para cumplir sus promesas de campaña" de mejorar las condiciones económicas y sociales del pueblo.

El ex ministro de Gobernación (Interior), Ramón Hernández, deploró la actitud de Zelaya tras afirmar que "el actual gobierno sólo muestra la mitad vacía del vaso".

El ex ministro de la Presidencia, Ramón Medina, sostuvo que "los liberales pintan un cuadro sin fundamento y desconocen la realidad que impera en el país".

Los ex funcionarios refirieron que el director gerente del Fondo Monetario Internacional, el español Rodrigo De Rato, y la directora del Banco Mundial, la estadounidense Jade Armitage, "han demostrado con cifras reales que la economía creció en tiempo de Maduro". De Rato y Armitage visitaron Tegucigalpa la última semana.

Zelaya, del tradicional Partido Liberal, ganó las elecciones generales de noviembre para una gestión de cuatro años. Los dos partidos históricos, Liberal y Nacional, se disputan el poder en Honduras desde hace 101 años. Honduras, según los organismos financieros internacionales, es la sexta nación más pobre del continente después de Haití, Nicaragua, Jamaica, República Dominicana y Bermuda.

Este es el texto íntegro del discurso de Zelaya la noche del 1 de marzo:

Se necesita valor para decir la verdad, un gobierno honrado capaz de promover la más alta eficiencia y transparencia del sector público. Participación, transparencia y rendición de cuentas, son las condiciones para lograr este propósito. Desde que asumí la magistratura, inicié acciones para encontrar soluciones a los problemas postergados, entre otras ordené que las matrículas fueran gratuitas. Inicié el proyecto de servicio militar educativo.

Frente a la situación critica energética, hay acciones con los proyectos hidroeléctricos. Se redujeron los impuestos a las gasolinas y no debemos limitarnos sólo a hablar de nuestros logros, sino de la terrible e injusta realidad económica en que hemos encontrado al país.

Debemos subrayar de las cifras manipuladas de las finanzas públicas de la economía del país, reflejan sólo verdades a medias. O faltan de manera perversa información de que todos los hondureños tenemos derecho a conocer.

Debo informarle a la nación que nos han dejado instituciones públicas literalmente saqueadas, en condiciones de quiebra.

Los fondos de la condonación no suman los montos que nos dijeron, el presupuesto nacional de la República no releja información de elevados gastos destinados a un mayor concierto del desarrollo del país. A servicios personales de funcionarios de la pasada administración, que con sus desafueros se han convertido en verdaderas bombas de tiempo. O bombas fiscales para la situación del Estado.

Altos y exagerados salarios, de hasta 10 mil dólares mensuales. O doble salarios. Funcionarios del gobierno anterior que cobraban doble salarios. Uno en planilla y otro en transferencia de bancos privados.

Basta con esta evaluación para ver la crisis de nuestro pueblo en el sector agropecuario, específicamente en la agricultura. A la irresponsable decisión de no invertir en la compra de medicinas del último semestre del año. Dejaron sin medicamentos y recursos a las clínicas de los hospitales públicos.

Hay que entender que sólo nos intentan engañar con estas cifras. A esta lamentable situación debemos agregar la retención de incrementos salariales, especialmente lo que corresponde a los docentes, postergando compromisos, consciente de que tal medida afectaría el gasto y tendría efectos fiscales para la presente gestión.

Son como dije verdaderas bombas fiscales o de tiempo, ubicadas disimuladas y ocultas en espacios estratégicos que afectan nuestro pueblo. Especialmente en los sectores que sufren de mayor pobreza en vulnerabilidad.

Se disminuyó intencionalmente la inversión pública en el último semestre, en la gestión social a favor de los más pobres. Se conspiró en contra de las necesidades que enfrenta el país para lograr su desarrollo. El resultado ha sido el dramático aumento a la pobreza. Del año 2002 al 2005, ha resultado un aumento de más de medio millón que se han incorporado a la extrema pobreza.

Es por eso que hoy somos víctimas de la violencia, de la delincuencia en nuestras calles, de la corrupción, del crimen organizado.

Encontramos un aparato policial sin recursos, sin logística, sin suficiente apoyo.

La red vial del país se encuentra deteriorada, especialmente a oriente, las que conduce a El Paraíso, Olancho y Trujillo.

Las carreteras para fomentar la producción se encuentran destruidas en más del 60 por ciento. Hay muchos hechos y muchas cifras, en los siguientes informes seguiremos proporcionándolos en detalle.

Compatriotas, hemos iniciado a penas un mes, el proceso necesario de evaluación de las condiciones reales que se encuentra nuestro país y nuestro pueblo y el panorama que hemos encontrado de la gestión del expresidente Ricardo Maduro.

Pero ante la profundidad de los problemas que nos estamos enfrentando cada día, he tomado la decisión de profundizar este proceso de evaluación, hasta donde sea necesario para brindarle satisfacción al pueblo hondureño y que los resultados precisos de estos informes se conozcan, para ello nos dirigimos a iniciar una intensa auditoría pública, sobre todas las instituciones del Estado y gobierno central, para que sea revisado el período gubernamental 2002-2005, para que se reflexione sobre la gestión de los recursos y los resultados del impacto social que se tiene.

Invitaré para este fin a integrarse, como observadores, a los miembros del sector privado, social e iglesias, para que sean testigos de calidad y den fe de la verdad, objetividad y ausencia del sectarismo político de este informe y de los próximos.

A dos semanas de la toma de posesión, frente a la presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, expresé lo siguiente: Presidenta, este es un país pequeño, pero dominado por poderosos grupos, que por mantener sus privilegios, concesiones, monopolios y oligopolios, no permiten que el país se desarrolle.

Soy un hombre de paz, de fe, diálogo, quiero concertar pero con transparencia, pedir colaboración a los periodistas, a los medios de comunicación, al sector privado, social, a las iglesias, para que nos ayuden en este reto que hemos asumido; hay esperanzas, tenemos las fuerzas necesarias, la guía de Dios para salir adelante.


Descarga la aplicación

en google play en google play