Escúchenos en línea

Ticos preocupados con el dragado del Río San Juan

None | 20 de Febrero de 2006 a las 00:00

Guillermo Hernández y Shirley Sandí, del diario Extra de San José, Costa Rica

Expertos de la Universidad de Costa Rica (UCR) en el área de cuencas centroamericanas, expusieron durante una actividad realizada en Radio Santa Clara de San Carlos, las repercusiones para los ríos de la zona norte de un presunto dragado de 42 kilómetros que pretende realizar el gobierno nicaragüense en el río San Juan.

La intención de Nicaragua ha quedado plasmada en varios artículos de periódicos que circulan en el vecino país, no obstante hasta el momento, no existe una posición oficial por parte del gobierno nica en la cual puedan basarse los expertos ticos para emitir las recomendaciones necesarias. Eso sí, actividades como la realizada en Radio Santa Clara buscan que el gobierno costarricense se interese en este tema tanto como lo ha hecho por los problemas de navegación en dicho río, el cual separa a ambas naciones.

Según las noticias difundidas, los nicaragüense pretenden hacer este dragado pues varios trechos del San Juan (específicamente unos 32 kilómetros) prácticamente son innavegables a raíz de los 12 millones de sedimentos soterrados que recibe su cuenca por parte de las aguas de los ríos ticos que allí desembocan, como lo son el Frío, San Carlos y Sarapiquí.

Las áreas más afectadas van desde la bifurcación del río Colorado hasta la bahía del San Juan, según lo evidenció un estudio realizado por expertos estadounidenses en 1996.

Basado en estos datos, el investigador de la UCR, Carlos Granados, comentó que si el vecino país realiza la limpieza a una profundidad mayor a los dos metros, no solucionaría el problema, puesto que los sedimentos se asentarían en el lugar anterior al dragado, es decir, en San Juan Norte, por lo que recomendó que la salida más apropiada corresponde decidirla a los especialistas del Ministerio de Ambiente y Energía y sus homólogos nicaragüenses, puesto que se trata de un fenómeno natural.

Aunque indicó que también afecta en gran manera el modelo agrícola de la zona norte del país, basado en actividades como la piña, la naranja y la caña que depositan sus químicos en los ríos de la comunidad. A su vez, el investigador recalcó que la limpieza tendría un impacto negativo importante en la vida acuática de la zona norte, incluso podría afectar los humedales de Caño Negro, declarados de interés internacional.

Como ya se explicó, para que se inicien las obras del dragado sólo restan los resultados de un estudio de la profundidad de las aguas del río San Juan.

Granados además indicó que ha escuchado algunas ideas extremistas como la de desviar las aguas de los principales afluentes del lado de Costa Rica que desembocan al río San Juan y unirlas en un canal en territorio tico, o también se ha mencionado la intención de construir un ecocanal en el San Juan que conecte el Océano Pacífico con el Mar Caribe.

Ante todas estas incógnitas, el investigador recomendó que los diplomáticos y los expertos de ambos países se sienten a conversar amplio y tendido sobre el tema para llegar a un acuerdo que beneficie a todos.


Descarga la aplicación

en google play en google play