Escúchenos en línea

Alcalde de Los Angeles promete investigar represión policial

MiPunto.com. Desde Los Angeles. | 2 de Mayo de 2007 a las 00:00
Un día de manifestaciones pacíficas en todo el país concluyó con un enfrentamiento entre la policía y manifestantes en Los Angeles, y el jefe de policía William Bratton prometió una revisión para determinar si el uso de la fuerza fue apropiado. Una de las protestas de inmigrantes en Los Angeles terminó este martes con enfrentamientos con la policía que disparó balas de goma contra los manifestantes, dejando un número no determinado de heridos leves y detenidos, informaron los medios estadounidenses. En San Salvador, donde se encuentra de visita, el alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, aseguró que se investigará el enfrentamiento. "Vamos a investigar, lo vamos a tratar muy seriamente", declaró Villaraigosa en una breve rueda de prensa antes de iniciar el miércoles una jornada de entrevistas con el presidente Tony Saca y empresarios locales. El alcalde, que llegó la noche del martes al país para una visita de dos días, informó que debido al incidente ocurrido cerca del parque central MacArthur, el director de la policía William Bratton no lo acompañó a San Salvador como estaba previsto. De acuerdo a imágenes de la cadena de televisión CNN y otros canales locales, la policía dispersó a los manifestantes en el MacArthur Park, en el centro de Los Angeles, golpeando con bastones y disparando balas de goma a las personas que se le atravesaban a su paso. El martes en la noche, el jefe del Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD), William Bratton, dijo en rueda de prensa que unos 15 oficiales habían sido golpeados con perdigones lanzados por "algunos elementos de la multitud, que no creemos que sean representativos de la mayoría" de los manifestantes. Mientras Bratton daba su declaración alguien gritó: "Eso no es verdad", a lo que el jefe policial replicó: "Tengo una información preliminar que señala quejas de que la policía se fue contra madres y niños y empezó a provocar disparando balas de goma y gases lacrimógenos". El jefe policial, quien prometió una "exhaustiva investigación" sobre este incidente, dijo que había al menos un detenido por este hecho que calificó de aislado. Aseguró que la policía cuenta con un video sobre los incidentes. "En este momento no te puedo decir qué pasó, por supuesto, no todo se ve en un video. Vamos a investigar", respondió el edil a un periodista. Seguidamente el periodista le consultó si era usual que policías golpeen a la prensa en su ciudad, y Villarraigosa respondió: "No, obviamente no es algo común. En nuestro país tenemos derechos, tenemos que investigar todo lo que pasó y lo voy a hacer y después de investigarlo podemos hacer una conclusión", apuntó. Según el oficial del LAPD Mike López, después de las 18H00 locales algunos de los mil manifestantes que estaban en el parque empezaron a lanzar botellas plásticas contra la policía antidisturbio y por eso ellos intervinieron, explicó a la edición de internet del diario Los Angeles Times. Varios manifestantes y policías resultaron heridos y se realizaron algunos arrestos, indicó la misma fuente sin precisar el número en ninguno de los casos. Esta era la segunda manifestación organizada en Los Angeles el martes, cuando se efectuó una marcha de hasta 10.000 personas en la mañana. En ambas miles de inmigrantes reclamaron una reforma migratoria en favor de la legalización de los cerca de 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos. La concentración de la tarde era apoyada por la Iglesia Católica y el alcalde Villaraigosa, de origen mexicano, quienes se opusieron al boicot de las actividades generales que reivindicaron los manifestantes de la mañana. Las marchas del Día del Trabajo en Los Angeles convocaron a unas 25.000 personas, sólo un pequeño porcentaje de las 650.000 que marcharon el año pasado. La concurrencia en la nación fue escasa en comparación con hace un año. Los organizadores dijeron que el temor de las redadas y la frustración de que las marchas no hayan impulsado al Congreso a aprobar una reforma inmigratoria hicieron que muchos no se movilizaran. El choque en el parque empezó después de las 6 de la tarde cuando la policía trató de dispersar grupos de manifestantes que habían dejado la acera para marchar por la calle. Las autoridades dijeron que varias personas entre los pocos miles de manifestantes lanzaron piedras y botellas a los policías, quienes dispararon balas de goma y usaron sus bastones para hacerlos retroceder. La policía "empezó a avanzar y a desalojar del parque a personas con niños, cochecitos", dijo Angela Sambrano, una de las organizadoras. María Elena Durazo, secretaria ejecutiva y tesorera de la Federación del Trabajo del condado de Los Angeles, dijo que el incidente fue instigado "por un grupo de anarquistas no asociado a la manifestación". También criticó la respuesta policial diciendo que dispararon las balas de goma a un grupo pacífico con escasa advertencia. Bratton dijo que "ciertos elementos de la multitud" empezaron el disturbio, pero que "la vasta, vasta mayoría de la gente aquí se comportó adecuadamente".

Descarga la aplicación

en google play en google play