Escúchenos en línea

Miles en vigilia por 26 aniversario de asesinato de Romero en El Salvador

None | 26 de Marzo de 2006 a las 00:00

San Salvador – Con la asistencia de miles de salvadoreños a una vigilia concluyeron la madrugada de este domingo los actos conmemorativos organizados la semana anterior por la iglesia con motivo del 26 aniversario del asesinato del arzobispo de San Salvador Oscar Arnulfo Romero.

Tras participar en una procesión de faroles y portando estampas del desaparecido arzobispo, los feligreses se concentraron desde la noche del sábado en el atrio de la catedral de San Salvador, donde el obispo de la ciudad de Santiago de María (este), Orlando Cabrera, y su homólogo capitalino Gregorio Rosa Chávez presidieron una misa.

En la vigilia por Romero --asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador de la ultraderecha, mientras oficiaba misa en el hospital para enfermos de cáncer--, participaron cientos de salvadoreños llegados desde el interior del país y decenas de peregrinos de Honduras, Guatemala, de Estados Unidos y de varios países europeos.

"Me imagino a monseñor Romero como una estrella fugaz, que pasa por el firmamento, pero que deja una luz que nunca perece, sino que a medida que va pasando el tiempo va aumentando esa luz que ilumina, no solamente a nuestro país tan sufrido, tan oprimido, sino que trasciende a otros países", afirmó Cabrera en la homilía.

"Monseñor Romero no es una figura nacional, ni siquiera internacional, es mundial", afirmó. "Se equivocaron aquellos que pensaron que matándolo callaban su voz, hoy (Romero) es más conocido, más admirado, más querido en todo el mundo", insistió el religioso.

Considerado "la voz de los sin voz", por denunciar la injusticia social y la represión militar, monseñor Romero fue asesinado por un sicario de extrema derecha, y su muerte marcó el estallido de la guerra civil de 12 años (1980-92).

En 1993 la Comisión de la Verdad culpó de la muerte de Romero, entre otros, al extinto ex mayor del ejército Roberto D'Aubuisson, fundador del gobernante partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena) acusado de dirigir los escuadrones de la muerte derechistas.

A juicio del obispo Cabrera, si Romero existiera "estaría hablándolos monseñor de esa pobreza que en vez de irse solucionando cada día se va agravando más y no en pocos casos, ya no es pobreza, sino miseria". "El vaso (de la economía) ya rebalsa y ni siquiera las migajas llegan a los pobres de nuestro país", criticó el obispo.

Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) la pobreza alcanza a 40% de los 6,9 millones de salvadoreños.

Asesinos de arzobispo Romero continúan excomulgados de la iglesia

Los responbles intelectuales y materiales del asesinato del arzobispo de San Salvador Oscar Arnulfo Romero, cometido hace 26 años, continúan "excomulgados" de la iglesia y solo podrán superar ese estado pidiendo perdón, aseguró el obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez.

"Mientras estas personas no digan toda la verdad y pidan perdón continúan excomulgadas", dijo Rosa Chávez tras comentar la noticia que causó revuelo el viernes en San Salvador, luego de que el diario El Nuevo Herald de Miami revelara que uno de los involucrados en el asesinato de Romero, el capitán del ejército salvadoreño Alvaro Saravia, quiere pedir perdón.

La iglesia espera el testimonio de Saravia "sin rencor y sin odio, porque solamente así se pueden cerrar las heridas", aseguró el prelado. Saravia, de 60 años, coordinó el asesinato del arzobispo Romero el 24 de marzo de 1980, y confesó al rotativo estadounidense que está dispuesto a identificar al asesino y a contar la historia detrás del crimen, pero que necesita garantías de que su vida no correrá peligro.

Afirmó que hay gente que participó en el crimen y que nunca fue señalada en el informe de la Comisión de la Verdad creada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) para investigar las atrocidades cometidas durante la pasada guerra civil, que dejó 75.000 muertos y 7.000 desaparecidos (1980-92).

"Ellos están gozando una vida libre de remordimientos habiendo sido los más comprometidos", dijo Saravia. "Un día hablaré a calzón quitado. Si yo quiero un perdón que sirva tengo que decir la verdad, no voy a decir mentiras, y con las consecuencias que ella tenga", añadió.

En 1993 la Comisión de la Verdad culpó de la muerte de Romero, entre otros, al ex mayor del ejército Roberto D'Aubuisson, acusado de dirigir los escuadrones de la muerte derechistas.

D'Aubuisson, fundador de la gobernante Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), murió de cáncer en febrero de 1992. El capitán Alvaro Saravia fue lugarteniente de D´Aubuisson y también figura como responsable en el informe de la comisión.

El obispo Rosa Chávez aseguró que la excomunión se mantiene para los asesinos de Romero, pues "por el hecho de cometer el acto queda la persona excomulgada y para volver a la comunión con la iglesia y con Dios hay que hacer un proceso claro y público de perdón".

El prelado consideró que "el país está acercándose al momento de la verdad, ese momento que tanto tiempo se le ha negado a la gente, y viene también el momento de la justicia, que son dos momentos previos para el perdón y la reconciliación". Pero el perdón no puede llegar a los involucrados en el asesinato sin que antes se conozca la verdad, advirtió.

Tras denunciar la injusticia social y la represión militar, monseñor Romero fue asesinado por sicarios de extrema derecha, y su muerte marcó el estallido de la guerra civil de 12 años.


Descarga la aplicación

en google play en google play