Escúchenos en línea

Por fin Bolaños reconoce lo obvio: «hay que acabar con el hambre»

None | 19 de Diciembre de 2005 a las 00:00

El gobierno iniciará el próximo año una "campaña para reducir el hambre y la desnutrición en los municipios" más pobres del país, con el apoyo financiero de las Naciones Unidas (ONU), anunció este lunes el presidente Enrique Bolaños.

La iniciativa estará dirigida a niños menores de cinco años y mujeres en edad fértil de escasos recursos del interior del país, con un aporte inicial de medio millón de dólares que será entregado por la ONU, precisó el mandatario durante el lanzamiento de la iniciativa, en Casa Presidencial.

La ayuda será canalizada por las alcaldías municipales que deberán decidir los proyectos a ejecutar en sus zonas. El programa será apoyado por jóvenes voluntarios graduados de las universidades, quienes serán capacitados por la oficina de la ONU en Managua para que ayuden a los alcaldes a coordinar las acciones en el terreno.

Se desconoce aún el número de municipios que serán beneficiados con el programa, que busca reducir el hambre y la desnutrición que padecen numerosas comunidades campesinas del pacífico y pueblos indígenas del Caribe nicaragüense, a causa de la pobreza (70%) que existe en el país.

Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) indican que 27% de los 5,6 millones de nicaragüenses presenta algún grado de desnutrición.

Una investigación realizada este año por la Asociación de Soya de Nicaragua (Soynica) encontró que en seis de los 17 departamentos del país 42,9% de los habitantes padecen "hambre crónica".

El gobernante al hablar de la campaña indicó que este es un programa de asistencia directa que revertirá la desnutrición en las comunidades más vulnerables de los municipios más pobres del país en consonancia con los objetivos de Desarrollo del Milenio definidos por los estados miembros de la ONU en septiembre del año 2000.

Agregó que la principal estrategia de esta campaña tiene un enfoque integral, descentralizado y territorial de máxima énfasis en niñas y niños menores de cinco años, así como en mujeres embarazadas o en edad fértil, para alcanzar la meta de reducir el hambre y la desnutrición para el año 2015.

La campaña será liderada por jóvenes universitarios, recién graduados de las universidades regionales y departamentales, que recibirán una beca-trabajo consistente en un contrato que los acredita como Voluntarios Nacionales de las Naciones Unidas (VNNU).

Su tarea principal consistirá en acompañar a los alcaldes, concejos municipales y sus equipos técnicos, en la coordinación territorial de proyectos y acciones, dirigidas a revertir la desnutrición y la deficiencia de nutrientes en las poblaciones.

Bolaños señaló que la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha presupuestado medio millón de dólares para financiar de forma inicial este programa que se concentrará en los municipios.


Descarga la aplicación

en google play en google play