Escúchenos en línea

Una madre nicaragüense localiza a su niña en Guatemala

None | 13 de Abril de 2006 a las 00:00

(Cimac – Guatemala)Hace dos semanas que María, una madre nicaragüense, está en ciudad de Guatemala tratando de rescatar a su hija Beatriz, una pequeña de 11 años que, desde 2004, fue secuestrada cerca de una playa de su país y nunca más se supo de ella.

Quince meses han pasado y, durante ese tiempo, María ha vivido un "vía crucis" para encontrar a su hija. De Nicaragua, partió a Honduras y, más tarde, a El Salvador. Fue de bar en bar, con una foto en la mano, preguntando a pilotos, prostitutas, travestidos y bebedores, hasta que encontró una pista.

Hace apenas unos días supo que la niña se encuentra en un centro nocturno de la frontera de este país con México y, aunque no ha logrado detectar el prostíbulo donde presuntamente está la pequeña, tiene mucha, pero mucha fe, en que Beatriz regresará de su mano a Nicaragua, como ella misma dice.

Casos como el de María lo viven a diario muchas madres en este país centroamericano, según la ex relatora para los Derechos de la Niñez de la Organización de las Naciones Unidas, Susana Calcetas, quien confirmó que aquí son explotados sexualmente más de 2 mil niños, niñas y adolescentes en casas clandestinas.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que, a diferencia de los otros países de Centroamérica, Panamá y República Dominicana, en Guatemala prevalecen las tres formas de explotación sexual comercial de infantes: pornografía, espectáculos públicos y privados de índole sexual o erótica y actividades sexuales remuneradas, se dio a conocer en un despacho de la agencia SEMLAC.

El fiscal del Ministerio Público, Alejandro Colop, precisó que la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes en Guatemala cada día es más grave, porque existen lagunas legales en el proceso penal y eso impide un castigo severo contra ese tipo de esclavitud moderna.

Y aunque hay menores de Honduras y El Salvador explotados sexualmente, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) indica que el grueso de los niños, niñas y adolescentes casi siempre son de origen guatemalteco.

Al referirse a los motivos, la organización no gubernamental Save the Children señala que en Guatemala el 33 por ciento de las víctimas de abandono del hogar por parte del padre, son niños y niñas de entre dos y 10 años.

El maltrato infantil también provoca la huida del hogar y, una vez en la calle, se convierten en presa fácil de detectar por las redes que los someten a tener relaciones sexuales bajo efectos de la droga.

Save the Children determinó que el maltrato infantil físico en el país afecta a siete de cada 10 niños y, de ese grupo, cinco de cada 10 han recibido golpes desde el primer año de vida.

Las redes criminales se dan a la tarea de detectar a niñas, niños y adolescentes vulnerables, principalmente radicados en el interior del país, donde la pobreza constituye un elemento que los hace más susceptibles de caer en manos de los explotadores. En Guatemala, el grueso de la población vive con un dólar diario.

Aunque han sido pocos los avances en el Congreso guatemalteco para aprobar reformas que protejan a la niñez, se prevé que este mes se adopten las modificaciones en primera lectura, porque actualmente, la explotación sexual comercial no está tipificada como delito.


Descarga la aplicación

en google play en google play