Escúchenos en línea

A un año de las elecciones, nadie gana en primera vuelta

None | 22 de Noviembre de 2005 a las 00:00

Financiada por la embajada de Suecia, la encuesta es la primera que realizan en forma conjunta el Centro de Investigaciones de la Comunicación (CINCO), que dirige el periodista Chamorro, y la empresa costarricense. Tiene un margen de error de un +/- 3%.

De acuerdo a las preferencias electorales declaradas, Lewites y Montealegre pasarían a segunda vuelta, y en ese caso, el 34.2% optaría por el ex alcalde y el 31.6% por Montealegre, lo cual indica que están virtualmente debido al margen de error.

La gestión del presidente Enrique Bolaños es calificada de regular por el 46 por ciento, y de muy mal por el 19,3 por ciento, mientras que solo el 11,1 por ciento de los nicaragüenses considera que el mandatario está trabajando bien y un 2,2 por ciento muy bien. El 40% culpa de esa mala gestión al propio Bolaños y el 36% responsabiliza a Alemán, a Ortega y/o a la Asamblea Nacional.

El 50.2% cree que se debe aprovechar las elecciones del 2006 para elegir una Asamblea Constituyente, con el mandato de cambiar la Constitución.

Donde mejor se revela la división electoral, es en la opción para diputados: el 22%, para los candidatos del movimiento de Lewites, el 21.5% para la alianza de Montealegre, el 21.5% para el FSLN, el 15.6% para el PLC, el 5.5% para Alvarado y el 13.9% todavía no decide. Esto significaría que los 90 diputados electos (20 nacionales y 70 departamentales) estarían distribuidos así: 20 para Lewites, Montealegre y el FSLN tendrían 19 diputados cada uno, el PLC 14, Alvarado 5 legisladores y estarían por definirse 13 curules.

Pero hay otros hallazgos significativos. Por ejemplo la mayoría de los sandinistas respalda la designación de Daniel Ortega como su candidato presidencial: un 61.7%, pero hay un 35.9% que está en desacuerdo.

En cuanto a las opciones partidarias, el 26.6% se declara sin partido; el 25.2% prefiere al FSLN, el 25.1% al PLC, el 7.5% a la Alianza Herty 2006, la Alianza Liberal Nicaragüense (Montealegre) 5.9% el Partido Conservador (aliado de Montealegre), el 2.7%; el Liberal Nacionalista (somocista) el 2.7%, la Alianza (José Antonio) Alvarado el 2.2% y otras opciones el 1.9%.

Entre los que se declaran sin partido (26.6%) el 33.7% prefiere a Lewites, el 26.3% a Montealegre, el 13.2% a Alvarado, el 6.2% a ninguno y el 20.6% no se pronuncia.

Entre quienes de declaran de tendencia sandinista, el 52.9% siente más afinidad con Ortega, el 42.1% con Lewites y el 2.8% con el economista Alejandro Martínez Cuenca.

A quienes se declaran liberales les preguntaron por quien votarían entre tres candidatos: Montealegre logra el 56.4%, Alemán el 28.8%, Alvarado el 8.2% y sin opción el 6.7%.

Entre los precandidatos del PLC, el 50.9% no tiene candidato, divididos entre los que no simpatizan con ninguno, el 28.7% o no sabe/no responde, con el 22.2%. Del resto, los liberales prefieren al reo y caudillo Arnoldo Alemán con un 20.2%, el ex vicepresidente José Rizo, 19%, y muy lejos, con menos del 3% cada uno, los diputados Wilfredo Navarro y Noel Ramírez, el superintendente de bancos, Ramiro Sacasa y el ex canciller Francisco Aguirre.

Otros resultados

El 56% de los encuestados considera que si hay inhibiciones, los afectados deberían protestar y presionar para cambiar la decisión (38%) o retirarse de la competencia (18%), y el 25% cambiar de candidato.

Sobre el papel de Estados Unidos, el 50.6% declara que tiene una mala opinión sobre la manera en que el gobierno de Estados Unidos trata de influir en la política de Nicaragua, el 40% que es buena y el 9.6% no responde. Además, el 46.4% consideran que la influencia de EEUU es una ingerencia inaceptable en nuestros asuntos internos, el 43.5% cree que es una ayuda a la democracia y el 10.1% no responde.

En cambio, el 50.5% percibe como buena la manera en que los gobiernos de la Unión Europea tratan de influir en la política de Nicaragua y el 35.5% creen que es mala, mientras el 14.5% no sabe o no responde.

Según la encuesta, el 70% de los ciudadanos considera que Alemán es culpable de corrupción. No obstante, cuando se les pregunta si el proceso judicial que se le sigue es o no político, el 35.9% cree que sí y el 48.6% que no.

En cuanto a las autoridades electorales, la encuesta refleja que el 48.6% cree que el actual Consejo Supremo Electoral (compuesto por tres magistrados liberales, tres sandinistas y uno –el presidente, Roberto Rivas– estrecho colaborador del Cardenal Miguel Obando Bravo) defiende a sus partidos y el 41.3% que es neutral. Pero aún así, el 55.3% sospecha que habrá fraude en las próximas elecciones, frente al 35% que considera que los comicios serán libres y limpios.

Para evitar que haya fraude, el 41% deposita sus esperanzas en los observadores internacionales, el 25.7% cree que se deben cambiar a los magistrados, el 22.3% capacitar a los fiscales y el 6.9% cambiar la ley electoral.

El 72% recomienda a los partidos que quieren cambiar al CSE, participar en las elecciones aunque no estén de acuerdo, frente al 19.7% que les sugiere retirarse. Y si no hay reformas ni garantías electorales, el 58% pide a la comunidad internacional mantener la observación y el 33.5% le pide retirarse.

La encuesta también estudió la opinión sobre la manera de elegir candidatos en los partidos. El 60.3% pide elecciones internas abiertas, el 18.1% que la selección sea sobre la base de encuestas; el 8,7% que la decisión la tomen los militantes de cada partido en procesos internos y el 3.6% que sea una convención de delegados.

Finalmente, en cuanto al método de elección popular de los diputados, el 46.9% quiere que los partidos presenten listas de candidatos y el elector decida quiénes elige, el 23.7%, que se elija entre candidatos por circunscripción (uninominal) y el 15.4% que se mantenga como están ahora, por listas elaboradas por los partidos.


Descarga la aplicación

en google play en google play