Escúchenos en línea

Latinoamericanos en campaña contra muro fronterizo de EEUU

None | 13 de Febrero de 2006 a las 00:00

Cartagena (Colombia) – Los cancilleres de once países latinoamericanos acordaron este lunes lanzar una campaña que busca mostrar los aportes económicos, sociales y culturales de millones de emigrantes en Estados Unidos.

Su meta es disuadir a las autoridades estadounidenses de lo inconveniente de endurecer sus políticas migratorias con medidas como la de construir un muro en la frontera con México, tipificar como delincuentes a los indocumentados o negarles la ciudadanía a sus hijos.

"Abordaremos las condiciones de nuestros connacionales en Estados Unidos... en donde el aporte de los migrantes en su desarrollo ha sido fundamental, sin embargo, a raíz del 11 de septiembre, el péndulo parece moverse en dirección contraria y se ve con recelo la migración", expresó el lunes la cancillera colombiana Carolina Barco al inaugurar la reunión de trabajo con sus colegas.

Los cancilleres de México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Ecuador; vicecancilleres de Nicaragua y Panamá; y representantes de Costa Rica y República Dominicana acudieron a la convocatoria de Barco en Cartagena, una histórica ciudad del Caribe colombiano construida detrás de una muralla que la protegía de las incursiones de piratas durante la colonia española.

El encuentro, al que acude por primera vez Ecuador, es continuación de uno sostenido el 9 de enero en México, donde se inició el análisis del proyecto de ley sobre migración, el cual fue aprobado en diciembre por la Cámara de Representantes estadounidense. La iniciativa todavía tiene que ser ratificada por el Senado de Estados Unidos para convertirse en ley.

El proyecto prevé la construcción de un muro en una extensión de 1.116 km de los 3.200 de la frontera que comparten Estados Unidos y México, y tipifica como delito la entrada ilegal a ese país, por lo que los indocumentados entonces podrán ser encarcelados y no simplemente deportados.

Los cancilleres rechazan, aunque admiten que es una decisión soberana, la iniciativa de construir el muro en partes de California, Arizona, Nuevo México y Texas. Los funcionarios evalúan las discusiones, propuestas e iniciativas que se discuten en Estados Unidos en materia migratoria; revisan estudios que muestran una visión positiva de los migrantes en esa nación y listan las organizaciones de inmigrantes que ayudar a sus fines.

"Es fundamental establecer líneas de acción encaminadas a consolidar las discusiones prepositivas, que nos permitan acercarnos al gobierno de Estados Unidos y compartir estas preocupaciones con el ánimo de enriquecer la discusión", expuso Barco.

Los países que impulsan esta campaña tendrían al menos 15 millones de emigrantes en Estados Unidos, y les resulta crucial respaldarlos por los aportes que hacen a sus economías. De acuerdo con cifras del Pew Hispanic Center de Estados Unidos, el 57% de los indocumentados que ingresan a ese país provienen de México, el 24% son oriundos de los demás países de América Latina, y el 19% restante de otras zonas del mundo.

Tan solo los salvadoreños, que son unos 2,5 millones radicados en Estados Unidos, enviaron 2.830 millones de dólares a su país en el 2005; en el caso de Guatemala, ese rubro se constituyó como el más importante ingreso de divisas a su economía al registrar 2.992 millones de dólares el mismo año, cuando México recibió cerca de 20.000 millones de dólares, según cifras oficiales.

El canciller salvadoreño Francisco Laínez declaró a la prensa que "debemos ir creando conciencia de la importancia de que si hay una reforma migratoria, ésta sea integral". Los migrantes "realizan una cantidad de trabajos que existen y que no están siendo hechos por ninguna otra persona, por lo que existe una demanda laboral, la cual es importante que sea reconocida", agregó. Señaló que ahora "lo importante es que haya un diálogo profundo y un serio análisis" para que cambiar la línea en que inicialmente se planteó la reforma migratoria estadounidense.

El canciller de El Salvador, país que tiene 2,5 millones de emigrantes en Estados Unidos, se manifestó confiando en que después de Cartagena los diez países puedan llevar a Washington una posición común. "Creemos que es importante que se realice en Estados Unidos esa discusión, porque los migrantes hacen valiosos aportes en ese país; por ello, si se da una reforma migratoria ésta debe darse en forma integral, reconociendo que muchísimos de ellos están ahí por la misma demanda laboral" expresó.

El ministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, Jorge Briz, declaró que "vamos a usar todas nuestras capacidades en este cabildeo, todas nuestras misiones, cancillerías, organizaciones de migrantes de nuestros países pueden colaborar, hacer un cabildeo con las cámaras de comercio locales, las iglesias, los organismos de la sociedad civil".

Colombia llama a EEUU a equilibrar su política migratoria con América Latina

La cancillera Barco, hizo un llamado a Estados Unidos a buscar un equilibrio entre su seguridad interna y la inmigración latinoamericana, al abrir una reunión de cancilleres de diez países que buscan una posición común en el tema.

"Nuestra misión consiste en que los movimientos migratorios del siglo XXI estén caracterizados por el respeto al derecho de las personas, la cooperación y la búsqueda de un equilibrio entre las legítimas preocupaciones de seguridad de los Estados y el flujo eficiente de personas y bienes", dijo la ministra.

La funcionaria puntualizó que es en "ese sentido en que abordaremos la situación de nuestros connacionales en Estados Unidos, un país tradicionalmente abierto a la inmigración y donde el aporte de los migrantes de distintas nacionalidades en su desarrollo ha sido fundamental".

"Sin embargo, a raíz de los eventos (ataques terroristas) del 11 de septiembre de 2001, el péndulo parece moverse en dirección contraria y se ve una clara tendencia a mirar con mayor recelo la migración", se quejó Barco, quien instó a sus homólogos a una discusión "propositiva" del tema.

El canciller de Ecuador, Francisco Carrión, dijo que la medida es de "enorme importancia para los ecuatorianos", y por eso su país "quiere aportar para conseguir que haya una posición más comprensiva y sensata por parte de Estados Unidos".

A su vez, el vicecanciller de Panamá, Ricardo Durán, indicó que su país considera que las diez naciones podrán lograr una propuesta "integral" para conseguir de Washington una posición "más flexible". "El problema de seguridad lo tenemos todos, por eso todos tenemos que hacer un esfuerzo" frente a la migración, puntualizó Durán.

Se espera que al término del encuentro los funcionarios emitan un documento de consenso sobre el tema que preocupa al conjunto de la región.


Descarga la aplicación

en google play en google play