Escúchenos en línea

México, Colombia y CA firman acuerdo de integración energética

None | 13 de Diciembre de 2005 a las 00:00

Cancún, México (Agencia AFP) – Los mandatarios de Centroamérica, República Dominicana, Colombia y México dieron este martes luz verde al plan de integración energética regional con la puesta en marcha de varios estudios técnicos para siete proyectos multimillonarios.

El "proyecto" estrella consiste en la futura construcción de una refinería para el procesamiento de 230 mil barriles de crudo pesado mexicano, para lo cual se contratará en enero a una empresa para que realice estudios de factibilidad del proyecto. Además de la refinería, el plan de integración plasmado hoy en la llamada "Declaración de Cancún", prevé la construcción de un gasoducto, una termoeléctrica y una planta de gas.

Los proyectos están sujetos a estudios técnicos, financieros y legales sobre su viabilidad, aunque los participantes en el proyecto ya acordaron que la refinería sea construida con capital privado con la posible participación de los gobiernos que así lo deseen.

La empresa que se contrate en enero para analizar la viabilidad de la refinería será a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y deberá tener listos sus estudios en un plazo de cuatro meses.

Del resultado del análisis dependerá si continúa adelante el proyecto de la refinería, cuyo lugar de instalación no está aún decidido, y para cuyo manejo quedaría constituida una "empresa integradora" en la que participarían los gobiernos firmantes. Esta "empresa integradora" compraría el petróleo mexicano con un contrato a largo plazo, lo entregaría a la refinería y después vendería el producto a los distribuidores.

El presidente de México, Vicente Fox, rechazó que la refinería vaya a convertirse en un monopolio y aseguró que entrará a competir con otras empresas que abastecen a la región.

La "Declaración de Cancún" fue firmada por los Jefes de Estado y de Gobierno de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá y República Dominicana, y por altos representantes de Belice, Colombia y Nicaragua.

En la reunión de trabajo de dos horas se acordó que la próxima reunión cumbre sea a finales de mayo, en República Dominicana, donde los mandatarios decidirán la viabilidad de los proyectos.

La "Declaración de Cancún" cuenta con diez puntos y contempla, además, la integración eléctrica México-Centroamérica-Colombia y una red de estaciones de gasolina con la franquicia de Pemex. Todo el plan necesitaría una inversión de entre 7.000 y 9.000 millones de dólares.

El proyecto incluye además de la refinería, la creación de un gaseoducto de 3.100 km entre México y Panamá, una planta termoelétrica que aprovecharía el coque generado por la refinería, una red de franquicias de la paraestatal mexicana Pemex y, eventualmente, una planta gasificadora. Tanto la planta refinadora como el gasoducto serán licitados para que las construya la iniciativa privada, según el documento. En dicho estudio se realizarán también las recomendaciones sobre la localización de la refinería, a la que aspiran Costa Rica, Guatemala y Panamá.

El acuerdo fija que debe iniciar en 2006 la construcción de la línea de interconexión eléctrica México-Guatemala. Otro de los puntos señala la creación de un Grupo de Trabajo para que realice estudios técnicos sobre cada uno de los proyectos de la Agenda de la Iniciativa Energética Mesoamericana y otro que estudie la propuesta desde el marco legal y ambiental.

Los diez países solicitarán el apoyo técnico y financiero de instituciones como el BID, la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), entre otros organismos.

También se comprometen a definir en los primeros seis meses de 2006 proyectos que utilicen energías renovables y a iniciar en enero próximo la elaboración de un programa regional de cooperación técnica para lograr la eficiencia energética.

México va a aportar un millón de dólares para que un grupo técnico trabaje sobre los proyectos y reporte bimestralmente a una comisión ministerial.

Se anunció la creación de un Fondo de Cooperación para el desarrollo de Mesoamérica para apoyar proyectos energéticos, con la aportación de organismos multilaterales y bajo la administración de la Secretaría general Iberoamericana, según explicó Fox. En este fondo están interesados en participar los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y España, según dijo el ministro mexicano de Energía, Fernando Canales.

El canciller mexicano, Luis Ernesto Derbez, dijo que este fondo concedería crédito "directo a la factura de importación petrolera" a las naciones participantes de la iniciativa a partir de 2006.

Fox aseguró que el plan pretende asegurar el abasto de la energía como "palanca" para el desarrollo de las economías de la región, reducir la dependencia, crear cadenas productivas y empleos, hacer más atractiva la región y proporcionar bienestar a sus 190 millones de habitantes.

Los gobiernos de México, Centroamérica, Colombia y República Dominicana firmaron este martes un acuerdo de integración energética en Cancún (este), aunque el inicio de las grandes infraestructuras quedó sujeto a diversos estudios técnicos.

Los mandatarios reunidos en Cancún volverán a reunirse en mayo del año que viene en Santo Domingo, una vez tengan los estudios encargados a una consultoría privada a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), antes del 20 de enero.

El ministro de Energía mexicano, Fernando Canales, indicó en la presentación que "el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) ha ofrecido aportaciones a fondo perdido" para el caso de la refinería. El proyecto implica que el combustible sería distribuido a través de una red de franquicias de la paraestatal mexicana Pemex a precios iguales en todos los países, pero con márgenes fiscales variables, para amortiguar los aumentos bruscos en los precios del petróleo.

Canales cifró el coste final de la refinería, que tendría capacidad para procesar 230.000 barriles diarios, entre 2.800 y 4.300 millones de dólares, incluidas las "adecuaciones complementarias". El gasoducto costaría 2.000 millones de dólares y la planta termoeléctrica entre 250 y 350 millones.

El avance más concreto del documento firmado por los mandatarios es la consolidación de los proyectos de integración eléctrica, que ya están avanzados, con el compromiso de iniciar la construcción de las líneas de transmisión e interconexión eléctrica entre México y Guatemala, para las cuales ya hay partidas presupuestadas.

Los presidentes Antonio Saca de El Salvador y el costarricense Abel Pacheco, insistieron en la necesidad de apostar claramente por las energías renovables y pidieron que los estudios de viabilidad también incluyan indicaciones sobre alternativas al uso del petróleo.

Por último, se anunció la creación de un Fondo de Cooperación para el Desarrollo Mesoamericano con aportaciones de Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña y España, negociado por México.


Descarga la aplicación

en google play en google play