Escúchenos en línea

Intenso cabildeo en Latinoamérica por caso de Puerto Rico

None | 13 de Enero de 2006 a las 00:00

San Juan, Puerto Rico (Diario La Prensa, New York) Mientras la cancillería de Cuba mantiene tapadas sus cartas sobre lo que hará este año en cuanto al caso de Puerto Rico en las Naciones Unidas, misiones diplomáticas visitan distintos países para auscultar la posibilidad de que la condición colonial de esta nación sea discutida como tema separado en la Asamblea General.

Las gestiones se llevan a cabo por separado por el Partido Independentista Puertorriqueño y el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano -que representan sectores históricos distintos- mientras en el campo que defiende el actual régimen autonomista denominado Estado Libre Asociado se ha comenzado a considerar la posibilidad de intervenir también.

Se conoce que el presidente ejecutivo del PIP, Fernando Martín, visitó recientemente Cuba y que el presidente de esa formación partidaria, Rubén Berríos, se encuentra en Chile. Las gestiones del PIP van dirigidas a impulsar que la Asamblea General discuta el caso este mismo año aprovechando que un informe de la Casa Blanca admite que Puerto Rico es una colonia, algo proscrito en el derecho internacional.

El PIP sin embargo, todavía no informa si tiene ya los apoyos suficientes para, primero colocar el tema en la agenda y, segundo, lograr que se supere la resolución 748 de 1953, mediante la cual EEUU logró que la ONU aceptara que Puerto Rico había dejado de ser colonia.

Por su parte, los hostosianos también hacen consultas en distintas capitales y el punto central de su estrategia parece ser la reunión del movimiento de Países no Alineados, que se llevará a cabo el próximo verano, precisamente en la Habana. Se espera que en ese momento se pueda sacar cuenta de cuántos países están dispuestos a impulsar el tema.

El PIP forma parte de la Internacional Socialista mientras que el MINH ocupa un puesto de observador en los Países no Alineados.

En el aspecto positivo para los que impulsan el caso está el cambio político que se está dando en el continente latinoamericano con la consolidación de gobiernos que se han mostrado dispuestos a enfrentar la hegemonía de EE.UU. como los de Venezuela, Uruguay, Argentina y ahora Bolivia. Dentro de esa oleada se anticipa que Chile y Perú se sumen este año.

En todo caso, la posición que adopten Cuba y Venezuela debe ser fundamental para el curso de acción que tomen otras naciones.

Mientras tanto, la junta de gobierno del oficialismo autonomista ha dejado fuera la alternativa de luchar por la libre asociación y ha optado por tratar de descarrilar el documento sometido por la Casa Blanca. En ese marco, los autonomistas han comenzado a discutir si utilizarán la estrategia de acudir al foro Comité de Descolonización de la ONU.

Regresa a su tierra puertorriqueño varado 11 años en Dominicana

Mayaguez — Un puertorriqueño que estuvo varado por once años en República Dominicana debido a que perdió sus documentos de identidad y las autoridades estadounidenses no le creían que no era dominicano, culminó el viernes su odisea al pisar finalmente tierra borincana.

"Le doy las gracias a las autoridades dominicanas por haberme ayudado en mi caso cuando solo fui allá a llevarle dinero a mis hijos", dijo Wilfredo Monclova a su llegada al puerto de la ciudad occidental de Mayagüez, a donde arribó en un barco que viaja entre los dos países.

Monclova, quien fue recibido como todo un héroe, adelantó que seguirá viajando a República Dominicana porque allá residen tres hijos, de 15 a 18 años de edad. Contó que en República Dominicana, muchos le decían que se uniera a uno de tantos viajes ilegales que se realizan anualmente a Puerto Rico. "No lo acepté, pues yo no soy un indocumentado... Me decían ’te vas en yola (embarcación), te coge Inmigración y te meten preso y los familiares te sacan"’, explicó.

El problema que enfrentó Monclova fue que, tras perder los documentos de identidad, la embajada estadounidense en la vecina nación no dio credibilidad a los primeros documentos que presentó para probar su nacionalidad: su acta de nacimiento en Fajardo, Puerto Rico, y un informe de la escuela en la que estudió hasta los nueve años en el municipio de Naguabo.

Previo a quedarse varado en República Dominicana, se le habían extraviado tres pasaportes, uno de ellos en Dominicana en 1988 y otro en 1989 en Nueva York. El tercero le fue incautado entre el 1992 y 1993 por las autoridades migratorias estadounidenses en el aeropuerto internacional de San Juan, Puerto Rico, para verificar su validez. Cuando lo llamaron poco después para que fuera a recogerlo, no lo hizo porque vivía muy lejos. Pero, ahora, promete "tomar más cuidado con mis papeles para que no ocurra nada".


Descarga la aplicación

en google play en google play