Escúchenos en línea

Satélites desentrañan secretos mayas en Guatemala

None | 28 de Febrero de 2006 a las 00:00

Ciudad de Guatemala – Nuevos vestigios mayas, ocultos bajo tierra y un tupido bosque, son ubicados a través de tecnología satelital en Guatemala, revelando más secretos de esta cultura ancestral.

Expertos guatemaltecos junto con académicos y científicos de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de Estados Unidos están ubicando nuevas ruinas en la región de San Bartolo, en el septentrional departamento del Petén, a través de imágenes tomadas por fuera del planeta.

"El trabajo arqueológico ahora se auxilia con fotografía satelital", explicó a Tierramérica Mónica Urquizú, subdirectora del Proyecto Arqueológico Regional San Bartolo, dirigido por el estadounidense William Saturno. De los 20 arqueólogos involucrados en el programa, la mitad son guatemaltecos y la mitad estadounidenses.

El equipo descubrió que existía una relación entre el color y el reflejo de la vegetación tal como se veía en las imágenes –a través de instrumentos que miden la luz común pero también cubren el espectro infrarrojo– y la ubicación de conocidos sitios arqueológicos. Las imágenes que señalan dónde puede haber vestigios arqueológicos se analizan, luego se va al lugar y se realizan pozos de sondeo para obtener el dato cronológico de las ruinas, explicó Urquizú.

El proyecto Regional San Bartolo involucra al Instituto de Antropología e Historia del Departamento de Monumentos Pre Hispánicos de Guatemala, al Centro de Vuelos Tripulados de la NASA y a las universidades estadounidenses de New Hampshire, Harvard y Yale. El programa se dedica a la investigación integral de los vestigios en la zona, que incluye las estructuras arquitectónicas y los murales, para entender a la cultura maya, que perduró 3.400 años (hasta el siglo IX), habitando el extremo sudoriental de México, los territorios de Guatemala y Belice y el occidente de Honduras y El Salvador.

Uno de los descubrimientos más importantes del arte maya tuvo lugar precisamente en San Bartolo. Se trata de un conjunto de murales, los más antiguos conocidos hasta la fecha, encontrado en una tumba real por Saturno en 2001 y presentado al público en diciembre. "Fue como descubrir la Capilla Sixtina sin saber que existió el Renacimiento", dijo el norteamericano Saturno durante la presentación...

"Esto marca el inicio de la plástica guatemalteca", explicó el ministro de Cultura, el indígena Manuel Salazar. Ese descubrimiento obligó a replantear otros estudios que atribuían las primeras pinturas y jeroglíficos mayas al período clásico tardío, entre los años 550 y 900 después de Cristo.

Los murales nos "muestran que ya había una sociedad bien organizada y consolidada, que estaba interesada en pintar el origen del mundo", explicó Salvador López, director del Departamento de Monumentos Mayas del Ministerio de Cultura. El mural principal, de nueve metros por 90 centímetros, recrea el nacimiento, la muerte y la resurrección del dios maíz, dibujado en cuatro ocasiones con diferentes animales, ofreciendo un sacrificio de sangre.

Otros vestigios que se estudian en San Bartolo son el Grupo Jabalí, donde el año pasado se descubrió un pectoral de jade, una tumba y vasijas, las que suponen eran de un rey, relató Urquizú. También está el grupo habitacional Las Plumas, el de la pirámide Las Ventanas y el Palacio el Tigrillo. Urquizú adelantó que seguirán las investigaciones. "Si existe este sitio, que tiene murales tan ricos, también los debe haber en otras partes", pronosticó.

La NASA, que colabora con las imágenes satelitales desde 2003, anunció el 17 de febrero su continuidad en el proyecto para rescatar otros vestigios mayas. Además, se busca conocer los motivos, hasta ahora desconocidos, del cataclismo de los mayas –que vivieron hasta el siglo IX–, que se atribuye a sequías y deforestación.


Descarga la aplicación

en google play en google play