Escúchenos en línea

Manifestaciones contra las caricaturas continuaron sin violencia

None | 9 de Febrero de 2006 a las 00:00

Copenhage - Las manifestaciones contra la publicación de caricaturas del profeta Mahoma continuaron este jueves en el mundo árabe, sin la violencia de días anteriores, aunque se había temido una escalada coincidiendo con la celebración musulmana chiíta del duelo del Achura.

El periódico que originó esta polémica mundial al publicar 12 dibujos satíricos, el danés Jyllands Posten, se esforzó por apaciguar los ánimos, pero sin renegar de la libertad de expresión.

En una nueva carta en árabe difundida en su página de internet, idéntica a la que la embajada de Dinamarca en Argel trasmitió a la prensa argelina, el Jyllands Posten se disculpó "por el gran malentendido" provocado por la difusión de las caricaturas.

"Presentamos nuestras excusas y lamentamos profundamente lo que acaba de ocurrir y que de ninguna manera era la intención del diario", podía leerse en la carta, más clara y directa en sus disculpas que la versión del 30 de enero, aunque el periódico no se excusó explícitamente por la publicación de los dibujos, como reclaman numerosos musulmanes.

Unos 500 militares daneses acantonados bajo mando británico en Basora, en el sur de Irak, permanecieron este jueves cerca de su campamento para evitar todo enfrentamiento con los chiítas, dijeron oficiales.

El Achura es la fiesta más sagrada de los chiítas y en Irak se aplican severas medidas de seguridad. En Bagdad la policía cerró los puentes para tratar de bloquear a un escuadrón de kamikazes que supuestamente se dirigía a Karbala para perturbar la conmemoración.

El mando militar de Dinamarca en Irak dijo en un comunicado que la situación en la zona danesa era relativamente tranquila, pero tensa.

Las manifestaciones se repitieron sin los excesos de días anteriores. Entre 10.000 y 15.000 miembros de la comunidad musulmana de Sudáfrica desfilaron pacíficamente en las calles del Cabo (suroeste).

"¡Dios es grande! ¡Colguemos a los daneses!", corearon estudiantes indonesios en Yakarta ante la embajada danesa, pero no eran más que unos 150.

En la periferia de Beirut, varios cientos de miles de personas se congregaron para conmemorar el Achura y el jefe del Hezbolá libanés, el jeque Hassan Nasralá, exigió "excusas" y "una legislación" europea que prohiba los "insultos".

"Hoy protestamos contra las ofensas con palabras y manifestaciones, pero estamos dispuestos a derramar nuestra sangre si continuan", advirtió el líder de Hezbolá.

Sin embargo, frente a las declaraciones incendiarias hubo un número creciente de llamadas de apaciguamiento, empezando por la del jefe del buró político del movimiento islamista palestino, Hamas, Jaled Mechaal, cuya formación acaba de ganar las elecciones legislativas palestinas.

"El movimiento está dispuesto a desempeñar un papel para apaciguar la situación entre el mundo islámico y los países occidentales a condición de que esos países se comprometan a poner fin a las ofensas a los sentimientos de los musulmanes", declaró en una conferencia de prensa en Doha (Qatar).

Un centenar de personalidades políticas e intelectuales árabes y europeas lanzaron en París un llamamiento a la "moderación", publicado con motivo de una reunión organizada por Reporteros Sin Fronteras.

En Dinamarca cerca de 3.000 personas firmaron este jueves a última hora de la tarde una carta abierta en internet en la que se distanciaron de las caricaturas y afirmaron querer "vivir en paz con el mundo musulmán".

Ali al-Samman, responsable del diálogo interreligioso en Al-Azhar, la más lata autoridad del islam sunita, pidió superar "lo emotivo".

A partir de ahora, su objetivo será conseguir un marco legal internacional que permita reprimir la islamofobia, como ocurre con el antisemitismo.


Descarga la aplicación

en google play en google play