Escúchenos en línea

Descubren yacimiento de crudo a 55 kilómetros de La Habana

None | 23 de Febrero de 2006 a las 00:00

La empresa canadiense Pebercan, que explora y extrae petróleo en una franja de la costa noroccidental de Cuba, anunció la confirmación de un nuevo yacimiento de crudo, a unos 55 kilómetros al este de La Habana.

En un informe emitido en su sede central de Montreal, Pebercan indicó que concluyó la perforación del pozo Tarará-100, situado en la parte occidental del Bloque 7, un tramo de costa entre la capital y el balneario de Varadero, en el que trabaja la compañía en sociedad con Cuba Petróleo (Cupet) y la también canadiense Sherritt.

La perforación en esa zona comienza en tierra, con maquinaria que puede moverse en diagonal en el subsuelo y alcanza depósitos ubicados a corta distancia en el mar, un tipo de exploración distinto del que se realiza en plataformas sobre aguas profundas.

El petróleo encontrado en Tarará es de 16 grados API. Pebercan también reportó que pruebas efectuadas en el vecino pozo Santa Cruz-300 mostraron que el crudo ahí tiene 19 grados API.

Esas gradaciones ubican al petróleo de ambos yacimientos en la escala de los pesados, aunque la calidad del de Santa Cruz, descubierto a finales de 2004, es la mejor de todas las conocidas en la producción cubana.

Todavía se encuentran en estudio los alcances potenciales de ambos campos. El Bloque 7 aporta cerca de la cuarta parte del total de crudo extraído en Cuba, que a finales del año pasado estaba en torno a los 75 mil barriles diarios.

Cuba adquiere, además, casi 100 mil barriles diarios de crudo venezolano, con base en un convenio que incluye créditos blandos.

Cuba reorganiza su industria eléctrica con importación de equipo nuevo para enfrentar problemas de suministro

ECONOMIST INTELLIGENCE UNIT

Después de los crónicos problemas de suministro de electricidad de 2004 y 2005, el gobierno cubano ha repasado y reorganizado la industria eléctrica e invertido cientos de millones de dólares en equipo nuevo importado, indicó un reporte de Economist Intelligence Unit (EIU). Confiado en que esos cambios pondrán finalmente término a los problemas de suministro, el régimen ha bautizado a 2006 como ''el año de la revolución de la energía'', abundó el texto.

La revolución gira alrededor de tres ejes: inversiones importantes en infraestructura, con nuevos generadores importados y equipo de transmisión para ser instalado en todo el país con el objetivo de garantizar un suministro confiable; una campaña para ahorrar energía, que implica la evaluación detallada y reemplazo de instalaciones obsoletas tanto domésticas como de plantas industriales por tecnología más eficiente, y reformas a las tarifas para fomentar la conservación, de acuerdo con EIU.

La firma de análisis británica, propiedad del grupo que edita la revista The Economist, añade en su informe sobre Cuba que los recursos en divisas fuertes para financiar las inversiones han surgido de las nuevas relaciones económicas de la isla con China y Venezuela. Los proyectos de renovación energética, detallados por el presidente Fidel Castro el 17 de enero pasado en un discurso en la provincia de Pinar del Río, tendrán un costo de 2 mil millones de dólares, según los cálculos oficiales.

Aparte del compromiso de fondos para renovar la infraestructura, el programa incluye la descentralización de la red de generación y la incorporación y ampliación de fuentes alternativas de energía. El ahorro en divisas derivado de la menor importación de combustible puede llegar a mil millones de dólares por año, añade EIU.

La fuerza de trabajo requerida para realizar las revisiones orientadas a mejorar el uso de la energía será provista por los trabajadores sociales que están poniendo en práctica la campaña contra la corrupción, promovida por el gobierno.

EIU reportó que el incremento en las tarifas afectará en mayor medida a la proporción de hogares que tienen los mayores consumos de energía. Esto forma parte de incentivos desde el gobierno para la conservación y el uso más racional de la electricidad. También busca impedir que el suministro sea utilizado con fines comerciales.

Para un hogar con un consumo de electricidad de hasta 250 kilovatios hora por mes, el incremento en la factura mensual, de 40 a 75 pesos cubanos, absorberá menos que los 43 pesos que en promedio mensual se incrementaron los salarios en 2005. Pero cuando el consumo supere los 350 kilovatios hora por mes, la factura llegará a 200 pesos, un incremento de más de 100 pesos. Para aquellos hogares que alcancen un consumo de 500 kilovatios por hora al mes, el costo será similar al de un ingreso promedio mensual.

A nueve centavos de peso cubano por kilovatio hora, el precio para los hogares con consumo debajo de 100 kilovatios hora está por debajo de estándares internacionales: a la tasa de cambio extraoficial de 22 pesos por dólar estadunidense, el precio es alrededor de una cuadragésima parte del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), según el reporte de Economist Intelligence Unit.


Descarga la aplicación

en google play en google play