Escúchenos en línea

El alcalde de Managua explica tropiezos de su primer año de gestión

None | 29 de Diciembre de 2005 a las 00:00

El alcalde de Managua, Dionisio Marenco, cumplirá su primer año de gestión en los próximos 15 días, reconociendo que la labor no ha sido fácil por el desorden que, según él, le heredó su antecesor Herty Lewites.

Confiesa que no ha podido afrontar la problemática de la basura, y garantiza que no desviará recursos de los contribuyentes para apoyar la campaña proselitista del Frente Sandinista (FSLN).

Luego de entregar juguetes y comida para mil niños de los barrios capitalinos, donados por la denominación religiosa que dirige el reverendo Daniel Ortega Reyes, Marenco ofreció una entrevista a EL NUEVO DIARIO en la que abordó diversos temas sobre la comuna capitalina.

"Reconozco que me ha costado tomar las riendas de una situación tan compleja y con una transición tan difícil como la que tuvo que hacerse con la administración saliente de Lewites, quien me entregó unos papeles y desapareció. La contabilidad tenía un año de atraso, no me dejó un solo proyecto hecho, o sea, que hemos pasado elaborando proyectos para poderlos incluir en el presupuesto que tarda un año entre su concepción y su ejecución", lamentó.

El supuesto desorden de Lewites lo ejemplificó con la entrega de títulos de propiedad cuyos beneficiarios y sus identidades no están registrados, asegurando que en su primer año de administración entregó dos mil escrituras, y que el próximo año tiene previsto entregar conjuntamente con el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (Invur) de 4 a 5 mil títulos, entre ellos a beneficiarios de los barrios Las Torres y "Hugo Chávez"

«No haremos proselitismo»

El edil capitalino garantizó que no respaldará financieramente la campaña política del FSLN, argumentando que el mejor apoyo que puede darle a su partido es realizando un buen trabajo en la municipalidad.

"El mejor apoyo que le puedo dar al Frente Sandinista, que es el partido que yo quiero que gane, es un buen trabajo mío en la Alcaldía de Managua, porque le ayudará a mi partido a presentar una mejor cara para ganar las elecciones nacionales. Las alcaldías no deben convertirse en plataformas proselitistas del FSLN", razonó.

Según Marenco, uno de los principales logros alcanzados es que no haya sido señalado de cometer actos de corrupción, pese a los cuestionamientos formulados por el concejal Pedro Joaquín Chamorro por los gastos excesivos en publicidad y el tráfico de influencias que supuestamente estaría practicando el diputado Elías Chévez con los servicios higiénicos en los mercados.

En ese sentido, Marenco anunció la municipalización de esos servicios para terminar con la práctica nepotista y además reiteró que despedirá al personal que se encuentra al frente de su administración.

Otra de las metas alcanzadas por el munícipe es la construcción de la micropresa de los Gauchos, que impidió la contaminación de la Laguna de Tiscapa y por ende de todos los pozos capitalinos, situación que aseguró hubiese provocado más racionamiento de agua del que se espera en Managua, considerando que el 20 por ciento de los mismos se encuentran en mal estado

Marenco, Presidente de la Asociación de Municipios de Nicaragua, resiente que el presidente Enrique Bolaños haya ignorado su llamado para que se convirtiera en el presidente de todos los gobiernos locales del país.

"El presidente Bolaños ya termina con su mandato de la vieja era, yo le pedí eso porque me parecía que era una estrategia correcta, pero él no tiene idea de cómo tratarse con los alcaldes. Yo nunca he tenido comunicación con él, excepto cuando nos hemos encontrado en alguna actividad", deploró.

Una de las promesas de campaña que Marenco no pudo cumplir es la recolección total de los desechos sólidos, por lo cual anunció su privatización con la creación de pequeñas empresas que se encargarían de atender 200 mil puntos domiciliares; en cambio, agregó, la municipalidad se quedaría con 200 lugares grandes.

"Nos ha desbordado el problema porque los mismos operarios nos han boicoteado, porque aquí había una situación que cada quien hacía lo que le daba la gana, y cuando vos querés poner orden, hay una resistencia", denunció.

En cuanto a la reparación de las calles, dijo que su administración reparó los hoyos que dejaron las lluvias, sin embargo, advirtió que difícilmente desaparecerá ese problema mientras no se reconstruyan los 500 kilómetros que existen en la capital, equivalentes a toda la red vial de carreteras que tiene Nicaragua.

Otra de las promesas que se propone cumplir en el año 2006 es la adquisición de nuevas unidades de buses, y para ello viajará a Venezuela a gestionar un crédito que requerirá del aval del gobierno central.

"El gobierno central no ha dado los avales. Si Mario Arana cumple lo que dijo, eso se arregla en lo que tarda en fabricarse el bus. En Managua se necesitan 800 buses con un costo de 80 millones de dólares que no podríamos comprar de una sola vez, pero se pudiera importar entre 200 a 300 buses en un año", manifestó.

No obstante, dijo que la principal meta que se plantea ejecutar en 2006 es la construcción del paso a desnivel en la rotonda de la Colonia Centroamérica, que tendrá un costo de 65 millones de córdobas y que beneficiaría diariamente a 60 mil usuarios.


Descarga la aplicación

en google play en google play