Escúchenos en línea

Trivelli hace política sin ningún pudor, y la derecha le aplaude

None | 3 de Enero de 2006 a las 00:00

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Paul Trivelli, se reunió con los candidatos a la presidencia de tres partidos derechistas para abogar por la unidad de "la familia liberal", de cara a las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

El candidato presidencial por el partido Alianza por la República (APRE), José Antonio Alvarado, otro de los invitados a la reunión, informó a la prensa de que "tres amigos liberales hablamos de tener un encuentro para ir fortaleciendo la unidad de la familia liberal, sobre lo que hemos venido trabajando".

Según Alvarado, el embajador norteamericano no sugirió, ni trató de imponer ninguna fórmula presidencial específica para enfrentar al sandinismo en los comicios, porque ellos tienen "la independencia suficiente" para tomar sus decisiones.

Fue "un encuentro para ir fortaleciendo la unidad del liberalismo, venimos trabajando en ese tema a fin de crear mecanismos, incluso, de conversación donde podamos trabajar juntos por Nicaragua", afirmó Alvarado al concluir la cita en la residencia del diplomático en Managua.

A la reunión asistió Alvarado, el aspirante a la presidencia del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), el ex vicepresidente José Rizo, y el candidato presidencial de la recién formada Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), el ex canciller Eduardo Montealegre.

EEUU ha señalado que vería con buenos ojos esa unión pero apartando a Arnoldo Alemán, y que espera que la reunificación de los liberales impida el triunfo del candidato sandinista Daniel Ortega.

Entre tanto, el ex vicepresidente de la República y uno de los precandidatos presidenciales del PLC, José Rizo, afirmó, que el fin de la reunión fue analizar la situación política de Nicaragua, e insistió en la necesidad de reunificar al liberalismo. "Nunca pierdo la esperanza de unir a todas las fuerzas organizadas del liberalismo y por eso digo que hay que buscar un candidato presidencial que una todos los votos de los liberales", insistió.

Rizo dijo que Trivelli los llamó "para analizar la situación política en general", porque "es un buen amigo que se preocupa por Nicaragua". Aseguró que durante el encuentro todos los candidatos reconocieron que el "PLC es decisivo para el triunfo de la democracia en Nicaragua", dejando entrever el interés de la embajada estadounidense de agrupar a la derecha en torno al Partido Liberal.

El PLC encabezó las alianzas electorales de derecha que derrotaron al candidato del FSLN, el ex presidente Daniel ortega en los pasados comicios de 1996 y del 2001. No obstante, el aspirante del ALN, Eduardo Montealegre, dijo que no someterá su candidatura a elecciones primarias bajo los lineamientos del PLC.

Montealegre fue canciller del gobierno de Arnoldo Alemán y formó parte de la dirección del PLC, además de ser ministro de Hacienda y Crédito Público del actual gobierno. Se distanció de su amigo Alemán, tras las acusaciones de corrupción que se formularon contra el ex mandatario en el 2002.

Montealegre recientemente formó una alianza política con disidentes del PLC y del Partido Conservador para lanzar su candidatura presidencial, que según las encuestas, goza de un amplio respaldo popular. Dijo que hablaron con Trivelli de realizar elecciones primarias en mayo próximo para seleccionar al candidato presidencial liberal.

Rizo advirtió, sin embargo, que para vencer al sandinismo, la derecha necesita unir fuerzas alrededor de "un candidato que una y no que divida", en abierta crítica a Montealegre, con quien mantiene una pugna política desde hace varios años.

Admitió que ninguno de los tres aspirantes derechistas, que se disputan la confianza de Washington en medio de fuertes conflictos internos, tiene por el momento intenciones de deponer sus ambiciones presidenciales.

En tanto, Ortega, de 60 años, intentará retornar al poder con una cuarta nominación presidencial del FSLN, frente a una derecha fraccionada entre el PLC, APRE y la ALN y un fuerte competidor de la disidencia sandinista, el ex alcalde de Managua, Herty Lewites. Lewites fue expulsado del Frente en febrero del 2005 por cuestionar el liderazgo de Ortega dentro del partido y exigir elecciones primarias para disputarle la candidatura presidencial.

Las encuestas de diciembre pasado ubicaron a Lewites y Montealegre como los candidatos favoritos para ganar las elecciones presidenciales de Nicaragua.


Descarga la aplicación

en google play en google play